Entrevista exclusiva para la MD a Adriano Barreras: “Juegue por aquí o por allá, igual lo voy a hacer con mucho amor”

9:27:00 PM

 

Por el peñista de la MD y de Cascajal, Villa Clara: Yerislandy Conde

 

 

 

Con una de las figuras que nos sería de mucha ayuda actualmente dentro de nuestra Selección Nacional de baloncesto masculino, logramos hacer contacto directamente desde Ecuador; país donde reside hace ya buen tiempo, y que también está muy interesado en acogerlo dentro de sus filas Nacionales. En otra exclusiva para el sitio web de la peña Martín Dihigo, traemos hoy la figura del camagüeyano Adriano Barreras.

 

Adriano Barreras

 

 

MD: ¿Cómo fue la niñez de Adriano por allá por Cuba, por allá por su tierra?

AB: En realidad tuve una niñez bastante buena. Gracias a Dios tuve los mejores padres del mundo; que se sacrificaron bastante y me apoyaron bastante en todas las decisiones que tomé a lo largo de mi vida, tanto en la escuela como en la parte deportiva. Así que, fue una etapa bastante bonita.

MD: ¿Cuándo te vas por el basket?

AB: Empecé a jugar desde los 7 años. Obviamente practiqué otros deportes como béisbol, ajedrez; pero ninguno me llevó a motivar y a inspirar tanto como era jugar o ver a alguien jugando basket. Cuando veía a los equipos jugando las Ligas Nacionales y cosas así. Pues desde los 7 años lo empecé a practicar. Hice toda mi etapa en la Escuela, toda esa etapa formativa. Entré a la EIDE con esas becas que te dan a los 11 años. Jugué todo el tiempo en la EIDE y luego en la ESPA posteriormente, hasta que obviamente, me fui del país. De ahí nunca tuve pensado irme, hasta que estaba viendo que sobretodo la situación deportiva allá no mejoraba. Siempre tenías que jugar con el mismo equipo, subir a los Equipos Nacionales era muy complicado por x o por y; así que uno se va inclinando por el hecho de que: bueno, si quiero demostrarme a mi que puedo jugar aquí y puedo jugar allá, necesito irme; y gracias a Dios mi papá salio del país y más atrás me fui yo.

MD: ¿Sientes nostalgia por aquellos años? ¿Algo que extrañes en particular?

AB: La nostalgia si la sientes; bueno, me queda mi abuela y mi tío que era lo más cercano allá; pero la nostalgia la sientes con tus amigos, esas personas cercanas que estaban ahí, que siempre te ayudaban, que siempre te apoyaban. El saber que la situación allá cada vez está un poco más complicada para ellos; y bueno, por más que uno intente de ayudarlos, siguen estando mal. Entonces en realidad te afecta un poco. Yo ya llevo poco más de 5 años sin ir al país; todos los años digo que voy a ir pero siempre se presenta algo; o algún tema familiar o algún tema profesional. Y se me complica mucho el tema de ir; pero bueno, siempre estoy bastante pendiente de las noticias, de los amigos, de las cosas que pasan allá, de la familia. ¡Y extrañar!, pues obviamente, Cuba nunca sale ni de la cabeza ni del corazón de nosotros, pero ya está, toca uno seguir adelante y esperemos que en algún momento pueda ir y visitar a mi gente.

 

 

MD: ¿A quien(es) le debes en tus inicios deportivos?

AB: Le agradezco montón, obviamente a mi familia, mis padres; a mi entrenador formador Julio Altunaga; y posteriormente a los que tuve en la EIDE. Mi sueño siempre fue ser médico – como mis padres – pero ya alrededor de los 17 años, me empecé a inclinar más por el deporte; y bueno, pues acá seguimos.

MD: ¿Por qué te fuiste por la vía del deporte y no por lo que realmente querías?

AB: Creo que podría haberme ido bien como médico; pero toda la vida entrenando, viendo cambios en mi cuerpo, mi mente, mi juego, y dejarlo ahí; la verdad que quería ver que más podía hacer deportivamente: la adrenalina, las sensaciones que experimentas en cada entrenamiento o juego. Creo que esas pequeñas cosas me hicieron cambiar de opinión, y lo volvería a hacer; ha sido una experiencia hermosa.

MD: ¿Llegas a jugar en Cuba Torneos de Ascenso o Ligas Superiores?

AB: Si claro; jugué dos Ligas Nacionales y dos Torneos de Ascenso con Camagüey. En el 2013, 2014…ya en el 2015 me fui del país. La verdad, en la primera Liga me fue mejor que en la Segunda, creo que el tema de ser Novato, los chicos te apoyaban bastante. Ya en la segunda Liga recuerdo que nos había dirigido Leonardo Pérez, ya en esa Liga me impusieron más presión sobre los hombros, el tema de que querían que jugara más, que tuviera más minutos; pero no aguanté mucho la presión, creo que todavía no había madurado en carácter y en aptitud, tenía 20 años. Tuve buenos partidos, pero más malos que buenos, fue una temporada regular en realidad, no como yo esperaba o como lo esperaba todo el mundo. Nunca me llegué a sentir cómodo; jugaba de base o jugaba de escolta o de alero, pero nunca me llegué a sentir cómodo, es la verdad. Y bueno, me preparé bastante para la siguiente temporada. Recuerdo que jugué el Ascenso, se jugó en un concentrado que se hizo creo que en Ciego de Ávila. No jugué mucho, ya mi papá se había ido del país y tenía mi cabeza más en otro lado. Tenía ciertos problemas personales, ciertas cosas y en realidad no fue un buen torneo para mí tampoco.

Las experiencias fueron bastante buenas, sobre todo ese primer año, el tema de ser Novato y haber tenido una buena temporada, fue bastante bonito, el apoyo de los chicos. La segunda temporada pues ya me preparó mentalmente, el tema de que ya cuando terminas dices: bueno, no me puede volver a pasar esto o aquí o en otro lado”. Eso me hizo madurar en cierto sentido, obviamente a medida que van pasando los años te vas enfrentando con nuevas situaciones, con nuevas cosas; y ya sabes como afrontarlas, o te caes, pero te vuelves a levantar. Entonces esos dos años me prepararon bastante, absorbí bastantes cosas de muchos jugadores, de muchos entrenadores, y ya cuando llegue acá a Ecuador me empezó a ir bastante bien.

MD: De los compañeros que tuviste allá en Cuba, ¿con cuales hubo mejor química dentro de la cancha?

AB: Me sentía mejor con los chicos de mi edad, que veníamos juntos; con Leonardo Rodríguez que había sido entrenador mío en la EIDE, y ahí era compañero mío. Era con los que mejor relación tenía.

 

 

MD: Te llega la salida del país, ¿cómo afrontas ese cambio para tu vida?

AB: Todo cambio es duro, a pesar de tener a mi familia, fue duro; pero poco a poco fui abriéndome camino, conociendo a las personas indicadas. Actualmente vivo en Ecuador, juego en el extranjero cuando me contratan, y esperemos poder seguir así, solo Dios sabe.

MD: ¿Cuándo le llega la primera oportunidad de jugar a nivel profesional y qué se viene de ahí en adelante?

AB: Bueno, ya una Liga Nacional como tal fue en el 2016. Yo llego en el 2015 pero no me trajeron por contrato ni nada, vine a vivir acá; entonces pues obviamente no me conocía nadie, nadie sabía quien yo era. Como no había sido atleta del Equipo Nacional en Cuba pues no tenía muchas referencias, entonces era muy complicado. Entonces en el 2016 participé con un equipo que se llama ADN, que es un equipo de la Marina Naval de acá de Guayaquil.

No jugué la temporada completa porque tuve una contractura pélvica, que en realidad me tuvo casi un mes alejado de las canchas. Ya cuando volví el equipo ya estaba fuera de clasificación, pues son dos partidos por semana y son como 3-4 semanas; ya cuando volví el equipo tenía como 8-9 pérdidas y era muy complicado. Pero me dio el chance a tener par de partidos muy buenos, que fue lo que dio apertura a que jugara con el club HR, de la ciudad de Portoviejo, en el 2017. Ya con ellos jugué la Liga Nacional, quedé Líder Goleador acá en la Liga Ecuatoriana, perdí en play-off en cuartos de final. De ahí, como ellos habían sido campeones el año anterior, participé con ellos en la Liga Sudamericana que se hizo en Bolivia, en Potosí en el 2017. Me fue re-genial, me fue bastante bien; lo que dio apertura a que en el siguiente año 2018 ya me contratara un club con más nombre acá que se llama Piratas de Los Lagos. Es un club bastante grande, bastante bueno, maneja muy buena economía en el país, muy buena imagen; entonces en el 2018 jugué con ellos. Incluso en el equipo estaba Marvin Cairo. Perdimos en semifinales, en los play-off; fuimos invitados especiales y participé en otra Liga Sudamericana ese año. Entonces dio apertura a que me conocieran más acá en lo que era Sudamérica.

Terminé de jugar esa Liga en noviembre del 2018, firmé con un Agente que trabajo actualmente con él, Aníbal Pawlik, que es argentino, vive en Buenos Aires. En enero me consiguió un contrato todo el año para irme a jugar a Bolivia, a Potosí, con el club Atlético Nacional. Con ellos quedé campeón invicto en el Torneo Ascenso, quedé MVP, Líder Goleador; y de ahí ascendimos a la Liga Nacional como tal, la Libobasket. Volví a quedar Líder Goleador de la Liga, MVP de los extranjeros; pero perdí en la final. Cosas que pasan deportivamente.

Ese mismo año, pues ya 2019 a finales, me llamó Ferro Carril Oeste para ir a jugar la Liga Argentina, y bueno, por problemas de visado se me demoraron los papeles, no se concretó; ya después vino la pandemia y bueno, 2020 todos sabemos como fue. Y ahora a finales de 2020, septiembre-octubre, ya por fin pude cerrar con el club otra vez, y me fui a Argentina donde estuve tres meses hasta que regresé ahora en enero.

MD: ¿Cómo te fue esta última temporada con el Club Ferro Carril Oeste en la liga de Argentina?

AB: La verdad que es totalmente diferente, no me fue mal pero no me fue como yo quería, como yo esperaba. Me costó al principio un poco, físico y mentalmente adaptarme a la Liga, es diferente. Los cubanos que han ido allá, los que van porque el país les da el permiso para ir, los apoyan bastante los clubes, les dan más chance, quizás por el tema que llevan más años en la Liga. A mí en realidad me exigieron mucho, me intentaron cambiar muchas cosas de mi juego y me sirvió, pero no me sentí cómodo al principio. Y ya cuando empecé a sentirme cómodo no tenia química con el entrenador, entonces eso hizo que cayera en un bache emocional donde ya yo no logré salir de ahí. Me dijeran lo que me dijeran o hicieran lo que hicieran, no me sentía bien y preferí irme. Quizás pensar en el año que viene, en otro club donde me den más chance. Por lo general en todas las ligas, el extranjero llega y tiene que hacer todo; pero allá fue todo al revés, donde yo llegué y yo tenía que hacer las cosas a su manera, cosas a las que no estaba adaptado. Quizás si yo hubiera ido con más tiempo me hubiera dado chance, pero llegué literalmente una semana antes de jugar el primer partido de la liga. No estaba acostumbrado a la intensidad y al ritmo de juego de ellos, ni a su juego tan esquemático. Mi juego es un poco más de explosividad, de carrera, de tener mucho el balón en la mano. Allá era todo lo contrario, corrías pero tenías que pararte en un lugar específico, ciertas reglas a las que no me adapté al principio. Y todo eso fue generando desconfianza de parte y parte, y ya llegó un momento en el que era mejor irse a tener algún problema o salir discutiendo. Creo que profesionalmente es mejor decir: “bueno, sabes que, creo que las cosas no funcionaron y prefiero irme tranquilo, con la cabeza alta y no salir con un problema mayor”.

Entonces ese fue el tema. Dos semanas después me llamó el Club Riachuelo, un equipo de la Liga Argentina de la Segunda División, me llamó para jugar ese torneo – el Torneo de Ascenso – que es muy bueno también; pero ya no llegué a un arreglo económico. En realidad yo creo que debí haber aceptado para haberme quitado un poco la pica, pero era muy poco dinero, no me significaba para nada, yo gano el doble trabajando acá. Y preferí quedarme, estar con mi familia, con mis amigos, haciendo mis cosas. Y ahí estoy esperando, si Dios permite podría irme a Colombia bueno, no se, está muy complicado acá Sudamérica por el tema de los contagios y todo eso.

 

 

MD: Me cuentas que compartiste club con Marvin Cairo, ¿has compartido con algunos otros cubanos además?

AB: Acá cuando llegué – en el 2015 – no jugué, pero compartí ciertos programas con Michael Guerra, que vive acá en la ciudad; ya hace años que no lo veo a pesar de que vivimos en la misma ciudad. Está también Yasmani Fundora, que vive alrededor de tres horas de acá de la ciudad donde yo estoy, está Yassel Farrés; son los cubanos con los que he tenido bastante roce. De ahí pasaron por acá Alejandro Arcia, Santiago Peñalver, pero pasaron el año antes de yo haber venido, ahora ellos viven en Perú, entonces no he tenido roce con ellos. Con Marvin fue una experiencia bastante buena, obviamente 2018 yo prácticamente recién empezaba, ya él tenía su curriculum, había jugado en México, Argentina, en otras ligas; entonces fue bastante bueno aprender de jugadores y absorber cosas nuevas. De allí en Bolivia recuerdo que me topé con Castillo y con Daniel Nembhard, que viven ahí en La Paz. Son los cubanos así con los que he tenido más roce. En el 2018, como Piratas de Los Lagos es de la ciudad de Ibarra, en esa ciudad viven las hijas de Reynaldo García, entonces compartimos en cancha par de entrenamientos, conversamos un poco. También ha estado por acá El Ruso, Darol Hernández, que está jugando ahora en Bielorrusia, con él también he tenido bastante roce. Esos son los que más recuerdo ahora.

MD: ¿Ya posees la nacionalidad ecuatoriana?

AB: Le cuento que he estado desde el 2018, obviamente intenté nacionalizarme por una vía pero no se dio. Ese año yo me casé acá, llevo tres años de casado con una ecuatoriana, tengo una nena también ecuatoriana. Entonces eso a partir de los dos años, ya tiene ciertos requisitos que te hacen que puedas nacionalizarte más rápido. Esperé, después del 2018 que fracasé con los papeles dije: “bueno, voy a esperar dos años y en el 2020 lo hago”. Entonces el 8 de marzo del 2020 yo cumplía dos años y dije: “ahora voy a ingresar los papeles”; y acá el 11 de marzo nos confinaron a todos, nos encerraron durante 80 días. Entonces ya no pude hacer nada.

Después del confinamiento empecé a hacer los papeles y me fui a Argentina. Regresé el 13 de enero y bueno, tenía que cambiar la cédula; eso era lo primero. Tenía mal la cédula de acá, ahora estoy en el proceso de cambiar la visa del pasaporte viejo al pasaporte nuevo. Ya voy por la quinta semana, supuestamente entre 5 o 6 semanas me daban turno para ir a buscarlo ya. Estoy en ese proceso, y una vez que me entreguen eso, pues ya saco la cita para la naturalización. No se cuanto va a demorar, ojalá y sea rápido, que no siga demorando más porque ya en realidad llevamos año y pico en esto.

 

 

MD: De poder obtener la nacionalización, ¿qué hay de cierto en que jugarías con la Selección de Ecuador? ¿Estás esperando un llamado de la Selección Cubana?

AB: Buena pregunta, la verdad, a cada rato me la hacen a todos lados que voy. En realidad yo siempre digo que son sentimientos divididos; obviamente Cuba lo llevas en la sangre, eso nadie lo va a cambiar. Llevo casi seis años acá, tengo a mi familia, tengo a mis padres, tengo a mis amigos, tengo todo acá; entonces en realidad he hecho una vida, aquí tengo a mi hija. Yo siempre digo que es como una carrera. Obviamente la Selección de Ecuador me ha llamado, antes de ayer me escribió Luciano Martínez, que es un entrenador argentino que vive acá, que parece que va a ser el Asistente. Ya hoy me escribió a través de un periodista John Escalante, quien va a ser el entrenador este año otra vez de la Selección Masculina. Entonces en realidad han estado bastante pendientes, si me llaman, siempre están con el tema de cuando salen mis papeles para que juegue con ellos, se ha hecho público en todos lados.

En realidad si a mí ahora me llamara la Selección Cubana, yo gustoso iría, obviamente no podría negarme; pero si me llama la ecuatoriana primero, me iría a la ecuatoriana. Es un tema de una carrera, creo que el primero que me llame, iría. La de Cuba lo veo muy complicado por la política que se maneja con ciertos deportistas; y bueno, está bien, cada país tiene sus motivos y sus razones y no voy a opinar contra eso tampoco. Ya veremos que pasa, solo Dios sabe que es lo que va a pasar, “juegue por aquí o por allá, igual lo voy a hacer con mucho amor”.

MD: Entonces, mitad cubano – mitad ecuatoriano.

AB: Exacto, jajaja.

 

 

MD: Deportivamente hablando, ¿cuáles son las metas que tienes?

AB: Quiero volver a Argentina, quiero hacer las cosas que estoy acostumbrado a hacer y sentirme bien, eso es lo primero que tengo. Tengo esa espina clavada ahí. De ahí pues me gustaría seguir jugando en otras ligas, las que más pueda; sea cual sea, no importa el nivel, no importa el país, lo que sea. Me gustaría seguir viajando, seguir conociendo, seguir explotándome hasta cierto punto que yo mismo tenga que decir: “sabes que, no puedo más porque estoy cansado o no puedo más porque ya el nivel no me da, o lo que sea”. El sueño de todo el mundo, me gustaría jugar en Europa. Es bastante complicado, es muy difícil llegar allá, pero bueno, en la vida no hay nada imposible. Pero por lo pronto me gustaría volver a Argentina, hacer las cosas bien y ya veremos más adelante que pasa.

Fotos suministradas por el entrevistado.

 

5 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    • El Conde MD el 4 abril, 2021 a las 9:52 pm
    • Responder

    Mucha suerte mi hermano, y pues a seguir logrando exitos, ya sea por la Seleccion de Cuba o por la de Ecuador, se q tendras muchos logros….un abrazo y miles de bendiciones.

    • Amaya el 4 abril, 2021 a las 11:15 pm
    • Responder

    Buen basquetbolista, vamos a ver al final con que seleccion nacional juega, que va pintando para que sea con Ecuador

  1. Excelente la nueva entrevista exclusiva para nuestra web de manos del Conde y por supuesto del protagonista que acepto brindar su historia para nuestra web. Le deseo muchos éxitos a Adriano, que logre todo lo que le falta por logar en sus metas. Conde mi hermano usted esta fuera de liga, la CONDEMANÍA no para. Un abrazo.

  2. Es bueno conocer de este joven coterraneo, jeje, le deseo la mejor de las suertes y que siga en ascenso su carrera, gracias por la entrega Conde mi herma….saludos desde Camaguey

    • El Vini el 5 abril, 2021 a las 2:52 pm
    • Responder

    Otra excelente entrevista Conde, para Barreras el mayor de los exitos y que le llegue su nacionalidad para poder jugar con la seleccion que es la meta de cualquier atleta, muchos exitos, graxias Conde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.