ARLINGTON – Los Texas Rangers nunca escondieron que están en un proceso de reconstrucción o en el inicio de una nueva era, que se hizo más evidente cuando canjearon a Elvis Andrus a Oakland y cortaron a Rougned Odor, antes de empezar la temporada.

Pero es muy poco probable que hubiesen imaginado que en menos de mes y medio sufrirían dos partidos sin hit como locales: el 9 de abril el lanzador de los San Diego Padres Joe Musgrove lanzó el primero y este miércoles, Corey Kluber, el segundo.

Ambos partidos sin hit sucedieron en apenas 52 partidos de temporada regular en la existencia del nuevo parque de pelota de los Rangers, el Globe Life Field, que representa el periodo más corto entre juegos de cualquier estadio de las Grandes Ligas.

Mucho menos iban a pensar, que el partido sin hit de este miércoles sería del brazo del lanzador que jugo para Texas sólo una entrada en el 2020, Kluber, antes de lastimarse el hombro derecho y faltar al resto de la campaña.

“Siempre le he deseado el bien a este muchacho”, dijo el mánager de los Rangers, Chris Woodward. “Pero tampoco tan bien contra nosotros”.

Kubler firmó por $10.5 millones con los Rangers antes de la temporada 2020, después de que tuvo sólo siete aperturas en el 2019 por una fractura de antebrazo y desgarre en el músculo oblicuo.

Los Rangers rechazaron la opción contractual para el 2021 porque era demasiado caro un pitcher que pasó casi dos años fuera de acción lastimado: $18 millones. En cambio, fue firmado por los Yankees por $11 millones.

“Esperábamos algunas salidas como esta en nuestro parque de pelota”, dijo el mánager de los Rangers Chris Woodward. “Pero desafortunadamente no contra nosotros”.

Kluber lanzó el “sin hit” en su novena apertura de la temporada, en la que tiene marca de 4-2 y 2.86 de efectividad.

“No me sorprende el éxito que tiene porque está sano”, mencionó el mánager de los Rangers. “He visto trabajar a este muchacho en sus rutinas y el esfuerzo que pone en todos sentidos. No estoy sorprendido para nada”.

Quizá la mayor sorpresa de Woodward sea que ya tengan dos partidos sin hit en casa, que tengan poco talento previsible, pero que hayan bateado mejor de lo que muchos pudieran anticipar en una campaña especialmente complicada para los bateadores en Grandes Ligas en términos generales.

Los Rangers estaban décimo cuartos en promedio de bateo (.236) y quintos en hits (353) conectados, aunque son los terceros que más se ponchan (437), antes de comenzar la jornada del jueves.

“Hay que seguir trabajando y aprendiendo”, dijo el parador en corto de Texas, Isiah Kiner-Falefa.

 

Tomado de: ESPN