Entrevista exclusiva para la MD a Inovel Romero: “Ahora es tiempo de seguir escalando y enfocarme en otros planes”

11:03:12 PM

 

Por el peñista de la MD y de Cascajal, Villa Clara: Yerislandy Conde

 

 

Regresamos en esta ocasión con otro de los muchos talentosos jugadores cubanos que se encuentran militando en la actualidad en clubes profesionales de voleibol. Avileño él, nacido el 28 de enero de 1995. En una nueva exclusiva para el sitio web de la peña Martín Dihigo, presentamos ante ustedes hoy la historia contada por Inovel Romero Valdés.

 

Inovel Romero

 

MD: ¿Qué tanto hay en Inovel Romero de agradecimiento al voley?

IR: Al voley le debo prácticamente toda mi vida, ya que empecé desde muy pequeño, a la edad de 9 años. Gracias a este deporte he viajado el mundo, he conocido muchas personas y amigos maravillosos, que hoy puedo llamar familia. Gracias a este deporte tuve la posibilidad de salir de Cuba y vivir en Puerto Rico, para tener una mejore vida.

MD: ¿Cuándo comienzas a practicarlo?

IR: Empecé – como le dije antes – a los 9 años en Ciego de Ávila, en una Escuela Primaria que se llama 24 de febrero; ahí fueron mis primeros pasos. Esa no era la escuela donde estudiaba, estaba en la Academia Provincial de Natación en 4to grado e iba a esa escuela a practicar. En 5to grado entré en la EIDE Provincial Marina Samuel Noble. Allí estuve hasta 9no grado que me cambié a jugar voleibol de playa con la pre-selección Juvenil que en ese entonces radicaba en mi provincia, ya que tenemos una buena instalación. Después regresé a jugar voleibol de sala hasta que fui a un concentrado de esos en la Escuela Nacional de voleibol en La Habana; y me seleccionaron para la pre-selección Nacional de Cadetes (sub-19).

MD: ¿Cómo fueron esos años en la EIDE? ¿Te ayudaron para tu formación tanto como atleta como persona?

IR: Mis años en la EIDE, no te voy a mentir que al principio fue un poco difícil salir de abajo de la falda de mamá, estaba en 5to grado y me becaron. Entonces dormía al principio con estudiantes más grandes que yo, hasta que me pasaron con los de mi edad. Fue un comienzo difícil porque tenía que entrenar con las hembras por la mañana, ya que el único salón de clases de 5to grado era por la tarde. Ya en 6to grado y los demás años, daba clases en la mañana. Tuve muy buenos entrenadores, diría que fueron como mis padres. Me enseñaron mucho acerca del voley y a como esquivar los obstáculos que se nos ponían en la vida; como ser responsables, por ejemplo: si no estabas bien en clases no podías entrenar o ir a un juego amistoso. Entonces cosas como esas me ayudaron mucho, también cuando llegué a la Selección. En la parte como atleta siempre era uno de los más destacados, entonces eso me obligaba a mantener ese estatus, y de esa forma mejoraba mucho. También mis padres fueron directivos del INDER y pues tenía que estar por el hilo, si no me cogía lo que anda, jajaja.

 

 

MD: ¿Por qué tuviste ese cambio a jugar voley de playa?

IR: El cambio a voley de playa sucedió porque siempre ha sido mi deporte favorito, me encanta jugar beach volley. Entonces en Ciego de Ávila tenemos un buen centro de entrenamientos y muchos atletas de mi provincia llegaron a Selecciones Nacionales. Yo quería también llegar por esa vía, porque en algún momento lo vi más fácil. Cuando me llamaron a la Selección Juvenil que radicaba en Ciego en ese entonces, para mi fue algo muy emocionante porque ya estaba en matrícula de la pre-selección Nacional.

Hubo muchos problemas también con los entrenadores de voley de sala porque no querían que yo me fuera a jugar beach volley; hasta mis padres y mi tío que también trabajaba en el INDER tuvieron que intervenir, y después de unos meses de entrenamientos – como en diciembre – me sale un problema en la rodilla, la tenía muy hinchada producto de las cargas de entrenamientos, tenía sinovitis aguda y un menisco inflamado. Y pues la doctora me dijo que tenía que parar de entrenar quizás 15 días o un mes. Nos estábamos eliminando para un Mundial y yo me dije: “si paro ahora, cuando regrese no voy a tener chance”. Y pues ahí decidí parar de jugar y cuando me recuperé, regresé al voley de sala.

MD: Regresas al voley de sala, ¿cómo te fue en ese regreso?

IR: Regreso al voley de sala cuando me recuperé, me sentía muy bien físicamente producto de los entrenamientos del voley playero. Fuimos a un campeonato por zona categoría 15-16 años en marzo del 2011, que clasificaba para el Nacional; y no clasificamos entre los dos primeros de la zona para el campeonato final en junio de ese mismo año, donde iban a estar los seis mejores equipos del país en esa categoría. Y también estarían allí los entrenadores que hacían las captaciones para la Selección de Cadete. Al no clasificar y no ir a ese torneo final, ya para mi no había más esperanzas, porque era el único chance que tenía de que me vieran. Entonces después de ese torneo hicieron un concentrado en la escuela Nacional de Voley, con 30 jugadores de mi categoría. Por cada provincia había alrededor de 2 o 3 jugadores, Ciego de Ávila mandó tres. Hicimos aquellas pruebas, se jugaron algunos partidos y regresamos a casa. Pasó todo el verano, yo empecé a estudiar en el EPEF (Escuela de Profesores de Educación Física), y como a la semana de haber empezado la escuela, llaman a mi mamá y le dicen que fui escogido para el Equipo de Cadete. Eso para mi fue algo tan grande, sentía una satisfacción muy grande también; porque Dios, la vida, mi mamá, los entrenadores; me estaban demostrando que todas esas horas de entrenamiento, de estudio, de trabajo duro, no habían sido en vano; que todos los consejos, todo el apoyo nunca fue en vano. También sentí que cumplía una de mis metas, que era llegar a la Escuela de Voley.

 

 

MD: Una vez llegado a la Escuela Nacional de Voleibol, ¿cómo sigues progresando como atleta?

IR: La llegada no fue fácil, era el único atleta de Ciego de Ávila en ese momento en el voley de sala; los demás que estaban allí eran de playa, los cuales me ayudaron mucho. El proceso de adaptación a las rutinas de entrenamientos fue un poco complicado, porque éramos los más jóvenes y nos tocó entrenar con jugadores de la categoría de arriba. Entonces no teníamos el mismo nivel, y pues la exigencia era mucha también. Algo nuevo para mí fue que hacíamos todo en equipo, desde ir a comer hasta llegar a la escuela por la mañana e irnos por la tarde. Prácticamente hacíamos todo junto. Ese año cuando llegué a la Escuela tuve la posibilidad de entrenar con el Equipo de Mayores; todavía estaba León, Fernando, estaba Keibel; en fin, quedaban muchas figuras todavía. Entrené desde diciembre de ese año que entré, como hasta febrero, después me volvieron a bajar a entrenar con mi equipo de categoría. Ya después fuimos al primer y esperado viaje, fue un NORCECA de Cadetes sub-19 en México. Allí quedamos campeones y alcancé la distinción de Mejor Ataque.

Después de ahí se unieron los dos Equipos, Juveniles y Cadetes; mitad y mitad, y fuimos a una base de entrenamientos en Bulgaria, como casi un mes. Después regresamos y tras unas semanas de vacaciones, continuamos los entrenamientos, esta vez con vísperas al Mundial de mi categoría en México. Fuimos y quedamos en 7mo lugar. Después de ahí, vacaciones nuevamente. Cambiaron a Orlando Samuels, quien era el DT de la Selección Adulta por Rodolfo Sánchez, quien había sido mi entrenador. Y pues este último me llama para la Selección Adulta en plenas vacaciones, porque había un NORCECA en Canadá clasificatorio para la Copa del Mundo; y pues quería como que renovar el equipo, y fui a entrenar. Me escoge para el equipo, voy a esa competencia, que fue mi primera con la Selección Adulta. Allí obtuvimos medalla de bronce, pero no clasificamos, solo era uno; clasificó Estados Unidos, creo.

Después de allí el me envía – pienso que sin razón – para el Equipo Juvenil. Teníamos otro NORCECA para clasificar al Mundial de esa categoría sub-21. Ganamos ese NORCECA también y clasificamos al Mundial. Después Sánchez me llama para ir a una Copa Panamericana en México, que clasificaba al primer o segundo nivel de la Liga Mundial en ese entonces. Ya Cuba había jugado el tercer nivel y había ganado. Entonces ganamos esa Copa Panamericana. Después de allí fuimos al Mundial de Polonia en septiembre del 2014, quedamos en el lugar 11. Posterior fuimos a los Juegos Centroamericanos, cogimos bronce. Luego nos fuimos el mes de diciembre completo de vacaciones y en enero empezamos a prepararnos para la Liga Mundial que empezaba la primera fase en Canadá la primera semana de mayo, allí voy también. Entonces la segunda fase era en Argentina, y entre medio de esas dos fases teníamos un NORCECA en Estados Unidos y terminando ese torneo es que decido separarme de la Selección e ir a Puerto Rico.

 

 

MD: ¿Motivos por los cuales tomaste esa decisión?

IR: Bueno, no tenía ningún motivo en especial, simplemente quería seguir creciendo como atleta y como persona, quería una mejor economía para ayudar a mi familia. Un día un compañero de equipo se me acercó y me propuso tomar esa decisión, y lo consulté con mi mamá. Ella me dijo que confiaba en mi, que ya yo era grande, que yo podía tomar las decisiones que yo quisiera, y pues tomé la decisión. Pero no era nada que estaba pensando desde Cuba, fue más bien por un embullo, como decimos en nuestro país.

MD: ¿Por qué Puerto Rico? ¿Alguna razón en especial?

IR: Fui a Puerto Rico porque el primo de ese compañero que me propuso irme, vivía allá; y la idea era llegar, estudiar y jugar en la Universidad mínimo dos años, para después jugar profesional. Ya fuera en Puerto Rico o en otros países. Y así mismo lo hice, solo que el compañero que me propuso hacer esa travesía no se fue conmigo, y me fui con otro que no estaba en los planes. Llegamos a Puerto Rico, enseguida nos matricularon para el próximo curso escolar y allí empezamos nuestras vidas.

MD: Matriculas en la Universidad Metropolitana, según tengo entendido, ¿cómo fueron esos años tanto a nivel académico como deportivo?

IR: Al principio cuando nos matriculan, empezamos en agosto como de costumbre se empieza en Puerto Rico. Pero en mitad de septiembre me cancelan la matrícula porque se dan cuenta que tengo una visa de turismo, y con esa no podía estudiar. Entonces casi que me quedé en la calle, porque al no poder estar matriculado, no podía cobrar el estipendio que me daban, y no me podía mantener. Gracias en ese momento al entrenador de la Universidad que habló con el Director Atlético, y entonces me dejaron en el apartamento que me habían dado para vivir. Los muchachos del equipo también me llevaban a sus casas para comer. Había un amigo del entrenador que tenía una pizzería y me enviaba dinero de vez en cuando para hacer compras en el mercado. Tengo también un amigo de baloncesto que me sacaba a comer y cosas así; en fin, en ese momento las personas que conocía me ayudaron mucho. Después – como en octubre – conozco la familia de un compañero de equipo que prácticamente se hicieron cargo de mí como un hijo más. Me ayudaron en todo lo que pudieron, vivía con ellos hasta que pude conseguir los papeles que necesitaba para poder estudiar y jugar. Las cosas fueron bien, me sentía un boricua más porque hice muchos amigos; me hacían sentir en casa en el deporte, a pesar que estaba en una Universidad la cual no tiene el mismo nivel de un equipo profesional. Mejoré mucho como líder de equipo y también mejoré mucho mis destrezas. Aproveché esos dos años para mejorar cada aspecto técnico, hasta que al fin pude jugar en la Liga Superior de Puerto Rico.

 

 

MD: ¿Qué tal fue esa primera experiencia en la Liga Superior boricua?

IR: El año que entré a la Liga, empecé a mitad de temporada con los Mets de Guaynabo. Empecé a mitad porque estaba esperando una autorización de NORCECA para poder jugar como nativo, o sea, como un puertorriqueño. Empecé en el banco ya que el equipo estaba bien estructurado, ya ellos tenían sus jugadores completos. Entraba a jugar cuando alguien de mi posición fallaba. Me fui ganando mi puesto poco a poco. Ese año quedamos campeones, para el equipo era su tercer campeonato consecutivo. Ya mi segundo año en la Liga si jugué regular todos los juegos. Ya era pieza clave en el equipo. La temporada no empezó como todos esperábamos, empezamos con un récord de 1 – 7, ya nos daban por muertos. Estábamos prácticamente fuera de los play-off. Hasta que comenzamos a ganar y clasificamos a los play-off y volvimos a quedar campeones por cuarta vez. Ese año fui el MVP de la final. ¿Por qué digo volvimos a quedar campeones? porque yo venía practicando con el equipo desde que llegué a Puerto Rico, solo que no podía jugar; y esos dos primeros años ellos habían quedado campeones también. Pues me sentía parte del equipo desde mucho antes de jugar oficialmente con ellos.

MD: Experiencias luego en el Líbano con el Tannourine Club y en Bahrein con el club Dar Kulaib, ¿cómo te fue por esos países exóticos?

IR: En el Líbano me fue bien, jugué todos los partidos de temporada regular hasta clasificar a semifinales, después ellos me cambian por otro jugador para jugar las semis y la final. Pero me fue bien, aprendí mucho en todos los sentidos de la cultura, del voley; en fin, de todo un poco. Es un país bien bello, donde hay mucha historia.

Después en Bahrein llegué a mitad de temporada. Fue una experiencia tremenda, la acogida fue brutal porque son muy fanáticos del voley. Llegué allí y todos me conocían, jajaja. Los jugadores eran bastante jóvenes y me entendía muy bien con ellos. La pasé brutal. Allí jugamos la Copa del Golfo, quedamos en segundo lugar; en la Liga nos eliminaron en semis porque yo acababa de llegar y no me entendía bien todavía con el equipo; en fin, no estaba en forma, pero fueron experiencias bonitas.

MD: De ahí a Francia, al club Arago de Séte, ¿cómo marcha la temporada por tierras francesas?

IR: Si, todo marcha bien. Comencé la temporada jugando de opuesto, porque el titular sufrió una lesión en un dedo y yo asumí la responsabilidad. Después regresé a mi posición y entro a jugar cuando me dan la oportunidad. Esperamos estar en los play-off, aunque tenemos que jugar para poder obtener ese objetivo.

MD: ¿Haz pensado ya donde jugarás la próxima temporada?

IR: Ahora mismo no, no estoy pensando en eso. Trato de hacer lo mejor que puedo acá y entonces si aparece algo, pues ahí tomo decisiones; mientras tanto me enfoco en el presente.

 

 

MD: Una que se cae de la mata, jajaja, ¿te gustaría volver a jugar por Cuba?

IR: Realmente si, claro ¿a quién no le gustaría representar a su país? Pero no es algo que está en mis planes, creo que ya ese momento se dio y que “ahora es tiempo de seguir escalando y enfocarme en otros planes”.

MD: Metas…

IR: Bueno, seguir jugando voley y mantenerme en equipos de nivel acá en Europa, para seguir subiendo mi nivel como jugador. También quiero terminar mi Universidad que me faltan dos años, esas por el momento.

 

Fotos suministradas por el entrevistado.

8 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    • Amaya el 11 febrero, 2021 a las 1:13 am
    • Responder

    Buena trayectoria y recorrido de este jugador, que al igual que otros ha sido un trotamundo ganando en experiencia

    • Dr. Reinaldo el 11 febrero, 2021 a las 2:28 am
    • Responder

    Gracias Conde por traernos a otra figura que no se habla en los medios oficiales cubanos….Pero aquì en la MD siempre estaràn presentes. Mucha suerte y exitos para Inovel Romero. Abrazos.

    • SIEMPRE NARANJA el 11 febrero, 2021 a las 12:15 pm
    • Responder

    El Conde no para y sigue entregándonos estos trabajos………….. a Inovel decirle que es muy importante terminar su Universidad, así que suerte y éxitos en su vida y profesionalmente…………………..

    • Janiel Izaguirre (Trinidad) el 11 febrero, 2021 a las 2:31 pm
    • Responder

    Conde gracias siempre mi hermanito por tu constancia y por seguir llevandonos hacia todos los nuestros por el mundo, la maquinaria de las entrevistas, gracias a Romero por compartir con nosotros.

    Un abrazo.

    1. Me sumo a los reconocimiento para el Conde por sus constantes rastreo de Cubanos por el mundo para traernos sus historias. Igualmente muchos éxitos para Romero en si carrera deportiva. Abrazos.

      1. Mis respetos para el hombre de abolengo, Conde.

    • Mercedes el 11 febrero, 2021 a las 3:44 pm
    • Responder

    Me consta todo lo qué cuenta Inovel y de todos los sacrificios de su mamá Teresa.
    Buen muchacho,exitos y para alante

    • Marvely el 16 febrero, 2021 a las 4:07 pm
    • Responder

    Muy bonita entrevista a este avileño que ha incursionado ya en varias ligas lo que le permite acumular experiencias y lograr más exitos.
    Mucha suerte desde su terruño
    Gracias Conde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.