Entrevista exclusiva para la MD a Michel Sarría. “Mi principal objetivo es darle una vida digna a mi familia”

11:13:56 PM

 

Por el peñista de la MD y de Cascajal, Villa Clara: Yerislandy Conde

 

 

 

La vida – a veces injusta, a veces dolorosa – nos pone a prueba; pruebas que debemos y tenemos que superar, de eso se trata; de una carrera con obstáculos. La historia que ponemos hoy a disposición de todos, es una de esas que nos toca de cerca el corazón, una de esas que nos conmueven; pero que al final tendrá de seguro un final feliz. Hoy les presentamos, y como siempre en exclusiva para el sitio web de la peña Martín Dihigo, el testimonio de un boxeador cubano que de pronto vio toda una carrera desvanecerse, y tuvo que buscarse la vida de disímiles maneras; su nombre, Michel Sarría.

 

Michel Sarría

 

 

MD: Remontémonos un poco a los inicios de tu vida…

MS: Nací el 5/3/1984 en La Habana, municipio de Arroyo Naranjo. El ambiente en mi familia siempre fue de los mejores, siempre me apoyaron, gracias a eso pude salir adelante. Mis padres y hermanos siempre sacrificaron todo para que yo pudiera cumplir con la disciplina que exige el deporte; si necesitaba de alimentos, ropa, lo que fuera; ellos dentro de lo posible trataban de suplir esa necesidad.

MD: ¿A que edad ya te adentras en el boxeo?

MS: Comencé en el boxeo a la edad de 11 años, en el Ciro Frías; con el magnífico entrenador – ya fallecido – Luis Antúnez, conocido como El Kinder. Yo era luchador de libre anteriormente, era una tradición familiar. Mi tío por parte de padre fue campeón mundial, Carlos Sarría; y mi tío por parte de madre también fue luchador de libre, William Méndez; así como mis primos, mi hermano. Pero un día saliendo del colchón, vi un entrenamiento de boxeo y eso se robó mi atención y me apunté enseguida.

MD: ¿Qué significaba, o qué significa aun para tu persona, ser sobrino de un campeón mundial?

MS: Hermano, primero que todo un reto cumplido, y un orgullo por haber alcanzado también un título mundial. Y más orgullo aun porque aunque no fue en el mismo deporte, logré el sueño de llegar al nivel que me propuse.

MD: ¿Cómo fue tu crecimiento ya como boxeador?

MS: Participé en un Provincial, en el antiguo cine Cuba, pero fuera de competencia; y allí Cirilo López – quien era el Jefe de Cátedra de la EIDE – vio potencial en mi e integré la matrícula. Luego pasé por todas las escuelas deportivas, Academia, ESPA Nacional y Equipo Nacional finalmente.

En la EIDE estuve un año, donde la superación y la experiencia fueron inolvidables. El claustro de entrenadores era de los mejores, muchos ya fallecidos; pero me regalaron sus experiencias. Paul Díaz, Castro, Cirilo López, Felizola, Rolando Castellanos, Flores Martín Maceo; son los “culpables” de todos mis resultados en la categoría Escolar, provinciales y nacionales.

MD: Competencias que recuerde Michel de aquellos tiempos…

MS: El Campeonato Nacional del año 2000, en el que fui campeón y el Atleta Más Técnico del certamen; lo cual me llevó a pertenecer al Equipo Nacional Juvenil. Año en que no se contaba con una medalla mía y fui la sorpresa de todos.

 

 

MD: Tu paso ya por la categoría Juvenil…

MS: Bueno, en el tiempo Juvenil, me fui superando cada vez más. Fui Campeón Nacional Juvenil los dos años, en 60 Kg. y en 63 Kg.; y Más Técnico del certamen, título que me acompañó en todas las competencias en donde me coroné. Fui la primera figura de Cuba siempre, y representé al país nacional e internacionalmente.

Soy campeón de diez Copas Internacionales Roberto Balado; de los Juegos del ALBA; campeón del Especial Juvenil; campeón en diferentes topes de Europa en Francia, Alemania, Holanda, Italia, entre otros; y finalmente campeón Mundial Juvenil.

MD: Hagamos un énfasis en ese torneo, en ese Mundial Juvenil…

MS: La preparación para el Mundial fue en Colombia, donde tengo una gran experiencia; ya que en un sparring recibí un golpe en la cabeza y me descontroló la presión arterial durante toda la preparación. Esto pues me impidió asistir a los entrenamientos, y supuestamente sería el fin de mi sueño y la posibilidad de participar en el Mundial. Cuando regresamos a Cuba, no se contaba con mi presencia en el Mundial; pero para sorpresa de todos, misteriosamente no me subió más la presión. Aun así los entrenadores no querían correr el riesgo, pero el Jefe de los Entrenadores – Pedro Roque – me dio la posibilidad de escoger, y yo le dije que quería participar porque el Mundial Juvenil era una sola vez en la vida. Mis padres tuvieron que firmar un documento, haciéndose responsables por mi decisión. También con los cuidados de los médicos Oscar Ramírez y Juan. Y aun sin la parte final de la preparación, me coroné Campeón Mundial y Más Técnico del Certamen.

La presión y la responsabilidad de lo que me pudiera suceder, le propinó a mi mamá una isquemia transitoria, que después la llevó a un infarto cerebral; pero felizmente y gracias a Dios hoy se encuentra bien. En ese Mundial tuve cinco combates, el ambiente de la competencia para mi fue muy tenso, pero solo pensaba en que era mi oportunidad. Eso fue año 2002 en Santiago de Cuba.

MD: ¿Cómo te preparaste física y mentalmente para el combate por el título?

MS: Bueno, mi pensamiento estaba en las palabras del médico colombiano que me atendió, me dijo que yo no podía coger más golpes en la cabeza; y pues decido arriesgarme, pero traté de recibir lo menos posible, y parece que lo logré, jajaja.

 

 

MD: Ya siendo Campeón Mundial, ¿cuántos recuerdos te vienen a la mente? ¿En quienes pensaste?

MS: Fue difícil, pero bien gratificante. Tuve la oportunidad de tener a mis padres conmigo durante la competencia, y celebré la victoria con ellos.

MD: Luego de ese momento de gloria, ¿en qué enfocas tu carrera deportiva?

MS: Comencé en el Equipo Nacional de Mayores en el año 2003 hasta el 2009, donde me mantuve siempre como segundo hombre de Cuba durante todos esos años. En aquel entonces la primera figura era Mario Kindelán. Fueron años de un reto grande y de muchas experiencias, ya que en todas las divisiones Cuba tenía hombres de primera; desde Yan Barthelemy en los 48 Kg. hasta Odlanier Solís en +91 Kg. Pero era una superación constante. Fui medallista de plata en torneos Playa Giron; en la Segunda Olimpiada del Deporte Cubano; oro en Copa Independencia en República Dominicana; campeón de la Primo Carnera en Italia; entre otros.

MD: Seguramente que tuviste el privilegio, por así llamarlo, de pelear varias veces con el gran Mario Kindelán, ¿qué opinión te merece?

MS: Hermano, la mejor persona que he conocido, y una calidad humana al 100%. En realidad peleamos solo una vez, en la Olimpiada Nacional del Deporte Cubano, donde perdí 8×6. Pero fue una escuela para mí, y un mérito chocar guantes con tan solo 19 años con uno de los más grandes del boxeo cubano.

MD: Y a modo general, ¿qué opinión tienes acerca de aquel grandioso equipo?

MS: El mejor equipo de aquellos tiempos, sin lugar a dudas; la verdadera nave proa del deporte cubano. Para mi estar dentro era algo inexplicable; era una mezcla de presión y a la misma vez de satisfacción, de orgullo; porque no todo el mundo tiene esa oportunidad y lograr el respeto y la admiración de tantos grandes.

MD: Motivos por los cuales decides poner fin a tu carrera deportiva…

MS: En realidad mi carrera no fue solo de cosas buenas, estar entre tantas personas fue difícil. Cuba tiene un sistema complicado en todos los sentidos. Pero lo que me llevó a decidir no boxear más fue un viaje a Kazajstán, donde fui sin ropa deportiva y sin dieta de bolsillo – como se le llama a los 10 dólares diarios que te dan – porque supuestamente el INDER no tenía presupuesto. En la escala en Rusia fui expulsado del hotel por falta de pago; y cuando finalmente llego a Kazajstán y termina la competencia, dieron un premio de 2000 dólares, y cuando llegamos a Cuba solo nos entregaron 100. Ahí decidí que no quería seguir bajo estas condiciones. Además que ya desde hacía un tiempo no estaba conforme con muchas cosas. Cuando Mario se retiró dijo que el relevo estaba en mis manos, y pusieron arbitrariamente a Yordenis Ugás por delante de mí, y en aquel momento yo le había ganado en la Copa Roberto Balado. Pero antes pusieron también a Raudel Sánchez; no me daban viajes siendo supuestamente el segundo hombre de Cuba y todo esto me llevó a decepciones.

 

 

MD: Ahí pones punto final, ¿a qué se dedicó luego Michel Sarría?

MS: Bueno, Michel Sarría tuvo un retiro difícil y triste, ya que luego de no querer boxear más, todos mis amigos y hasta familiares me dieron la espalda; no estuvieron de acuerdo con mi decisión. Lo primero que hice fue vender algunas cosas personales como lavadora, equipo de música y demás. Con ese dinero invertí en un kiosco de viandas y comencé a trabajar vendiendo. Luego trabajé como trapichero en una guarapera que administraba, y posterior fui el dueño. Un poco más tarde terminé trabajando en un taller de reparación de carros, cambiando hojas de muelle y espirales; el cual es del tío de la madre de mis hijos. Estando allí, y ya fuera de todo por unos cuantos años, aun el deporte me pagaba un salario de 250 pesos MN. Un día fui a cobrar y se me informa que no tenía salario porque había una sanción de tres años por un supuesto intento de salida ilegal del país, jajaja. Lo que me salvó de esto fue que yo siempre tuve una doble vida entre el deporte y la música. En aquel entonces yo cantaba en la peña del grupo Klímax, todos los lunes en la Casa de la Música de Miramar; y Giraldo Piloto envía una carta al INDER y videos, corroborando que todo era mentira. No hubo sanción en papeles, pero al final me quitaron todos mis méritos y mi salario nunca regresó. Era gloria del deporte cubano en papeles, pero nunca me atendieron ni participé de ningún beneficio.

Canté con muchas agrupaciones; Klímax, Coto y Eco del Caribe, Sonido Habana, La Pegada Perfecta, entre otras. Participé en el segundo Festival de Salsa en el Puente Almendares; y aun así, cuando me llegaba algún viaje, misteriosamente no se daba, jajaja. Ahí decidí salir del país y buscarme un futuro fuera, dejando mi mujer, padres e hijos.

MD: ¿Cómo fue ese proceso?

MS: Para esto hice un proyecto que llamé Del Boxeo para la Música, armé una agrupación musical. Dábamos conciertos por toda Cuba y además se efectuaban carteles de boxeo; y yo peleaba y después cantaba. Todo iba bien, invitaba glorias del deporte para que hablaran con la gente de sus experiencias y demás. Pero como todo, me cerraron, porque decían que estaba yendo en contra de la política del país; porque de los cobros de los conciertos yo les pagaba a las personas que participaban, y me dijeron que a los atletas no les podía pagar. Esto tuvo una repercusión internacional y un productor venezolano nos contrató, pero como no era profesional de la música y el INDER no me apoyaba, lógicamente no se dio. Entonces cuando me enteré del libre visado, comencé a guardar dinero y salí por Guyana.

Yo quería llegar a Venezuela para continuar mi vida en la música con este productor, y solo podía hacerlo a través de la frontera con Brasil. Pero la situación de Venezuela la conocemos todos y el productor salió a España. Y pues ya en Brasil no me quedó opción y me quedé a trabajar en lo que fuera para hacer dinero y seguir a México, porque me quedé sin dinero en la frontera. Y finalmente aquí continúo luchando.

 

 

MD: ¿La idea era seguir hacia Estados Unidos?

MS: Realmente lo que busco es un lugar donde con mi trabajo y esfuerzo pueda ayudar a mis hijos.

MD: ¿Sus hijos siguen en Cuba?

MS: Infelizmente, si hermano.

MD: ¿No has podido trabajar allá en Brasil en algo relacionado al boxeo?

MS: Yo he trabajado aquí en diferentes Estados como entrenador, incluso estuve preparándome para debutar en el Pro; pero este país es peor que Cuba, gustan de mucho trabajo y poco dinero. Además son racistas, regionalistas, algo ignorantes; de todo lo que usted se pueda imaginar.

MD: ¿Te sientes en condiciones aun de boxear?

MS: Si, seguro.

MD: Ahora mismo, ¿cuáles son los objetivos a cumplir?

MS: ¡Mi principal objetivo es darle una vida digna a mi familia!, sacarlos de esa miseria.

MD: Como deportista, ¿te quedó algo pendiente?

MS: A un atleta siempre le queda la espina de ser lo más grande, y eso es ser Campeón Mundial Profesional. Pero ahora me conformo con que mis hijos no pasen necesidad, y trabajo diario para eso. Es triste el tiempo y la distancia, pero no hay de otra; es la alternativa a que nos obliga un sistema como el nuestro: separación y sufrimiento. Pero hay que seguir adelante, porque dar un solo paso atrás, es darle el gusto de verte derrotado.

 

Fotos suministradas por el entrevistado.

 

 

8 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    • El Conde MD el 3 mayo, 2021 a las 12:25 am
    • Responder

    Mi hermano, usted es todo corazón, todo coraje, todo un guerrero…no decaigas nunca, todo tiene su recompensa en la vida. Y las cosaa buenas van a llegar, estoy seguro. Un fuerte abrazo ahi y miles de bendiciones….

  1. Recuerdo perfectamente a Sarría, fue muy buen boxeador, pero no creo que ya a estas alturas pueda volver al boxeo, este es un deporte, como todos los de combate, que solo a veces salirte de él un año te pesa y más aun ya con su edad

    • Janiel Izaguirre (Trinidad) el 3 mayo, 2021 a las 12:34 pm
    • Responder

    Interesante historia la del muchachon, le deseo lo mejor……Conde, gracias una vez mas por compartir estas excelentes entrevistas.

    Abrazos.

    • Michel Sarria Mendez el 3 mayo, 2021 a las 7:37 pm
    • Responder

    Gracias a todos por sus comentarios y su cariño,muchas bendiciones

    1. Gracias a ti hermano por comentar, te deseamos la mejor de las suertes, que triunfes y logres las metas aun en planes, animo y no decaiga en su afán de darle un mejor futuro a su familia. ÉXITOS!!
      Conde mi herma como siempre estelar tus entregas, a Michel lo recuerdo muy bien, fogoso en el ring, difícil todo lo que ha pasado pero como buen guerrero ahí esta luchando.
      Un abrazo a los dos.

    2. Saludos Michel y exitos en tus nuevas proyecciones

  2. Gracias a ti Sarría por contar tu historia hermano, te deseamos lo mejor de la vida que esta lleno de obstaculos y tu has ido superando cada uno de ellos. La historia de tu subion de presion y riesgo que corriste son dignas de admirar y demuestra tu valentia.
    Tus prioridades familiares estan claras y con esa motivacion haras lo mejor para ellos.
    Mucha suerte hermano.
    Gracias al Conde por traernosla.

    • Que barbaridad!!!! el 5 mayo, 2021 a las 10:29 pm
    • Responder

    Le pase por arriba a esta entrevista hasta que por fin la leí. Mis respetos para ti mi tocayo , soy de apellido Sarria al igual que tú. Me imagino todo lo que te paso por la cabeza con todo el daño que te hicieron . Es bueno que publiquen cosas como estas , por eso la Martín Dihigo es la #1 para mi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.