Resumen de las jornadas 3-4 en el atletismo olímpico; Yulimar Rojas estremece los cimientos de Tokio, con sus 15.67

8:08:27 PM

 

Por el amigo de la Peña:
Eddy Luis Nápoles.

 

 

En la primera final de la tercera jornada (01/08) del atletismo olímpico, la impulsión de la bala, entre las mujeres, la china Lijiao Gong agregó el título olímpico a sus palmares, prueba en la se mostró superior a todas las competidoras, dejando los mejores envíos para el final, con 20.53 y 20.58, la escoltaron la estadounidense Raven Saunders, con 19.79 y la reaparecida neozelandesa Valerie Adams, tercera con 19.62 metros.

En el salto de altura, entre los hombres, las miradas se centraron en el estadounidense JuVaungh Harrison, quien logró clasificarse, también para la final de salto de longitud, en la jornada anterior, pero el jovencito Harrison no estuvo bien, realizando varios nulos en alturas intermedias, quedando séptimo, con 2.33 metros. Por el título se enfrascaron, el catarí Mutaz Essa Barshim, el bielorruso Maksim Nedasekau, el italiano Gianmarco Tamberi, el coreano Sanghyeo Woo y el australiano Brandon Starc, todos con 2.35; solo tres, de ellos, lograron los 2.37 que repartieron medallas, Barshim y Tamberi, que lo hicieron perfecto hasta esa altura y no lograron los 2.39, compartieron el título olímpico, mientras, Nedasekau conquistó bronce, al haber saltado 2.37 en el segundo intento.

 

Mutaz-Essa-Barshim

 

En el salto triple, nadie dudó del favoritismo de la venezolana Yulimar Rojas, la saltadora que más había asediado el primado mundial (15.50) impuesto por la ucraniana Inessa Kravets, siendo además, la única en el presente año que había logrado saltos sobre los 15.00 metros (15.43), todos estos argumentos la convirtieron en la candidata al título olímpico. La venezolana no defraudó, abrió con un impresionante 15.41, para asegurarse el título olímpico, entonces se dedicó a buscar el sueño posible, este llegó en la última ronda, luego de dos saltos nulos más allá de la última huella de Kravets, con un espectacular triple brinco de 15.67 metros. La medalla de oro, es la primera del atletismo venezolano en Juegos Olímpicos. Entonces, sí el puesto cimero del podio tenía nombre, no ocurría así con el resto de los peldaños, para los dos escalones siguientes se perfilaban varias saltadoras, la jamaicana Shanieka Ricketts, la cubana Liadagmis Povea, la portuguesa Patricia Mamona o la española Ana Peleteiro, también miembro del “Team Pedroso”. Así sucedió, pero las mejores demostraciones estuvieron a cargo de la portuguesa Mamona, quien inició con 14.91, para asegurarse la segunda posición, ubicación que no perdió y que reafirmó luego, con marca personal de 15.01; la jamaicana Ricketts hizo dos nulos iniciales, pero aseguró presencia con 14.47 en la tercera ronda, llegando a ocupar el tercer puesto en la cuarta ronda con 14.84; mientras que, la española Peleteiro fue escalando, 14.55, 14.77 y 14.87, para asegurarse la medalla de bronce. La otra saltadora con opciones, la cubana Povea, inició con 14.70, salto que repitió en el segundo intento, pero no pudo superarlos durante el resto de la prueba, quedando quinta.

 

Yulimar Rojas

 

Se hace necesario realizar un aparte para el entrenador cubano Iván Pedroso, quien le ha impregnado sus instintos de superación competitiva a Yulimar Rojas, en su afán de lograr máximos rendimientos, hoy se ven coronados dos de ellos, el título olímpico y el récord mundial, el primero, logrado por Iván en Sydney 2000 y el segundo, bueno, conseguido en Sestriere (1995), pero no validado. Además, otra discípula suya, la española Peleteiro, en una gran competencia, se colgó al cuello la medalla de bronce, nada, que el exsaltador cubano saldrá de Tokio, como uno de los entrenadores más laureados.

A diferencia de lo acontecido entre las mujeres, en los 100 metros, con el triplete de jamaicanas en el podio, entre los hombres, las rondas previas no develaron candidatos al título, el estadounidense Trayvon Bromell (9.77), líder de la temporada, no se vio bien en cuartos de final (10.05), aunque el sudafricano Akani Simbine (9.84) no necesitó esforzarse en su heat (10.08), pero lo mejor llegó con el canadiense André de Grasse, con 9.91, seguido del italiano Lamont Marcell Jacobs, con 9.94. En la seminal más rápida, el chino Bingtian Su mostró credenciales al dominar esa serie a Ronnie Baker (9.83) y a Jacobs (9.84), que clasificó por tiempo. La final deparó el triunfo del italiano Lamont Marcell Jacobs con 9.80, nuevo récord de Europa, quien cortejó la victoria, desde la arrancada, Jacobs fue escoltado por el estadounidense Fred Kerley, con 9.84 y el canadiense André de Grasse, con 9.89 segundos. De esta manera, Italia recogió dos títulos en apenas unos minutos, con Jacobs y Tamberi.

 

El Bakkali, derrumba el mito kenyano en los obstáculos

La primera prueba final de la cuarta jornada (02/08) del atletismo olímpico en Tokio, fue el salto de longitud, entre los hombre, donde el cubano Juan Miguel Echevarría partía como uno de los favoritos al título olímpico, merced a sus desempeños previos y al 8.50 logrado durante la fase clasificatoria, también estaba en las miradas el griego Miltiadis Tentoglou, líder de la temporada con 8.60. Con la baja forma mostrada, por lesión, del jamaicano Tajay Gayle (7.69), titular en Doha, la prueba tuvo su epicentro entorno a Echavarría y Tentoglou. El cubano inició con 8.09, luego un nulo y seguidamente, 8.41; mientras el griego abrió con 8.11, dos nulos, para terminar tejiendo una serie de tres saltos que le dieron el título, 8.10, 8.15 y el 8.41, que igualaba a Echevarría, pero le otorgaba la medalla de oro, por un segundo mejor salto (8.15). Echevarría sintió molestias y no pudo responder en la última ronda. El otro cubano presente en la final, Maykel Massó, abrió con 8.21, salto que resistió el embate del español Eusebio Cáceres (8.18) y del estadounidense JuVaughn Harrison (8.15), garantizándole la presea de bronce. En esta prueba, Cuba logró plata y bronce, algo que acontece por segunda ocasión a nivel olímpico, luego de que Yipsi Moreno y Yunaika Crawford (martillo), conquistaran igual metales en Atenas 2004.

En los 100 metros con vallas, la boricua Jasmine Camacho-Quinn hizo prevalecer los pronósticos previos, que la daban como favorita al título, reafirmado con récord olímpico de 12.26, en semifinales; en la final dominó con 12.37, por delante de la recordista mundial, la estadounidense Kendra Harrison (12.52), tercera se ubicó la jamaicana Megan Tapper, con 12.55 segundos. El título de Camacho-Quinn es el primero del atletismo puertorriqueño a nivel olímpico, cuyo mejor resultado era el tercer lugar de Javier Culson (400 c/v) en Londres 2012.

El marroquí Soufiane El Bakkali, en los 3000 con obstáculos, puso fin a 37 años de reinado de los corredores kenyanos en esta prueba, el que se extendía desde Los Ángeles 1984, cuando se impuso Julius Korir. El Bakkali, segundo en el listado de la temporada, se impuso con 8:08.90, seguido del etíope Lamecha Girma (8:07.75), líder del ranking, que ahora hizo 8:10.38, para dejar en bronce al kenyano Benjamin Kigen (8:11.45). El título conquistado por El Bakkali, es el primero de un corredor marroquí en esta prueba, superando el tercer puesto de Ali Ezzine en Sydney 2000.

La holandesa Sifan Hassan supo manejar los “hilos” en la final de los 5000 metros para dar el primer paso en su afán de conquistar dos títulos olímpicos en Tokio. Hassan inició un demoledor remate a falta de unos 200 metros, que no pudo ser igualado por la kenyana Helen Onsando Obiri (14:38.36), también segunda en Río 2016, ni por la etíope Gudaf Tsegay (14:38.87), tercera. El título de Hassan, es el primero en esta prueba para el atletismo holandés, cuya mejor ubicación era el octavo puesto de Susan Kuijen-Krumins en Río de Janeiro 2016.

 

Hsasan Doha 1500

 

En el lanzamiento del disco, a juzgar por lo acontecido en la temporada previa a Tokio, descollaba la estadounidense Valarie Allman (70.01), la cubana Yaimé Pérez (69.39) y la croata Sandra Perkovic (68.31). Allman había lanzado candidatura en los Triales de Estados Unidos con dos envíos sobre los 69.00 y cuatro sobre los 68.00. Ahora en Tokio, Allman aprovechó bien la apertura, con envío de 68.98, marca a la que no pudieron acercarse la cubana Pérez, ni la croata Perkovic, que veía caer la posibilidad de su tercer título. La alemana Kristin Pudenz (66.31) se benefició de la baja experimentada por estas discóbolas y se apoderó de la medalla de plata, con 66.86 (PB), mientras que Yaimé Pérez conquistó bronce, con 65.72 y Sandra Perkovic quedó cuarta, con 65.01. El título de Allman, es el tercero para Estados Unidos en esta prueba, le anteceden, Lilian Copeland (Los Ángeles 1932) y Stephanie Brown-Trafton (Beijing 2008).

 

 

7 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

  1. Sifan Hassan supo reponerse hasta de la caída que tuvo
    Para mí Yaime Pérez se quedó por debajo de sus posibilidades
    Lo de Juan Miguel Echevarría fue tan decepcionante y tan falto de coraje y combatividad que prefiero no decir por aquí lo que realmente merece como calificativo solo que no defendió para nada la medalla de oro y para mí se rindió

    1. 100%

  2. Una vez mas de acuerdo contigo terruño . No siempre se puede ganar pero Denia merece tambien un regaño.

    • El Conde MD el 3 agosto, 2021 a las 10:52 pm
    • Responder

    Lo de Yulimar Rojas es sencillamente espectacular, creo q hasta la barrera de los 16 metros peligra con esta venezolana.
    Muy, pero muy decepcionante lo de Juan Miguel en el triple, pienso igual que Amaya.

    • enrique15 el 4 agosto, 2021 a las 2:15 pm
    • Responder

    Viste Eddy? no me equivoqué con Roxana, qué clase de actuación la de la muchacha, más de un segundo mejoró su propia marca, increíble. Dije que estaba para ir a finales y ahí está. Yo creo que agarra un cuarto o quinto lugar pero cuidado, con los coj… que ha mostrado va y se llega un poquito más allá. Claro, lo que tiene son monstruos al lado, no hay que engañarse, pero la veo muy guapa.

    1. Enrique, totalmente de acuerdo contigo, para mi Roxana es lo mejor del atletismo cubano en Tokio, por encima de las tres medallas, las presras no fueron guerreadas, llegaron, pero no me convencen.
      Mira he estado colaborando con el entrenador de Roxana en datos estadísticos y como ir llevando los resultados, de manera que llegara a Tokio en su mejor momento y allí está, en la final puede mejorar todavía…

      Un abrazo

        • enrique15 el 5 agosto, 2021 a las 7:41 am
        • Responder

        Una hombrada la última posta del 4×400. Esa niña le puso corazón y más a esa posta final. Creo que con Roxana en la final ese relevo tiene comida. Pero te voy a preguntar una cosa: Me parece (por lo que vi en esta semis) que la que me sobra es Rosemary para la final. Las otras tres corrieron muy bien pero a ella la vi acoquinada, ¿qué crees?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.