Karsten Warholm y Sydney McLaughlin lideran la carrera del futuro

11:40:09 PM

 

Por el amigo de la Peña:
Eddy Luis Nápoles.

 

 

La carrera final de los 400 metros con vallas en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, celebrada este 3 de agosto de 2021, puede ser considerada como la carrera del futuro. En ella, el fenomenal vallista noruego Karsten Warholm ha liderado a tres corredores que han “volado” sobre las vallas, ni el más futurista de los pronosticadores pudo prever semejantes resultados. Warholm ha llegado a la meta, 45 segundos y 94 centésimas después de haber abandonado los tacos se salida, impresionante, pero el estadounidense Rai Benjamin se entusiasmó siguiendo o “empujando” a Warholm y estampó, 46.17, fenomenal; que expresar del joven brasileño Alison dos Santos, que con sus 46.72, pasó sobre el viejo récord olímpico de Kevin Young (46.78) y quedó a dos centésimas de, la ahora, tercera mejor marca de la historia (46.70). El resto de los participantes en esta final, salvo el italiano Alessandro Sibilio (48.77), también inscribieron sus nombres en las listas de récords; el isleño británico Kyron McMaster, cuarto, hizo 47.08, el catarí Abderrahman Samba, quinto, estampó 47.12; el turco (nacido en Cuba) Yasmani Copello, sexto, realizó 47.81 y el estonio Rasmus Mägi, hizo 48.11. El título de Warholm, es el primero en esta prueba para Noruega y séptimo en la historia del atletismo olímpico.

 

Karsten Warholm

 

La jamaicana Elaine Thompson-Herah se convirtió, nuevamente en doble campeona olímpica, había ganado (100 y 200) en Río de Janeiro 2016, ahora en Tokio 2020, se impuso, primero en 100 y lo hace en esta jornada en los 200 metros, con 21.53 segundos, la segunda mejor marca de todos los tiempos, solo superada por los 21.34 de la estadounidense Florence Grifftih-Joyner (Seúl 1988). La carrera también reveló a la jovencita namibia Christine Mboma, ocupante del segundo puesto, con 21.81, récord mundial sub 20, mientras que la estadounidense Gabrielle Thomas (21.61), líder de la temporada, era tercera, con 21.87. La multimedallista olímpica jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce, terminó cuarta, con 21.94 segundos.

 

Elaine Thompson

 

En los 800 metros, entre las mujeres, antes de iniciarse el atletismo en Tokio, parecía una prueba abierta, fuera la cubana Rose Mary Almanza (1:56.28) en semifinales, sobresalía entonces la juvenil estadounidense Athing Mu (1:56.07), quien lideró la carrera, emprendiendo un excelente remate, a falta de unos 250 metros, que la llevaron a conquistar el título olímpico, con 1:55.21, récord nacional, otra atleta junior, la británica Keely Hodgkinson, también realizó la carrera de su vida, válida para ocupar el segundo puesto, con 1:55.88, nueva cuota nacional; la estadounidense Raevyn Rodgers, con un violento remate, se ubicó tercera, con 1:56.81, marca personal. Este constituye el podio más joven de la prueba en Juegos Olímpicos (19-19-25). El título de Mu, representa el segundo para Estados Unidos en esta especialidad, el anterior lo conquistó Madeline Manning en México 1968.

La polaca Anita Wlodarczyk (77.93), impuso respeto en la final del lanzamiento del martillo, pese a los vaticinios iniciales, que auguraban un posible podio estadounidense, con DeAnna Price (80.31), Brooke Andersen (78.18) y Gwen Berry (76.79), pero los Juegos Olímpicos, son los Juegos Olímpicos y Wlodarczyk sabe competir a este nivel, los de Tokio 2020 eran sus cuartos, había sido quinta en Beijing y titular en Londres y Río de Janeiro. El tercer título lo aseguró en la cuarta ronda, con envío de 78.48; la china Zheng Wang (77.03) remató a su paisana Malwina Kopron (75.49) en el último intento, para conquistar la medalla de plata. Las estadounidense quedaron rezagadas, Price (73.09) igualó el octavo puesto de Río; Anderser (72.16), décima y Berry (71.35), oncena.

 

Anita Wlodarczyk

 

La veterana estadounidense Brittney Reese, participante en sus cuartos Juegos Olímpicos, desde la tercera ronda se había plantado en la cima de la competencia, con 6.97, aventajando a la nigeriana Ese Brume (6.97), por un mejor segundo salto, 6.95 por 6.90, pero la alemana Malaika Mihambo (6.95), cuarta en Río, andaba tercera, logrando en la despedida un salto de 7.00 metros, que le otorgó el título olímpico, Britnney era relegada al segundo puesto, pero le agregaba otra presea de plata (Río 2016) a su colección, que incluye el título en Londres 2012. Por su parte, Mihambo, ganadora en Doha 2019, se ratifica en la cúspide de la especialidad, mientras, Brume, tercera, mejora el quinto puesto de Río.

 

Malaika Mihambo

 

En la última final que cerró la cuarta jornada atlética en Tokio 2020, el salto con pértiga, entre los hombres, el sueco Armand Duplantis se impuso, haciendo valer los vaticinios iniciales, aunque el estadounidense Christopher Nielsen le puso interés, cuando solo quedaron ellos dos en competencia. Duplantis con una ejecución perfecta, se vio igualado por Nilsen sobre los 5.97, pero decidió el título a su favor sobre los 6.02, altura que Nilsen no pudo saltar. El brasileño Thiago Braz, ganador en Río de Janeiro, se colgó al cuello la medalla de bronce, con 5.87. Duplantis, ya ganador, estuvo cerca de saltar 6.19 (1), que le hubiera representado nuevo récord mundial. El título de Duplantis, es el primero para Suecia en esta prueba, cuyo mejor resultado era el tercer puesto de Ragnar Lundberg en Helsinki 1952.

 

Sydney McLaughlin hace historia en los 400 con vallas

 

Sindney McLaughlin

 

Los cintillos noticiosos durante el sexto día del atletismo olímpico en Tokio 2020, fueron para la estadounidense Sydney McLaughlin, quien estableció récord mundial en los 400 con vallas. La noticia dicha así, pareciera normal, pero lo trascendente está en la marca lograda por McLaughlin, quien ha logrado un impresionante 51.46, rebajando en 44 centésimas su anterior tope mundial, que ya parecía extraordinario. El mérito no puede ser solo para McLaughlin, su paisana Dalilah Muhammad se gastó la carrera de su vida, con un 51.58, que también dejaba atrás los 51.90, “empujando” a McLaughlin al logro de esa fabulosa marca. La medallista de bronce, la holandesa Femke Bol complementó un podio de ensueño, con 52.03, colocándose como la tercera vallista en la historia de la prueba, con la cuarta mejor marca de todos los tiempos. La jamaicana, con 53.08 (marca personal), se ubicó cuarta; las ucranianas Anna Ryzhykova (53.48) y Viktoriya Tkachuk, con 53.79 (marca personal), fueron quinta y sexta, mientras que la panameña Gianna Woodruff (55.84), octava, completó la fenomenal carrera.

En los 200 metros, el canadiense André de Grasse se coronó con 19.62, convirtiéndose con ese tiempo en el octavo corredor en la historia de la prueba; de Grasse había impresionado en las semifinales, con 19.73 y parecía el único capaz de vulnerar la triada estadounidense, como realmente sucedió. Kenneth Bednarek (19.68), lideró a los norteños que se ubicaron a continuación, con Noah Lyles (19.74), tercero y el jovencito Erriyon Knighton (19.93), cuarto. El título conquistado por de Grasse, es el tercero para Canadá en esta prueba, con anterioridad lo ganaron, Robert Kerr (Londres 1908) y Percy Williams (Ámsterdam 1928).

La ugandesa Peruth Chemutai, con 9:01.45 (récord nacional) se hizo con el título en los 3000 con obstáculos, pasando sobre algunas con más favoritismo que ella, como las estadounidenses Courtney Frerichs, ocupante del segundo puesto (9:04.79) y Emma Coburn (descalificada) o las kenyanas Hyvin Kiyeng (9:05.39), tercera y Beatrice Chepkoech (9:16.33), séptima. El título de Chemutai, es el tercero en la historia olímpico del atletismo ugandés, los anteriores fueron ganados por John Akii-Bua (400c/v) en Münich 1972 y Stephen Kiprotich (maratón) en Londres 2012.

En el lanzamiento del martillo, el polaco Wojciech Nowicki materializó el dominio de su país en esta especialidad, antes habían ganado oro y bronce en el femenino (Anita Wlodarczyk y Malwina Kopron), Nowicki (82.52) se mostró superior al resto, incluido su coterráneo Pawel Fajdek (81.53), tercero, quien se vio superado por el noruego Eivind Henriksen, con 81.58, cuota nacional. El título de Nowicki es el segundo para Polinia en esta prueba, antes lo conquistó Szymon Ziolkowski, en Sydney 2000.

 

Wojciech Nowicki

 

El kenyano Emmanuel Kipkurui Korir supo manejar los tiempos en la final de los 800 metros; en una carrera lenta, Korir (1:45.06) se impuso en la sprinteada final a su compatriota Ferguson Cheruiyot Rotich (1:45.23), mientras el polaco Patryk Dobek (1:45.39) se ubicó tercero. El estadounidense Clayton Murphy (1:43.17) y botsuano Nijel Amos (1:42.91), líder de la temporada, no pudieron resistir el ritmo final de la carrera y terminaron octavo y noveno, respectivamente.

En las semifinales de los 400 metros, entre las mujeres, la cubana Roxana Gómez realizó una excelente carrera, ubicándose tercera en la serie uno, con marca personal de 49.71, avanzando a la final, como uno de los mejores tiempos (2). Roxana, que había igualado su marca personal en la ronda uno (50.76), enfrentará la carrera final con opciones de seguir mejorando esa marca, que la ubica segunda en la lista cubana de todos los tiempos, antecedida por Ana Fidelia Quirot (49.61), siendo, además, la segunda criolla que logra ser finalista olímpica en esta prueba, antes los fue Aurelia Pentón, quinta en México 1968.



 

 

 

11 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    • enrique15 el 5 agosto, 2021 a las 8:22 am
    • Responder

    Excelente crónica, como siempre. Yo pienso que Roxana en la final se lleva la marca de Ana Fidelia, está dificil pero es que la muchacha ha mostrado una progresión que le ronca. Y repito: Para el relevo en la final la que me está sobrando es Rosmary, Eddy. No sé qué piensas tu que estás más al tanto de todo en el atletismo cubano.

    1. Yo también creo que Roxana rompe el RN y RM debiera salir, entra Roxana..está difícil, pero se puede querrear cerca del podio…

      Un abrazo

    • Chikungunya el 5 agosto, 2021 a las 9:47 am
    • Responder

    Lo de los vallistas son tiempos adelantados a estos tiempos, nadie pudo predecir semejantes cronos, parecen realizados por corredores de otra galaxia, espectaculares no parece ser la definición que merecen los mismos, jamás pensé ni había visto en tantos años ver romper en casi un segundo un tiempo correspondiente a una carrera de pista.

      • enrique15 el 5 agosto, 2021 a las 12:29 pm
      • Responder

      Ayer leía un artículo sobre una polémica que se ha creado sobre el tema de las zapatillas que están usando algunos corredores y el posible impacto que puedan tener en los tiempos que se están haciendo. Creo que tiene que ver con el material de que está hecha uno de sus elementos (para mí, no sé, es lo que en los zapatos sería la llamada “cambrillera”, que es como una lámina de metal que se pone dentro de la suela) que en este caso son de fibra de carbón o qué se yo, que les permite algo así como que el pie como que se dispara en cada paso. No sé si tenga influencia en el tiempazo del noruego que de todas formas, zapatillas o no, está cabrón.
      Sí habló del tema el americano que quedó segundo con otro tiempazo, defendiendolas, porque él también las usa. Creo que Usain Bolt criticó el tema. Quizás Eddy, que está más empapado, nos pueda aclarar algo.

        • enrique15 el 5 agosto, 2021 a las 12:37 pm
        • Responder

        Mira, esto es algo de lo que leí:

        Los Juegos Olímpicos Tokio 2020 vienen mostrando una sorpresiva tendencia en las pruebas de atletismo: los competidores están batiendo con cierta facilidad los récords mundiales. Por ejemplo, en la final de 400 metros con vallas, el ganador y su escolta impusieron nuevas marcas. El noruego Karsten Warholm logró 45.94 segundos y el estadounidense Rai Benjamin 46.17.
        Antes del mega evento deportivo, el registro histórico era de 46.78 y lo había establecido el norteamericano Kevin Young en Barcelona 1992. Además, el brasileño Alison Dos Santos también superó ese registro con un tiempo de 46.72 para quedarse con el bronce. Por ello llamó la atención que un récord que tenía vigencia de casi 30 años haya sido batido numerosas veces.
        La respuesta estaría directamente relacionada con el calzado de los deportistas. La nueva tecnología que se usan en las zapatillas, para muchos expertos, son la causa de la impresionante velocidad que llegan a alcanzar los competidores.
        En esa línea, Karsten Warholm dio su punto de vista sobre las nuevas botas creadas por la marca Nike. “Si pones un trampolín allí, creo que es una mie***. Creo que le quita credibilidad a nuestro deporte. No veo por qué deberías poner algo debajo de un zapato de carrera”, dijo de forma tajante en AFP.
        Posteriormente, al ser consultado sobre su calzado hecho por Puma, este marcó diferencias: “Lo que puedo decir sobre las zapatillas que he estado desarrollando en una colaboración entre Puma y el equipo de Fórmula Uno de Mercedes es que estamos tratando de hacerlas lo más creíble posible. Sí, tenemos la placa de carbono, pero hemos intentado hacerla lo más fina posible porque así es como me gusta hacerlo. Por supuesto, la tecnología siempre estará ahí, pero también quiero mantenerla en un nivel en el que podamos comparar los resultados. Eso es importante”.
        De acuerdo al noruego, el problema radica en las Nike Air Zoom Maxfly que usó el estadounidense Rai Benjamin, plata en los 400 metros con valla. Esta versión posee una placa de fibra de carbono combinada con una espuma especial y superreactiva conocida como ZoomX, capaz de ofrecer un retorno de energía del 85 % en cada pisada y generar una sensación de propulsión.
        Rai Benjamin, por su parte, se defendió sobre estos cuestionamientos: “La gente dice que es la pista, las zapatillas… Usaré zapatos diferentes y seguiré corriendo rápido. Realmente no importa, con toda honestidad. Quiero decir, hay algo de eficiencia en el zapato, no me malinterpreten, y es bueno tener una buena pista, pero nadie en la historia saldrá y hará lo que acabamos de hacer, nunca. No me importa quién es usted, podría ser Kevin Young, Edwin Moses… todo el respeto a esos muchachos, pero no pueden ejecutar lo que acabamos de correr”.
        Usain Bolt ya había advertido
        La leyenda viviente del deporte había avisado sobre esta situación antes de la realización de los Juegos Olímpicos Tokio 2020, dado que no todas las marcas utilizan la misma tecnología para la fabricación de sus calzados.
        “Cuando me lo dijeron, no podía creer que esto fuera a lo que habíamos llegado. Que realmente estamos ajustando las puntas a un nivel en el que ahora les está dando a los atletas una ventaja para correr aún más rápido. Es extraño e injusto para muchos atletas porque sé que en el pasado (los fabricantes) realmente lo intentaron y el organismo rector dijo: ‘No, no se puede’”, señaló en diálogo con el medio británico The Guardian. Asimismo, mencionó que él, con estas nuevas zapatillas, hubiera completado los 100 metros “por debajo de 9,5 segundos seguro. Sin duda”.
        Cabe mencionar que todos los botines están aprobados por World Athletics, aunque las autoridades que rigen el atletismo han modificado las reglas en la época reciente para dar cabida a las últimas innovaciones.

          • Chikungunya el 5 agosto, 2021 a las 2:58 pm
          • Responder

          Entonces esta es la causa porque otra explicación no le veo. Si las usa Bolt en su momento hace 9″30 en 100 y 18″90 en 200 m.

      1. Sí he leído sobre esas zazapatillas “voladoras”, por supuesto que esos adelantos tecnológicos influyen en las marcas, pero todo evoluciona, Bikila corrió descalzo y ganó, con esas zapatillas, te imaginas, ahora, la preparación determina pq esas zapatillas se la pones a Bonifacio Glez y hace 49.90….
        Warholm cambió los principios del entrenamiento deportivo, cuatro carreras y dos RM, sin competencias previas…..

        Un abrazo

          • enrique15 el 9 agosto, 2021 a las 8:41 am
          • Responder

          Claro, pero se las pones a Edwin Moses en 1977 y hace 44,9 jejejeje, Lo que al parecer el noruego no las usa, él fue uno de los críticos.
          Bueno, en todo caso ojalá que la tecnología no moleste la veracidad de las marcas, siempre es mejor que todos compitan en igualdad de condiciones porque me imagino el precio de las tales zapatillas.

  1. Espectacular esa final de los 400 metros, lo de Warholm ha fue de espanto
    Roxana Gómez ,omo dice Enrique 15 debe romper el récord nacional de los 400 de Ana Fidelia

    1. Y como me he perdido en vivo esas finales. Eddy como siempre magistral tu valoración mi hermano. Abrazos.

      1. Un abrazo hermano, yo tampoco he visto mucho, las carreras de vallas las vi x Ytb..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.