Para Guardar; Natación cubana, nostalgias del pasado

12:11:16 PM

Por el amigo de la peña:
Eddy Luis Nápoles Cardoso

 

 

No es que la natación criolla haya tenido un brillante pasado, pero es que, “cualquier tiempo pasado”, fue mucho mejor, que el presente y que el futuro. Veamos algunas pinceladas, que a lo largo de los años produjo la natación cubana en el ámbito internacional.

Cuba logró destacar regionalmente, siendo los Juegos Centroamericanos y del Caribe, el principal bastión demostrativo de sus potencialidades, así como en algún, que otro CCCAN, recuerdan, aquellos eventos por edades, que en los años 70s y 80s se asistía masivamente, llegando, incluso a ganar varios.

En las añejas citas centrocaribeñas, en sus inicios las medallas llegaron a “pululo”, algo lógico, sin despreciar el nivel de los nadadores criollos, pero hay que tener en cuenta, sobre todo,que en las ediciones de México 1926 y La Habana 1930, fue un “mano a mano” entre mexicanos y cubanos. Nadadores como Leonel “Bebito” Smith, Gonzalo Silverio, Francisco Escobar, Alberto Raurell, Raúl del Valle, Pablo la Rosa, Oscar Martínez, entre otros, acumularon un apreciable botín. Suma que fue disminuyendo en la medida que transcurrían las citas multideportivas, se incorporaban nuevos competidores en las piletas y el nivel de los criollos fue ascendiendo.

 

Leonel “Bebito” Smith

 

A nivel continental, en 1951, Nicasio Silverio conquistó medalla de bronce en 100 metros libres, durante los Juegos Panamericanos de Buenos Aires; mientras que el pechista Manuel Sanguily (200 metros), mejora el color de la presea en Ciudad de México, regresando a bronce en Chicago 1959. En lo adelante, hubo que esperar 32 años, hasta que Mario González conquistara el título, en la propia especialidad en la cita de La Habana 1991.

En Juegos Olímpicos, el propio Sanguily había logrado una hazaña en Melbourne 1956, cuando se “coló” en la final, ocupando el séptimo puesto. Para que otro cubano lograra nadar en una final olímpica, hubo que esperar 36 años, hasta Barcelona 1992.

A nivel regional, el primer escalón, desde que Manuel Sanguily se colgara al cuello el título de los 200 metros pecho, en Ciudad de México 1954, transcurrió una sequía de 28 años y seis ediciones centrocaribeñas, sin la presencia de una presea de oro en la mayor de la Antillas y esta regresó, para orgullo y satisfacción, en la cita de La Habana 1982; su ejecutor fue el pechista Pedro Hernández, quien se impuso en los 200 metros (2:24.47) y había sido segundo en 100 metros (1:06.58).

Pedro, dominó ambas pruebas en Santiago de los Caballeros 1986, aventajando al afamado colombiano Pablo Restrepo, finalista olímpico (Moscú y Los Ángeles) y mundial (Guayaquil 1982), sumando, además, un bronce en Ciudad de México 1990. En 1991, Pedro se colgó al cuello la medalla de plata de los 50 metros pecho (exhibición), en el mundial de Perth, Australia, constituyendo un hito en la natación cubana, pero también un preámbulo de lo que se avecinaba.

En lo particular, considero que el “giro”en la natación cubana lo provocó Pedro Hernández, no solo, por los resultados logrados, sino, porque en unión de su entrenador José “Pepe” Vázquez, lo recuerdo ante las cámaras de la TV Cubana, la radio y prensa plana, exigiendo las condiciones necesarias para los entrenamientos (temperatura del agua en las piscinas y otras) y es que a partir del cumplimientos de algunos de sus requerimientos, los tritones cubanos vuelven a hacer de las suyas en el área y un poco más allá.

La presentación del siguiente nadador llega de una forma original, “He dicho siempre que salí nadador porque existió un Pedro Hernández, pechista que abrió la senda de triunfos internacionales para Cuba en la década de los ochenta del siglo pasado.”. No puede ser otro que Rodolfo Falcón, un producto salido del “empuje” dado por Pedrito, no solo anímica, también deportivamente, Falcón demostró que iba a ser grande ya en la cita de México 1990, con el título en 200 y el subtítulo en 100 metros espalda. Su siguiente escalón fueron los Juegos Panamericanos de La Habana 1991, con plata en 100 metros espalda. En 1992, subió otro escalón, séptimo lugar (100) y octavo (200) en los olímpicos de Barcelona, actuación que igualaba lo realizado por el único cubano, que hasta ese momento, había arribado a una final olímpica, Manuel Sanguily (Melbourne 1956).

Falcón fue más rápido que todos en los universitarios de Buffalo y también en Ponce, fue tercero en el mundial de piscina de curso corto de Palma de Mallorca, todos en 1993. Dos años más tarde, ganó ambas pruebas en la cita mundial (curso corto) de Río de Janeiro, para arribar a los Juegos del Centenario y materializar la hazaña inédita de lograr una medalla de plata olímpica, haciéndola mayor aun, al ser escoltado por su paisano Neiser Bent (bronce).

Lo acontecido en Atlanta se veía venir, sobre todo, Falcón había reunido avales para aspirar a una presea, en eliminatoria registra 55.29, mientras que Bent hace trizas el récord nacional, con 54.83 segundos, una muestra de su excelente forma competitiva. En la final, solo pudo con ellos (54.98 y 55.02) el estadounidense Jeff Rouse (54.10), que había sido segundo en Barcelona 1992.

Neisser, al año siguiente dominó ampliamente en el mundial (curso corto) de Götemburgo, Suecia, con récord mundial, 52.77, en 100 metros espalda y 1:54.21, en 200 metros, mientras que Falcón lo hacía en Hong Kong 1999 (50 y 100 espalda), cerrando con plata (100 espalda) y bronce (50 espalda) en la cita de Atenas 2000

 

Rodolfo Falcon

 

En 1998 habían realizado el 1-2 en la cita centrocaribeña de Maracaibo, en 100 espalda, prueba donde dejan en bronce al afamado boricua Ricardo Busquets, un nadador con palmares mundiales, bronce en Götemburgo 1997 y Perth 1998 (50 libres) y el título en el Pan-Pacífico de Fukuoka 1997 (50 libres), además de haber nadado en Barcelona’92 y Atlanta’96.

Por esa época (1982-1999) otros nombres acompañaron a los de Pedro, Rodolfo y Naisser, que sin llegar al nivel de estos, hicieron sonar el himno nacional en varios podios internacionales, como Mario González, Pavel Bello, Pedro Carrio, Gunter Rodríguez, Niuvys Rosales, Deborah Figueroa, Daimara Muñoz y Ana María González, entre otros.

Luego, apagaron el estadio y se acabó el juego de pelota. En años recientes apareció Hanser García, un ex-polista devenido nadador, con grandes condiciones para este deporte, que rápidamente escaló al nivel mundial. En 2011 fue medallista de plata (100 libre) y bronce (50 libre) en Guadalajara, mientras que en el mundial de Shanghai, logra romper la barrera de los 49.00 segundos (100 libres), con 48.99, primer cubano en hacerlo. En 2012 toma parte en eventos del Circuito Mare Nostrum, siendo medallista en varios de ellos, culminando ese año, con el séptimo puesto en los olímpicos de Londres, todo parecía a pedir de boca. En 2013 asiste al mundial de Barcelona, sin lograr avanzar a la final, al año siguiente se corona en Veracruz (100 libres). De un momento acá, todo se derrumbó, y con él se fue el último nadador que dio brazadas entre la élite mundial. Habrá que seguir viviendo, con nostalgias por el pasado.

 

12 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    • El Conde MD el 13 septiembre, 2020 a las 2:16 pm
    • Responder

    Otro de los deportes q está practicamente en ruinas en nuestro pais.

  1. Exclente trabajo Eddy recordando la historia de nuestra natación. Como bien dices, desde que emigro el Pollo nos quedamos sin un presentante de calidad o de la elite y hace años no teníamos uno, cuesta mucho sacar buenos nadadores sobre todo por las pésimas condícenos que tienen para entrenar. Sabrá dios cuando tengamos otros que nos haga meter en las piscinas de la TV. Abrazos.

    1. Hablando de escobas, perece q lo CWS sacaron la suya. El partido de hoy va camino de eso.

      1. Así mismo, viento en popa rumbo a los play off y en gran medida gracias a los nuestros carajo!!

      2. Barrida¡… Y vamos por mas, como dijo un gran “profesor”….jjjjj

    • Dichel el 13 septiembre, 2020 a las 11:37 pm
    • Responder

    Excelente como siempre Eddy, ojalá tengamos pronto otra gloria chapoleteando en las piscinas, aunque lo veo lejos.

    • Rubén Darío el 14 septiembre, 2020 a las 2:40 am
    • Responder

    La natacion es otro de los deportes que está olvidado en nuestro pais, y eso que hay algun que otro muchacho por ahí que algo quiere conseguir, pero con las cosas como están dudo que logren llegar a algun lugar. Aun sueño con que un día otro Falcon u otro Bend nos vuelvan a dar una medalla olimpica, o que aparezca otro pollo de la nada para aunque sea alegrarnos un poco la vida en el mar, que está dejando de ser sabrosa. Abrazos a todos

    • El Loko el 14 septiembre, 2020 a las 7:58 am
    • Responder

    Hola todos….
    Como ven hay que vivir las nostalgias del pasado, porque no hay presente y mucho menos futuro, en la natación y en la mayoría de los deportes en Cuba.
    Daimir…..recuerdo que antaño la TV transmitía la Copa Marcelo Salado, eran otros tiempos, menos mal, que al menos recuperaron el complejo de piscinas…
    Dichel, en mi panorama visual, no veo a otros nadadores en un podio olímpico o mundial…
    Un abrazo a todos

    • Amaya el 14 septiembre, 2020 a las 8:18 am
    • Responder

    Oye Eddy, este análisis demuestra que la natación tienen efectivamente una antes y un después de Pedrito Hernández, yo me acuerdo la alegría por el triunfo de él ene sos Centroamericanos de la Habana, era lo mas grandes que habia pasado en muchos años, ah pero despues llegó ese monstruo y el mas grande cubano en la natación de todos los tiempos Rodolfo Falcón, que lo logró todo, practicamente todo, pero con él salvo excepciones tambien se acabó todo a principios del siglo actual

    • El Loko el 14 septiembre, 2020 a las 10:04 am
    • Responder

    Amaya, claro, antes de Pedro Hrrnández, no había nada y después hubo algo, pero no existió continuidad..yo más que el triunfo en La Habana 82, recuerdo las “batallas” de Pedrito y Pepe Vázquez por que mejoraran las condiciones de las piscinas, climatación del agua y otras, ya lo dijo Falcón, él fue nadador pq existió un Pedro Hernández, pero “Todo se derrumbó” (Emmanuel)

    • Chikungunya el 15 septiembre, 2020 a las 9:06 am
    • Responder

    Como dice José José, o mejor dicho, decía, “Lo que un día fué no será”

    • RVR el 16 septiembre, 2020 a las 11:55 pm
    • Responder

    Me gusta este comentario, será porque que fue mi deporte como atleta y además pq compartí en varios eventos escolares con Falcón que es de mi categoría. Aquí faltan otros como René Sáez, Ulises Menéndez, Yosvani Blanco e Imaday Núñez que compitió en la primera década de este siglo y era lo mejorcito que teníamos Junto a Marcos Hernández. Es lamentable, sobre todo pq Cuba ha tenido tantos éxitos en infinidad de deportes y nunca pudo estabilizar los resultados en la Natación. Creo, que de los países que han estado entre los 10 primeros en Olimpiadas es el único que no tiene desarrollo en la natación. Muchos hablan de las piscinas y de los entrenamientos traumáticos en tiempo de frio, pero sin dudas, el problema mayor está en los programas de entrenamientos en las edades tempranas sobre todo en el trabajo de las técnicas, el uso de las pesas, del entrenamiento de la Resistencia al lactato y el Máximo Consumo de Oxígeno y sobre todo a la violación de etapas que provoca el no dominio técnico en específico el trabajo de las piernas, vueltas y deslizamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.