Atletas olímpicos (13); Kipketer con glorias, pero sin oro olímpico

9:02:02 PM

Por el amigo de la peña:
Eddy Luis Nápoles Cardoso

 

 

La presente entrega de los Atletas Olímpicos incluye, varios medallistas, finalistas y otros, que no lograron ninguna de estas dos categorías, pero tuvieron el honor de competir bajo los cincos aros olímpicos. Aparecen, la griega Patoulidou, sorprendente ganadora en Barcelona 1992; la británica Gunnell, con récord mundial y título en la Ciudad Condal; la cubana Quirot, doble medallista olímpica; el kenyano Kipketer, con glorias, pero sin el oro olímpico y el etíope Gebrselassie, un héroe con poca suerte olímpica.

 

Patoulidou; por “culpa” de un tropezón

La griega Voula Patoulidou sorprendió con su triunfo en Barcelona 1992

 

Si Gail Devers era la gran favorita en los 100 con vallas en Barcelona 1992, la griega Paraskeví “Voula” Patoulidou era totalmente desconocida, pero en la Ciudad Condal logró la coronación olímpica, Voula escoltaba a Devers cuando esta se accidentó en la última valla, tomando ella el lugar de la estadounidense, convirtiéndose en una de la grandes sorpresas del atletismo. Su recorrido hasta colocarse en la final fue agónico, cuarta en su serie de la ronda uno, tercera en cuartos de final y tercera en semifinales. Patoulidou quiso experimentar en otras pruebas, ya lo había hecho en Seúl 1988 (4×100), en Atlanta 1996, lo hizo en salto de longitud (oncena) y en Sydney 2000, en 100 metros (eliminada, ronda uno). Paraskeví fue la primera griega que disputó una final olímpica en pruebas de pista. En la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, fue la única mujer portadora de la antorcha olímpica. En 2006 fue candidata por el PASOK a la prefectura de Salónica.

 

Gunnell, lo consiguió todo en Barcelona

La británica Sally Gunnell, triunfadora en Barcelona y Stuttgart, en 400 con vallas

 

La británica Sally Gunnell marcó sus inicios en el atletismo por el salto de longitud, logrando el título nacional junior, pero también anduvo practicando heptathlon y 100 con vallas, sin éxitos. Tuvo que sufrir la ausencia a los Juegos Olímpicos de Los Ángeles, en 1984, para darle un nuevo horizonte a su vida atlética, concentrándose en adelante en los 400 con vallas. La primera prueba de su acierto la tuvo en Seúl 1988, quinto lugar y 54.03; para Barcelona 1992 ya será la principal atleta de esta prueba, accediendo al título olímpico. En 1993 se consagró campeona y recordista mundial en Stuttgart, con 52.74 segundos, era en final de los grandes éxitos. Los problemas físicos hicieron acto de presencia, teniendo que abandonar en las semifinales, en Atlanta 1996. Alejada del atletismo activo, ha escrito vario libros sobre fitness, salud y nutrición, así como comentarista de programas deportivos en la BBC. En 1998 fue distinguida con la Orden del Imperio Británico.

 

Quirot, ejemplo de entrega y voluntad

Ana Fidelia no pudo acceder a la gloria olímpica, pero dejó un legado de entrega y voluntad

 

La cubana Ana Fidelia Quirot fue una de las mejores corredoras de 800 metros de la historia, pero se le escapó (compitiendo) en dos oportunidades el título olímpico. Ana Fidelia no estuvo presente en Seúl 1988, cuando ya era una atleta de nivel mundial, en ambas pruebas (400 y 800 metros), pero al año siguiente lideró el listado anual, con 50.01 y 1:54.44, respectivamente. Llegados los Juegos Olímpicos de Barcelona, en 1992, la Quirot era una de las favoritas a la cima del podio, pero también estaban Ellen van Langen, Lilia Nurutdinova y Ella Kovacs y las dos primeras la superaron en el sprint final. Concluido el año olímpico sufre un lamentable accidente doméstico con graves peligros para su vida, que le causó quemaduras en más del 38% de su cuerpo, se pensó que había llegado el final de su carrera deportiva, pero Ana Fidelia mostró una voluntad sin límites, que le permitió irse recuperando y volver a correr, cuya primera muestra la ofreció durante los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Ponce, al ganar medalla de plata, pero la nota más alta la dio en el campeonato mundial de Gotemburgo, antesala de la cita olímpica de Atlanta, al conquistar el título. En los Juegos del Centenario, Ana Fidelia aspiraba al oro olímpico, medalla que también pretendían María Mutola, Kelly Holmes y Svetlana Masterkova, entre otras, pero la cubana centrada en su duelo con Mutola, descuido a la rusa Masterkova, quien las remató a ambas. Ana Fidelia, posterior al accidente doméstico, conquistó los títulos mundiales en Gotemburgo 1995 y Atenas 1997. En 1989, conquistó la Copa del Mundo, en 400 y 800 metros, ese año fue elegida la mejor atleta del mundo.

 

Canadá, un 4×100 internacional

En los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, el relevo 4×100 de Canadá conquistó el título, pero bien pudiera habérsele otorgado la categoría de “Internacional”, pues solo uno de sus integrantes nació en el país de los Grandes Lagos, Glenroy Gilbert, el resto lo hizo fuera; Robert Esmie, el arrancador, es natural de Kingston, Jamaica, siendo muy pequeño su familia se trasladó a Ontario; Bruny Surin, (segunda curva) es oriundo de Cabo Haitiano, Haití, a los ocho años la familia emigró a Canadá, por último, Donovan Bailey (cerrador), nació en Manchester, Jamaica, cuando él tenía 15 años, su familia emigró a Ontario.

 

Kipketer, se fue con “todo”, pero sin título olímpico

Wilson Kipketer no estuvo en Atlanta’96 y no pudo ganar en Sydney’00

 

Durante la temporada de 1996 nadie puso en dudas que Wilson Kipketer era el mejor corredor de 800 metros en el mundo, pero no quiso la agraviada Kenya que tomara parte en los Juegos Olímpicos de Atlanta, representando a Dinamarca. Kipketer había nacido en Kapchemioyiwo, Kenya y en 1990 visitó Dinamarca, le gustó el clima nórdico y se quedó a vivir allí, estudio ingeniería electrónica en la Universidad de Copenhague, obteniendo la nacionalidad danesa en 1994. Hasta este año compitió bajo la bandera kenyana, ya en 1995 lo hizo representando el pabellón danés, incluso, triunfó en el mundial de Gotemburgo, pero la IAAF, con menos burocracia, rápidamente aceptó el cambio de nacionalidad, mientras que el COI, si el país de origen, no da el visto bueno, sus estatutos exigen un período de tres años y Kenya no quiso a Kipketer de adversario en Atlanta. Cuatro años más tarde, en Sydney, aunque Kipketer seguía poseyendo el récord mundial (1:41.11) y había ganado los títulos en Atenas y Sevilla, la carrera final se tornó lenta y el alemán Nils Schumann sacó mejor provecho. Para Atenas 2004, ya Kipketer no formaba parte de la avanzada de los 800 metros, era su última oportunidad y la aprovechó, a sus posibilidades, logró bronce.

 

Gebrselassie, mucho talento y poca suerte olímpica

A Haile Gebrselassie los calendarios olímpicos no lo favorecieron

 

Un atleta con la trayectoria del etíope Haile Gebrselassie, debió merecer una mejor “suerte” olímpica, solo conquistó dos títulos. Por aquellos tiempos, sus eventos (5000 y 10000 metros) no eran mediáticos y nunca fueron “separados” para que el etíope pudiera intervenir en ambos. Gebrselassie, no estuvo en Barcelona 1992, ganó los 10 mil en Atlanta 1996, pero el “caprichoso” calendario, tampoco le favoreció para presentarse en los 5 mil metros, en esa época se corrían series eliminatorias en ambas pruebas. En Sydney 2000 se repitió la historia, por lo que Gebrselassie fue al seguro, los 10 mil metros, logrando el segundo y último título olímpico. Para Atenas 2004, ya no era el rey, ni en su país, pues viajó como escolta de Kenenisa Bekele y Sileshi Sihine, resultado, quinto lugar, lo propio ocurrió en Beijing 2008, donde fue sexto. A Gebrselassie le pertenecen ocho títulos mundiales, cuatro al aire libre (todos en 10000 metros) y cuatro bajo techo (uno en 1500 y tres en 3000 metros). En el apartado de los récords mundiales, impuso ocho cuotas, tres en 5000, tres en 10000 metros y dos en la maratón.



13 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    • Amaya el 14 febrero, 2021 a las 10:54 pm
    • Responder

    Ñoo estrellas aqui tambien Eddy encabezados por nuestra tormenta del Caribe, que estuvo muy cerca del oro oimpico, mas no pudo
    El 1,41,11 de Kipketer Eddy fue un tiempazo de otra galaxia, pero se fue tambien sin el sabor del oro olimpico

    • Amaya el 15 febrero, 2021 a las 1:09 pm
    • Responder

    Hay que decir también Eddy, que el caso de la bella “Voula” Patoulidou, aunque su triunfo en los 110 C/V en Barcelona 92 estuvo condicionado por el percance de la Devers en la ultima valla, eso para nada le quita meritos a su medalla de oro, porque esas cosas están y son parte del deporte, además que tuvo que pulirla para llegar a la final y en esa final iba de segunda muy pegada a la norteamericana, e hizo esa gran carrera que le permitió agenciarse el título

      • El Loko el 15 febrero, 2021 a las 10:08 pm
      • Responder

      Hola Amaya….bueno ese segunda posición que ocupaba Voula en la carrera final, es parte de la sorpresa y al tropezar Devers, la sorpresa se convirtió en realidad, pero, ni antes ni después destacó en 100 cv

      Un abrazo

    • Chikungunya el 15 febrero, 2021 a las 7:11 pm
    • Responder

    Gabreselaise el hombre que siempre sonreía. Nuestra tormenta del caribe no pudo coronarse en las olimpiadas, parece que munca escogió correctente su estrategia de carrera.

      • El Loko el 15 febrero, 2021 a las 10:01 pm
      • Responder

      Bueno, amigo, yo no considero que AFQ, no haya sabido correr esas dos carreras, solo que en Barcelona, no tuvo las suficiente preparación para superar a Van Lagen y Nurutdinova y en Atlanta, se cuidó de Mutola y la sorprendió Masterkova, pero existen muchas más carreras, incluidas, los mundiales de 1995 y 1997, donde AFQ corrió muy bien, además de la Copa del Mundo de Barcelona 1989.
      AFQ, tenía la cualidad de provenir de los 400 m, lo que le proporcionaba tener un durisimo remate final y eso la condujo a lograr varios triunfos…

      • Amaya el 15 febrero, 2021 a las 10:36 pm
      • Responder

      Pienso lo mismo Chikung, en ambas carreras equivoco la tactica y era mucho mejor que las que la aventajaron

        • El Loko el 16 febrero, 2021 a las 1:20 pm
        • Responder

        No es por discrepar, pero en Atlanta esa era la táctica de carrera y cuidarse de Mutola, pero se descuidó de Masterkova…..en Barcelona, le faltaron otros componentes, pero siempre la táctica va a depender de la preparación, sin una buena preparación, la táctica está demás

    • Kikiriki el 16 febrero, 2021 a las 6:04 pm
    • Responder

    No hay rival q me haya caído más mal en mi vida q la Masterkova esa….. después de ella…..Óscar Gil..,,,,jjjj

      • Kikiriki el 16 febrero, 2021 a las 11:19 pm
      • Responder

      Y en 3er lugar, un árbitro: Edgardo Codesal….

      • El Loko el 17 febrero, 2021 a las 9:02 am
      • Responder

      Jjjjj…yo he visto esa carrera miles de veces, Ana comenta, que por cuidarse de Mutola, no vio a Masterkova, pero Masterkova se despegó al salir de la curva y aunque la hubiera “visto”, le era difícil vencerla….además Masterkova ese año estaba intratable, ganó también los 1500…
      Coesal fue un hp…..jjj

      Un abrazo

        • Chikungunya el 17 febrero, 2021 a las 10:10 am
        • Responder

        Maradona no lo podía creer, si bien es cierto que Argentina avanzó a esa final agarrada a los guantes de Goicochea como parapenaltis y los bávaros salían como ligeros favoritos, no era justo marcar un penal a solo 5 minutos del final, dicho sea de paso, cobrado de manera magistral por Andreas Brehme, razo al palo aunque el portero argentino adivinó, era imposible pararlo. Se dice que Brehme está en la última miseria.

          • El Loko el 18 febrero, 2021 a las 9:54 am
          • Responder

          Así es amigo, ese mundial fue muy difícil para Argentina, comenzando por Bilardo, que mando a prepararse a Valdano, que se había retirado y luego lo dejó fuera, la lesión de Pumpido hizo héroe a Goyco, a Maradona lo molieron a golpes, yo no quería ver el juego Argentina-Brasil, la portería de Goyco, por poco la tumban, pero el genio frotó la lámpara y Caniggia mandó la canarinha a casa, luego el épico Argentina-Italia en Napoli….para que contar

        • Kikiriki el 18 febrero, 2021 a las 6:13 pm
        • Responder

        Esa misma impresión tengo yo, a la Masterkova no la cogía ni Juantorena.
        Codesal dice hoy en día q ha visto la jugada muchas veces y mantiene q fue penal, el juez de línea le dijo q se había equivocado. Lo cierto es, q penal o no, no había q marcarlo faltando tan poco, como dice Chikungunya.
        Codesal pitó enseguida, ni consultó al juez de línea, tenía q haberlo hecho, porque al pitar tan rápido dió a entender q quiso perjudicar a Argentina. No era un juego cualquiera ni un momento cualquiera, estoy seguro q de 10 árbitros, 9 no lo pitan,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.