60 SNB; Yera vence a Viera en el duelo de “ases”: Los Cocodrilos están a un éxito de la final 

10:24:29 PM

 

(Fotos: Capturas editadas por BaseballdeCuba)

 

 

Después de dos derrotas consecutivas donde los actuales campeones nacionales cometieron más errores (nueve) que sus (ocho) carreras anotadas, la historia ha dado un giro total: Los Cocodrilos vencieron este sábado por 4-3 a los Leñadores de Las Tunas en el Juego 5 de la Semifinal, y ahora se han puesto a un éxito de discutir el título de esta 60 Serie Nacional del béisbol cubano.

Juego 5: Matanzas 4, Las Tunas 3./Final

¡Giro total! ¡Ahora los Cocodrilos están a una victoria de clasificar a la final!#60SNB #Playoffs pic.twitter.com/fMrXLUz5uy

— Yirsandy Rodríguez (@Yirsandy) March 12, 2021

BOX SCORE

Con otra salida de calidad de su principal lanzador, el zurdo Yoenis Yera, los Cocodrilos dirigidos por Armando Ferrer ahora lideran la Semifinal 3-2 luego de vencer en tres partidos consecutivos a los Leñadores. En el segundo duelo de pitcheo entre Yera y el diestro tunero Carlos Juan Viera, los Cocodrilos supieron remontar después de abrir perdiendo 2-0 en los cuatro primeros innings.

Mientras Viera dejaba en sólo dos hits a sus primeros 15 oponentes del lineup matancero, los Leñadores atacaron a Yera desde el mismo primer episodio. Tres cañonazos de manera consecutiva —incluyendo doble de Andrés Quiala—, abrían el marcador cuando Yera había disparado apenas 10 lanzamientos desde el montículo del estadio José Antonio Huelga. Eso sí, a diferencia de las conexiones de Yuniesky Larduet y Quiala, el sencillo de Danel Castro gozó de más colocación que fortaleza, al caer en lo corto del center-right sin que el intermedista Aníbal Medina pudiera alcanzar la bola. Sin embargo, la situación favorable que se presentaba para los Leñadores cambió de un solo golpe. Aunque el cuarto bate Yosvany Alarcón exprimió a Yera sacándole seis pitcheos, su bounce al guante de Yariel Duque en la inicial, sirvió para sentenciar el desmesurado corrido de Quiala hacia el plato.

Ese fue el primer out de Yera antes de completar otra apertura donde cubrió al menos dos tercios del match. Y, acto seguido, el lineazo bestial de Rafael Viñales al rightfield, también derivó en uno de esos imperdonables deslices que marcan la diferencia en un duelo de “ases”.

Aun así, los Leñadores volvieron a presionar a Yera, y un sorpresivo “squeeze play” firmado por el velocísimo noveno bate, Héctor Castillo, produjo la segunda rayita en el final del cuarto.

Con el score 2-0, Viera lucía dominante, aunque vale señalar que, luego de su actuación lanzando 130 pitcheos para asegurar el éxito por 4-2 en el Juego 1, su velocidad no rozó la misma intensidad. En ese inicio, el as tunero se apoyó más en su sinker, la slider y el cambio de velocidad, además de la contribución defensiva. Hasta el inicio del quinto, dos joyas defensivas iban siendo claves: La atrapada de Yordanis Alarcón sobre un batazo de Aníbal Medina para cerrar el tercer episodio, y un elevado que devoró Héctor Castillo en el left abriendo el cuarto.

Precisamente, en ese mismo episodio, Viera admitió los dos primeros hits —sencillos de Ariel Sánchez y Yariel Duque—, pero Juan Miguel Vázquez roleteó para double play con las bases llenas. Casi a mitad de juego Viera y los Leñadores habían neutralizado la amenaza de los Cocodrilos, pero una rebelión de seis hits le fabricó un decisivo rally de cuatro carreras.

Luego del ponche a Jefferson Delgado, el cuarto de cinco outs que Viera sacó abriendo inning, Andrys Pérez y Eduardo Blanco sonaron sendos cohetes al left. Perdiendo por dos, Ferrer le encomendó el toque de bola a Medina, quien cumplió llevando a tierra una sinker pegada de Viera. Dos outs… y entonces llegó la cadena de cuatro estacazos que definieron el curso del Juego 5.

El primero, fue una línea de Yadil Mujica buscando el contacto en cuenta de 0-2, conexión que parecía alcanzable por el leftfielder Castillo, pero al intersectarse con Larduet le fue imposible atraparla. Así, otra vez el hábil swing de Mujica se destacaba: Marcó su 11no hit en estos playoffs, batiendo la fastball de (92 mph) Viera y para empatar el partido, 2-2.

Corporalmente, Viera parecía molesto por la jugada que Castillo no pudo completar. Su insatisfacción fue casi imperceptible, pero el resultado de los pitcheos ante Ariel Sánchez exhibió un desliz de su desconcentración. Tiró una bola alta y afuera que subió hasta 93 mph —por mucho su pitcheo más veloz—, y en cuenta de 1-1 Ariel le sonó cañonazo remolcador al centerfield con una sinker baja. Dos envíos después, Yariel Duque haló y produjo el quinto hit del capítulo, y un doble al right-center de Yadir Drake completó el rally de cuatro anotaciones.

Y el volcán en erupción continuó. Vázquez aprovechó el descontrol de Viera y le ganó el boleto para llenar las bases, pero Castillo degolló un lineazo de Jefferson Delgado que buscaba limpias las almohadillas. Cuando Castillo capturó la bola, la reacción de Viera era evidente: Había atrapado el batazo más complicado de todo el inning, pero no pudo evitar que la línea de Mujica picara con dos outs.

Esa jugada, al final, fue parte de esos deslices que influyen en la decisión de un juego de pelota y, como ocurrió en este Juego 5, ayudan a inclinar la balanza en el duelo de ases. De hecho, cuando analizamos el resto del partido, Viera le permitió sólo tres hits a sus siguientes 15 oponentes, y ninguna carrera.

Así que, sin dudas, ese cuarto inning fue el punto de inflexión del juego y, quién sabe si podría trascender para la decisión final de esta serie Semifinal. Con ventaja de dos carreras, Yera tiró su único cero retirado en fila —contra la tanda de “2-3-4”: Andrés Quiala, Danel Castro y Yosvany Alarcón—. Sin embargo, un doble del emergente Eduardo García recortó a 4-3 la ventaja de los Cocodrilos. Luego de un cruce de palabras entre García, Mujica y Yera, que para suerte del espectáculo beisbolero no pasó de una vaciada de bancas, el ponche a Denis Peña cerró la entrada.

Tras asegurar dos tercios, Yera completó la actuación y, aunque liquidó a sólo dos rivales por la vía de los strikes, sus 101 pitcheos le alcanzaron para entregarle el juego con ventaja al bullpen. El manager Armando Ferrer activó como relevo al veterano Jonder Martínez, quien apeló a su experiencia y logró colgar el cero en el séptimo. Después de admitir doblete de Andrés Quiala en el octavo, un ponche a Danel Castro fue clave, al igual que la atrapada de Ariel Sánchez entre left y center, para capturar la peligrosa línea de Yosvany Alarcón.

Una vez más, Ferrer no vaciló en traer a Noelvis Entenza de relevo. Y, cuando Yordanis Alarcón representaba el empate en la inicial después de producir su segundo hit de la tarde, apeló a la veteranía de Entenza: ¡El clásico double play “4-6-6-3” hizo acto de presencia con el roletazo del emergente Jorge Yhonson! Y, tras un boleto a Larduet luego de dos outs, el elevado de Quiala al guante de Blanco en el centerfield dio paso a la celebración de los Cocodrilos: ¡Ahora están a un paso de la final!

Matanzas se pone delante en el Juego 5: Pero este playoff aún no está decidido.

Queda más historia. Esperemos a ver qué sucede el domingo.

¡Felicitaciones a ambos equipos por tanta entrega!https://t.co/7XVXmc0rlo

— Yirsandy Rodríguez (@Yirsandy) March 12, 2021

Para el Juego 6 el próximo domingo, probablemente el zurdo Yudiel Rodríguez vuelva a enfrentar a Entenza. Por reglamento, sí es seguro que Yera (101 pitcheos) y Viera (132) estarán inhabilitados para lanzar en los Juegos 6 y 7, si la serie no se extiende más allá del próximo lunes.

Después de dos derrotas en una serie colmada de entrega y rivalidades donde sólo han ganado los equipos visitadores, los Cocodrilos de Matanzas han vuelto al mando, pero aún los Leñadores están con vida.

Tomado de: baseballdecuba.com


 

Playoffs 2021: La tarde de Yadir Drake 

 

(Foto de Yadir Drake: BaseballdeCuba)

 

 

Reza un viejo refrán beisbolero ‘que los grandes momentos se presentan sólo para jugadores especiales’. Y si es bajo el dramático escenario de la postemporada, entonces el reto se presenta aún más alto para ese tipo de jugadores con un linaje especial. En estos playoffs, los grandes momentos han sobrado, pero no todos los principales protagonistas que dominan la liga han podido sobresalir.

Eso le había sucedido al rightfielder de los Cocodrilos de Matanzas, Yadir Dreke, quien viajó a Cuba desde México para disfrutar el regreso a las Series Nacionales luego de una década sin vestir el uniforme de los Cocodrilos de Matanzas. Drake, quien cumplirá 31 años el próximo 12 de abril, ha sido un bateador reconocido con excelentes resultados al nivel de Triple-A.

En 251 juegos, exhibe una línea de .343/.412/.551, con .963 OPS, 37 jonrones, 18 bases robadas, 97 bases por bolas y 101 ponches, según resalta Baseball-Reference. Recientemente, Drake volvió a lucir su habilidad combinando poder y disciplina en el plato, al punto de producir 15 dobles, ocho jonrones, 40 RBIs y .884 OPS en 56 juegos con los Algodoneros de Guasave en la Liga Mexicana del Pacífico. Sin embargo, para la mayoría de los equipos del béisbol cubano, Drake era un total desconocido. Y, aunque en su hoja de servicios reflejaba su discreta línea de .250/.363/.338, y dos jonrones en 51 juegos con los Cocodrilos de Matanzas, su salto de nivel ahora, una década después, generaba una gran expectativa.

Entonces, llegó la postemporada. Mientras los Cocodrilos arrasaban con barrida de 3-0 ante los Elefantes de Cienfuegos, Drake fue blanco de críticas por la fanaticada. Bateó de 12-2 (.167) con un Grand Slam en el Juego 3. Pero, aunque produjo .684 OPS y empujó al 44% de los nueve corredores que encontró en posición anotadora, la afición esperaba más producción de poder. Probablemente esa exigencia llevó a Drake a detonar un poco de ansiedad en la caja de bateo en esta Semifinal ante los Leñadores de Las Tunas. Y luego llegó el Juego 2, donde el choque de Drake con el intermedista Aníbal Medina mientras buscaban capturar un fly, fue clave para un rally de cuatro carreras de los tuneros. Por esa pifia y las altas expectativas sin cumplir en su esperado regreso con los Cocodrilos —abrió este jueves promediando sólo .154 en esta Semifinal—, recibió fuertes críticas que incluso lo llevaron a comunicarle a sus seguidores que se alejaría por un tiempo de las Redes Sociales.

De cualquier manera, un competidor como Drake sabía qué ajuste realizar y, sobre todo, que las oportunidades de ayudar a ganar a los Cocodrilos llegarían. Para este importantísimo Juego 4 de la Semifinal, que con un éxito le daba el empate a su equipo, Drake inició bateando sólo .160/.214/.320. Entre sus cuatro hits en seis juegos de esta postemporada, acumulaba dos extra bases —doble y jonrón— y 7 RBIs. ¿Qué sucedió este jueves después de siete visitas al home durante la maratón de 11 innings entre Matanzas-Las Tunas? ¡Probablemente ya sepas que Drake bateó de 7-6, con siete remolcadas! ¿Verdad? Pero también deberías saber que: ¡Con seis swings, Drake implantó par de récords en la historia de los playoffs del béisbol cubano!

Los seis hits —incluidos un doble y un jonrón—, superaron la marca anterior de cinco, y las 7 RBIs ingresaron esta tarde en los libros de récords para bateadores de Matanzas en postemporada. De hecho, si recuerdas las líneas expuestas hace menos de 120 palabras aquí, verás que Drake duplicó en un solo partido todos sus números registrados en esta postemporada:

Antes del juego:

4 hits

1 doble

1 jonrón

7 RBIs

En el Juego 4 ante los Leñadores esta tarde:

6 hits!

1 doble!

1 jonrón!

7 RBIs!

Y sí, ¡después de todo llegó su gran momento! Pero además de esa impresionante irrupción ofensiva de Drake, lo más significativo es que los Cocodrilos de Matanzas lograron ganar el Juego 4 e igualar 2-2 la serie Semifinal ante los Leñadores de Las Tunas. De haber perdido, sin dudas los récords de Drake no habrían tenido el mismo impacto.

Desde el inicio del match, este jueves 11 de marzo de 2021 debería llamarse la tarde de Yadir Drake. Su show de batazos comenzó cuando subió a lo profundo del leftfield una curveball del abridor de los Leñadores, el zurdo Ángel Sánchez. Pero luego de poner delante por 3-0 a Matanzas, Drake devoró en una brillante atrapada un fly de Rafael Viñales a los profundo del right center. Si picaba ese batazo, dos carreras habrían anotado sin contratiempos.

Un inning más tarde, en el segundo, Drake sacudió un doble de línea al left, aplastando una slider del relevista tunero Kenier Ferraz. Sus siguientes tres hits fueron sencillos, hasta que el marcador dio vueltas, y vueltas, ¡y más vueltas! Los Leñadores perdían 7-0 cuando fueron a batear en el final del tercer inning. El abridor de los Cocodrilos, Naykel Yoel Cruz, había admitido un solo hit (sencillo de Yosvany Alarcón por tercera), y cerró el segundo episodio con tres ponches.

Sin embargo, antes de que finalizara el primer tercio, la combatividad de los Leñadores cambió rápidamente el curso del juego: Anotaron cuatro carreras en ese cierre del tercer capítulo, y dos más en el cuarto. Más tarde, en el final del sexto, los hermanos Alarcón produjeron el empate ante el relevista de los Cocodrilos, David Mena. ¡Siete a siete! Sí, cuando Drake desató su “bat-flip” en el mismo primero inning y luego sonó doblete para subir al score el 7-0, esa probabilidad no parecía creíble.

Pero sucedió. Un excelente relevo del diestro Yasel Labrada durante 5.1 innings cubrió gran parte de los ocho ceros consecutivos que recibieron los Cocodrilos desde el tercer episodio hasta el décimo. Después de anotarse 14 carreras por ambos equipos en los primeros dos tercios del partido, el duelo de relevistas entre el diestro Joel Suárez y el dúo Yasel Labrada-Alberto Pablo Civil persistió hasta el inicio del onceno episodio.

Cuando inició la oncena entrada, de los 20 corredores dejados en base por ambos equipos, hubo seis oportunidades desperdiciadas para romper el empate 7-7. En ese final del sexto, Andrés De La Cruz bateó para double play ante Suárez con la posibilidad de completar lo que habría sido una remontada épica para los Leñadores. De ahí en adelante, el noveno fue otro gran momento tras el cero que le tiró Alberto Pablo Civil a los Cocodrilos.

Con la posible carrera de la victoria en segunda luego de los sencillos que batearon De La Cruz y Manuel Ávila, el emergente Leonis Figueredo se ponchó. En el décimo, una colosal atrapada de Eduardo Blanco evitó que el largo batazo de Danel Castro marcara la diferencia ante Joel Suárez. Y, tras no aprovechar las oportunidades, la magia de este impredecible se encargó de mostrarnos un emocionante guion para el éxito de los Cocodrilos.

Así pues, el béisbol nos regaló otra lección de su esencia mística: ¡Otra vez, el hombre del fildeo abrió inning! Eduardo Blanco bateó un sencillo, Aníbal Medina lo movió a segunda con un toque de sacrificio, pero Yadil Mujica falló y puso la entrada en dos outs. En esa situación, Civil le dio el boleto intencional a Jefferson Delgado. Sin embargo, perdió en el conteo a William Luis y entonces se llenaron las bases de Cocodrilos.

Después de casi cuatro horas de intenso desafío, esto estaba sucediendo: Primer extra-inning de esta semifinal. Apertura del 11no capítulo. Juego 7-7, dos outs. ¿Quién subía al plato, para consumir su séptima aparición de la tarde? Sí, Yadir Drake. El hombre de la sonrisa contagiosa y los toques de bate en el dugout, para animar el ambiente y generar buena vibra con sus compañeros. El jugador especial que, aún con la posibilidad de seguir contratado, escogió la opción de regresar a Cuba y apoyar a los Cocodrilos, en este tiempo difícil amenazado por la COVID-19.

¡Ganaron los Cocodrilos, 12-7!: Se empató la semifinal. pic.twitter.com/4AZFZJ0pwm

— Yirsandy Rodríguez (@Yirsandy) March 11, 2021

Matanzas tuvo la posibilidad de definir el juego antes de llegar al inicio del onceno, pero Jefferson Delgado, Yariel Duque y Evelio Hernández no pudieron vestirse de héroes en el séptimo, octavo y décimo inning, respectivamente. Todos fallaron con corredores en posición anotadora, hasta que las oportunidades de los Cocodrilos se redujeron al enfrentamiento Alberto Pablo Civil vs. Yadir Drake. Tres pitcheos después, ya sabes lo que sucedió: ¡Drake sacudió sencillo por el centro del campo y puso a Matanzas delante con su sexto hit de la tarde!

El rally de cinco carreras, adelantó la victoria de los Cocodrilos por 12-7.

Como dije antes: Los grandes momentos a veces están destinados sólo para jugadores especiales. Este jueves, ese refrán se volvió a cumplir en el béisbol.

Era la tarde de Yadir Drake: Y ahora los Cocodrilos de Matanzas están de regreso.

Tomado de: baseballdecuba.com

 

 

2 comentarios

  1. Ahora Matanzas tiene una ventaja palpable pero hay que ganar el 4to juego, lo cierto es que el ego de los matanceros esta por el cielo, pero aun asi pienso que el play off puede extenderse a 7 juegos

    • Kikiriki el 13 marzo, 2021 a las 12:16 pm
    • Responder

    Estos 2 últimos juegos han mostrado al verdadero MTZ, ya se ven en forma. Ese 3er juego donde LTU no hizo carreras le va a costar el campeonato,
    El domingo se van a caer a palos, si Ferrer es inteligente no abre con Entenza y se faja a los palos a ver q pasa. Guardar a Entenza pa los finales del juego o para el juego 7 es su mejor estrategia,
    Si no es en 6 es en 7 pero esto, y el campeonato, es de MTZ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.