La MD no olvida a los grandes: Royer.

2:24:26 PM

 

Por el amigo de la peña: Rolando Ortiz Torres.

 

 

A largo de la historia, en cualquier ámbito, y en el deportivo que es el que nos ocupa, existen hombres de gran trascendencia, de notable impronta y grandes gestas, pero por alguna razón son sepultados en el olvido. El béisbol no escapa a esa paradoja, el nuestro tampoco y en especial la época profesional. De aquellos gloriosos años solo de vez en cuando se habla de Méndez, Dihigo, Marrero, Torriente, Miñoso o Luque dejando cada vez más olvidado el recuerdo y desempeño de figuras cenitales de nuestro pasatiempo. Carlos Royer es una de ellas.

Aún a día de hoy, combinando le pelota profesional con la revolucionaria Royer posee los récords de mejor promedio de victorias (17-0), más juegos iniciados (33) y completos (33) en una temporada, más juegos ganados en un campeonato (21), más entradas lanzadas en una campaña (291), mas victorias consecutivas en una serie (17) y más completos consecutivos (69).

Las cuatro campañas trabajadas por él entre 1901 y 1904 califican como una de las mejores rachas del pitcheo a nivel mundial en cualquier época compilando 62-18 en 82 choques de los cuales abrió 81, completó 80, con 11 lechadas y 727 entradas lanzadas. Royer a lo largo de su carrera, sin incluir el Gran Premio Particular de 1901, lideró 5 veces las victorias, 3 el promedio de ganados, 6 los lanzados, 4 las aperturas, 5 los completos, 3 las lechadas, 5 las entradas lanzadas, 4 los ponches, 2 el WHIP y otras 2 el WAR.

Nacido en la Habana en 1874, “Bebé”, cómo lo apodaron, a pesar de desempeñarse indistintamente en todas las posiciones destacó desde la lomita ya que su bateo tras 18 temporadas fue de 231 en 262 desafíos. Con las serpentinas sin embargo trabajó para 90-43 en 148 partidos, ocupando el segundo escaño en la historia de la Liga Cubana en partidos completados (118), el tercero en porcentaje de ganados (677) y en victorias (90) y el sexto en temporadas actuando como lanzador (15).

 

 

Royer se inició en la campaña 1890-91 con el Habana, club con el que lograría sus mejores resultados, a pesar de vestir otras franelas durante su carrera. A lo largo del siglo XIX vino a destacar ya en los finales del mismo cuando en la temporada 1897-98 encabezó los lanzados, las aperturas y los completos, todos con 9, así como las victorias (4), las derrotas (5), los ponches (54), los boletos (32), las entradas (80,0), las anotadas como bateador (14) y le recetó 15 ponches al Almendares el 9 de enero como nota destacada, promediando 313 con el madero. En 1899 trabajó en 4 desafíos con balance de 2-1, 0.71 limpias y acaparó el liderato de abanicados con 21 en 38 capítulos. Sin embargo sería con el inicio del siglo XX que Royer encadenaría una seguidilla que lo inmortalizaría.

El año 1900 sería el preámbulo cuando trabajó para el Club Cubano en 22 partidos (líder), completando 12 de 15 aperturas con balance de 7-7 (tercero en triunfos), 2.25 limpias (cuarto), 70 ponches (segundo), 2 salvados (líder) y 62 bases en 152,1 innings de labor (tercero). A partir de aquí Carlos se convertiría en una verdadera máquina de lanzar y casi invencible.

En 1901, precisamente un año después de la integración racial de la liga, regresó al Habana para rubricar una de las mejores temporadas en la historia de nuestro béisbol invernal. Lanzando en 16 choques (líder), abrió 15 (líder) y completó 14 de ellos (líder) ganando 11 desafíos (líder) con apenas 3 derrotas para contribuir decisivamente al fácil triunfo habanista acaparando tres cuartos de las victorias de los rojos. En 143 entradas (líder) Royer permitió 0.82 limpias con el segundo mejor ERA+ de su carrera (232) sacando una distancia sideral a Armando Dacal (143).

En un año en que el WHIP de la liga fue de 1.36 Bebé bajó hasta 0.96 con una tasa de ponches de 13.8% sin la sombra de un jonrón, un bateo rival de 190 y un WAR de 6.3 (líder). Pero la cosa no paró allí. En el Gran Premio Partícular de ese año (evento similar al Gran Premio de 1924 y que no sabemos porque razón aquel no se contabiliza en las estadísticas de la liga como este último) Royer volvió a guiar al Habana a un fácil triunfo lanzando en 12 desafíos, acaparando los lideratos en sonrisas (8), porcentaje (727), aperturas (12), lechadas (3), ponches (69), PCL (0.62), mejorando su WHIP a 0.74, el promedio de bateo rival a 167 y su porciento de ponches a 15.3, mientras regalaba apenas 18 bases en 102 capítulos, completaba 10 choques y marcaba un ERA+ de 182, un WAR general de 3.0 y un WAR de pitcheo de 3.4, números impresionantes desde todo punto de vista. Para verlo desde otro ángulo combinando la campaña completa Royer dejó un PCL de 0.73, un WHIP de 0.86, un WAR de 9.3, una ofensiva contraria de 181 y un ERA+ de 214 ganando 19 choques de 28 partidos con 6 derrotas y 4 lechadas. Su mas cercano escolta en limpias fue Joseíto Muñoz con 1.22 y su WAR es el tercero más alto en una temporada de las Ligas Negras o de una la liga integrada con presencia de jugadores de aquel circuito entre las compiladas hasta ahora por Seamheads.

Si esa temporada te pareció impresionante, hay más. En 1902 el Habana se benefició otra vez del mejor lanzador del momento quién lanzó, completó y ganó todos los partidos jugados por el equipo. El balance de 17-0 de Royer ese año aún permanece como récord en nuestro béisbol siendo el más cercano el 15-0 del también habanista Yuliesky González pero ya en la era revolucionaria. En ninguno de esos 17 choques el lanzador de los rojos permitió más de 5 carreras y compiló 3 blanqueadas permitiendo apenas un sencillo en 2 de ellas. Royer marcó de paso el récord de más victorias consecutivas en una temporada y el de mejor desempeño en porcentaje de victorias (1.000 gracias al 17-0 de ese año).

Pero si pensabas que todo terminó allí te equivocas. En el invierno de 1902-03 Royer continuó on fire llevando a su equipo al tricampeonato al derrotar al Club Fé en una serie final al mejor de cinco choques y que llegó al cuarto partido con dos victorias del Habana, una del Fé y ventaja de los últimos de 5×3 a la altura del noveno episodio en el cuál una trifulca entre Royer y el pitcher rival Cándido Fontanals hizo perder la compostura al jugador feísta lo que permitió a los rojos marcar 3 veces para alzarse con una increíble victoria. La actuación de Royer fue inmensa estableciendo nueve récords de pitcheo: más victorias en una temporada (21), más completos en una campaña (33), mas innings trabajados (291), más veces al bate ante un lanzador (1096), más bateadores enfrentados (1179), más carreras permitidas (128), más victorias consecutivas en dos campeonatos (20, 17 en 1902 y 3 al inicio de 1903), más victorias en campañas consecutivas (38, 17 en 1902 y 21 en 1903) y más completos consecutivos en campañas consecutivas (50, 17 en 1902 y 33 en 1903) al tiempo que dejaba balance de 21-12 en 33 desafíos lanzados con 189 ponches y 68 boletos en 291 capítulos en los que trabajó para 1.92, con un ERA+ de 138, un WHIP de 0.91, un bateo oponente de 180 y ningún cuadrangular. Royer lideró ese año en la temporada regular las victorias (18), derrotas (11), lanzados (29), aperturas (29), completos (29), lechadas (2), entradas (256), ponches (167), tasa de K/BB (2.61), bateo contrario (177) y quedaba segundo en PCL (1.69), WAR (3.7) y ERA+ (144). En la serie final lanzó los 4 desafíos con registro de 3-1 y WHIP de 0.86 en 35 entradas de actuación.

Pero espera. Aún hay más. Para la campaña 1903-04 el hombre prolongó el encanto un campeonato más contra todo pronóstico llevando en volandas al Habana a su cuarto trofeo en línea. Royer comenzó encendido con una racha de 7 victorias en sus 7 primeras aperturas de las cuales 5 fueron lechadas y de ellas 4 contra el Almendares para hilvanar 39 escones consecutivos y finalizar el evento con 13 triunfos (líder, estableciendo marca de 4 campeonatos seguidos con al menos 10 victorias) y apenas 3 derrotas aumentando a 63 su número de éxitos en 4 campañas en las que completó 69 desafíos en fila sumando más récords a su increíble rendimiento al tiempo que encabezaba también las aperturas (16), los lanzados (16), los completos (16), las lechadas (5), el porcentaje (813), las entradas (142), los ponches (55), el WHIP (0.87), WAR (4.7) y avasallaba la liga con un descomunal ERA+ de 240 (aunque quedó segundo tras Luis Padrón quien clasificó con apenas 3 desafíos lanzados y registró 304 con balance de 3-0 y 1.00 limpias), concluyendo con bateo rival de 187 y 1.27 limpias (segundo también tras Padrón).

Ya para la temporada 1904-05 y con 30 años Royer es posible que halla sentido el efecto de su precedente trabajo sobrehumano viendo acción solo en 6 partidos de los que completó 5 con balance de 3-3, par de lechadas y 1.56 limpias. Continuaría trabajando hasta su retiro en 1911 pero con una baja presencia en el box. En esos últimos años sobresalió en la temporada 1907-08 al lanzar en 10 desafíos para el campeón Almendares con registro de 5-2, 4 completos, 1.38 limpias y 222 de ERA+ pero se vio opacado por el notable rendimiento de una estrella emergente llamada José Méndez, a quien el mismo Royer había escauteado y recomendado a la directiva azul.

Carlos participó también en las Series Americanas en nuestro país compilando 0-2 en 3 partidos ante Grandes Ligas y 7-2 ante equipos de las Ligas Negras destacando con 3-0 y 1.69 en 1907-08 y 2-0 y 1.00 en el invierno de 1908-09 dónde le batearon apenas para 102 de promedio. En 1906 estuvo por el Este de las Ligas de Color con el Cuban Stars perdiendo los 4 desafíos que lanzó mientras con este mismo conjunto en 1908 tuvo balance de 2-2 con 22 ponches y 3.38 en 32 entradas.

Royer falleció en 1938 y un año después fue incluido en el Salón de la Fama del Béisbol Cubano.

Espero que después de leer este pequeño trabajo su nombre nunca se borre de tu memoria y lo recuerdes siempre como uno de los grandes lanzadores de esta isla.

Nota: Recientemente tuve la oportunidad de tener un intercambio vía digital con Gary Ashwill, líder del sitio especializado Seamheads y quien junto a un grupo de historiadores, estadísticos y especialistas realizan un encomiable trabajo en la reconstrucción estadística de las Ligas Negras y Latinas y a una pregunta mía sobre si en algún momento tendría lista la revisión de la campaña imbatida de Royer en 1902 me comentó que había decidido actualizarla próximamente aunque no completa debido a que los registros disponibles solo cubren dos tercios del evento por lo que en el caso de Carlos solo estarán 9 ó 10 partidos de los 17 ganados por él. De esta manera la verdadera y completa hazaña del lanzador rojo en 1902 seguirá, de momento, oculta en el tiempo.

Bibliografía:

Who is who in Cuban Baseball. Jorge S. Figueredo// Béisbol en Cuba Hispana. Severo Nieto// Cuban Baseball: An Statistical Story. Jorge S. Figueredo// seamheads.com// www.banishedthepen.com// The Pride of Havana. Roberto Gonzalez Echevarria.// sabr.org//Baseballs other All-Stars. F.McNeil//desdemipalcodefanatico.worpress.com //agatetype.typepad.com//baseballhall.org//Latino Baseball Legends. Lew Freedman//

Espera más leyendas próximamente: Miñoso, Charleston, Tiant, Paige, Héctor Rodríguez, y muchas más…

 

 

7 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

  1. Muy buen trabajo como acostumbras Roli. Rescatar nuestra memoria histórica en el beisbol es muy importante y tus trabajos van dirigidos en esa dirección y eso beneficia mucho para aumentar el conocimiento y aprender aquí en la MD. La entrega de hoy muy interesante sin dudas, Royer tuvo actuaciones increíbles como las mostraste y ese record aun vigente para cualquier beisbol cubano de 17-0 ceo que seguirá por los siglos de los siglos sin romperse. Gracias hermano, en espera de las próximas entregas anunciadas. Un abrazo.

    • Dr. Reinaldo el 13 septiembre, 2020 a las 5:05 pm
    • Responder

    Rolando….trabajos como este no se pueden borrar tan fácilmente de la memoria de los que amamos al beisbol profesional, me refiero en este caso ahora a la Profesional cubana, tan olvidada por nuestros medios oficiales, pero que realmente hay escritores como nuestro peñista Janiel, como el Profe Osaba y como Roly que nos hacen recordar y vivir de cerca esa gran pelota profesional cubana…..Gracias mi hermano, este es otro de los que van para mi archivo personal y que queda sembrado para siempre en la más grande y mejor (MD)…Abrazos.

    • Amaya el 14 septiembre, 2020 a las 8:03 am
    • Responder

    Ohh, aunque había oido hablar de él Rolo, es impresionante la trayectoria de Carlos Royer, lo que hizo entre 1901 y 1904 es difícil de lograr en cualquier beisbol del mundo, y eso que en esa época había muchas estadísticas que no se cuantificaban, como los juegos salvados, cuantas historias de estas son hasta hoy desconocidas, ya no solo por las personas, sino por los que aman y siguen el beisbol, hay que seguir hurgando tras la historia de los nuestros en este maravilloso deporte, hay que seguir, no se puede parar Rolo

    • Janiel Izaguirre (Trinidad) el 14 septiembre, 2020 a las 9:39 am
    • Responder

    Rolando, excelente y muy completo este trabajo, Royer fue uno de los estelares de nuestro beisbol profesional con una gran historia, entre los años 1908 y 1910 cuando fue parte del club Almendares compartió con figuras como Jose Mendez, Alfredo el Pajaro Cabrera, Regino Garcia, Armando Marsans, Rafael Almeida y otros los cuiales le dieron mucha solidez a este conjunto.

    Saludos.

    • Amaya el 14 septiembre, 2020 a las 11:05 am
    • Responder

    Caramba nos sorprendió a todos la muerte de Armando Sánchez, hay que buscar mecanismos para que estas noticias no nos sorprendan, uno de los legandarios de la familia Sánchez de Jovellanos, Armando fue uno de los primeros peloteros de Matanzas en hacer series nacionales, buen 3ra base, me parece que fue lider en triples con 6 en la IX serie nacional de 1970, jugando para Henequeneros, cuando ese mismo año resultó campeón con dicho equipo

    • Dichel el 14 septiembre, 2020 a las 1:43 pm
    • Responder

    Oohh, exhaustivo trabajo este de Roly, siguo ocupando espacios en mi cerebro aquí en MD, llenando nombres de datos e historias. No importa, el espacio es infinito y el conocimiento no pesa, lo podemos llevar a donde quiera y lo más importante; NADIE NO LOS PUEDE QUITAR.

    25 millones de gracias.

    • RolyBF el 14 septiembre, 2020 a las 4:32 pm
    • Responder

    Dichel, buen sitio la MD para ocupar el cerebro deportivamente, vas por buen camino jaja…un saludo a todos por sus comentarios. Rei, Amaya, daimir ..claro que no podemos dejar morir ese pasado de gloria, por suerte siempre hay gente que se resiste a olvidar y por suerte existe este sitio que tiene las puertas abiertas para todos los que quieren recordar. Aquí en la MD el pasado nunca morirá. Entre todos, aportando el más pequeño granito de arena que podamos vamos a rescatar y mantener con vida ese pasado que nos hizo grande y del cuál debemos estar por siempre orgullosos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.