•  

Mientras los Milwaukee Bucks jugaban su primer partido de las Finales de la NBA en casi medio siglo el martes por la noche contra los Phoenix Suns, lo hicieron con la superestrella Giannis Antetokounmpo en la alineación titular.

Antetokounmpo, quien sufrió una hiperextensión en la rodilla izquierda en una caída incómoda y fea en el Juego 4 de las Finales de la Conferencia Este hace una semana contra los Hawks en Atlanta, jugó 35 minutos en el primer partido y luchó todo el tiempo. Terminó con 20 puntos, 17 rebotes y cuatro asistencias, pero los Suns tomaron una ventaja de 1-0 con una victoria de 118-105.

Antetokounmpo fue catalogado como dudoso para los Juegos 5 y 6 de la final del Este, y fue descartado antes de cada uno de esos juegos. El martes, sin embargo, Antetokounmpo pasó de dudoso a cuestionable en el informe inicial de lesiones de la Liga, que se publica a la 1:30 p.m. ET.

Luego, unas dos horas antes del juego, Antetokounmpo estaba en la cancha probando su rodilla, realizando algunos ejercicios de tiro y regate para ver si se sentía lo suficientemente bien como para ir contra los Suns.

Durante su disponibilidad en los medios antes del partido, el entrenador de los Bucks, Mike Budenholzer, se negó a entrar en detalles sobre dónde se encontraba Antetokounmpo en su recuperación.

Antetokounmpo, de 26 años, quien promedió 28.2 puntos, 12.7 rebotes y 5.2 asistencias en los 15 juegos de postemporada previos a las Finales, viene de una tercera temporada consecutiva en la All-NBA del primer equipo y la quinta campaña consecutiva en el Juego de Estrellas para los Bucks. El dos veces Jugador Más Valioso de la Liga firmó una extensión de contrato supermax de cinco años con Milwaukee en diciembre para permanecer con la franquicia en el futuro previsible, una medida que se produjo a raíz de que los Bucks enviaran varias selecciones futuras de primera ronda a los Pelicans a cambio del guardia estelar Jrue Holiday.

Los Bucks están en las Finales por primera vez desde 1974 y esperan ganar su primer campeonato de la NBA desde 1971, cuando Oscar Robertson y Kareem Abdul-Jabbar fueron los protagonitas de Milwaukee. Los Suns, por otro lado, nunca han ganado un título de la NBA y están en las Finales por primera vez desde 1993, cuando el equipo de Charles Barkley perdió ante los Chicago Bulls de Michael Jordan en seis partidos.