Adquisiciones de Yankees han dado la cara

8:40:40 PM

 

Foto: Captura de pantalla.

 
 
@MikeLupica
 

Los chicos nuevos en la calle 161 en el Bronx no son realmente unos niños. Anthony Rizzo cumple 32 años el domingo. Joey Gallo tiene 27. Ambos fueron cambiados y llegaron a la ciudad de Nueva York para marcar la diferencia. Hasta ahora, ha salido bien. Tal vez puedas recordar dos adquisiciones que hayan creado un impacto más rápido con los Yankees que ellos, pero yo no puedo.

Gallo dio su primer jonrón como Yankee en su nuevo estadio el jueves por la noche, con un impresionante ángulo de salida de 48 grados. Uno de los antiguos compañeros de Gallo le dijo que la bola – que cayó en uno de los asientos del jardín derecho, a 335 pies del plato – hubiese sido un out si estuviese con los Rangers.

Pero Joey Gallo ya no está en Texas. Su hogar ahora ese el Yankee Stadium y ha dado el jonrón más largo para cualquier Yankee en esta temporada, uno que pensarías salió en dirección a la luna, haciendo que el cuello de Gallo se inclinara hacia arriba mientras comienza su recorrido hacia la inicial. Llegó al plato con dos en base y dos outs en la parte baja de la séptima, con los Yankees abajo 3-2 ante los Marineros. Cuando la bola cayó, la pizarra favorecía a Nueva York 5-3.

Los Bombarderos llegaron al sábado con récord de 6-1 desde que Gallo y Rizzo llegaron a la Gran Manzana.

Y de una vez, luego de carecer de una amenaza zurda durante toda la temporada, ahora tienen a Gallo y Rizzo; dos buenos nombres para Nueva York. Los Yankees parecen un equipo diferente. Es una temporada distinta de pronto y apenas es la primera semana de agosto.

No tienen a Gerrit Cole ahora, porque arrojó positivo por COVID-19. Lo mismo con el receptor dominicano Gary Sánchez. Pero tienen a los “nuevos chicos del bloque” en el Bronx. Los Yankees comenzaron la jornada del viernes ante los Mariners apenas a 5.5 juegos de los punteros Rays, a cuatro de los Medias Rojas (tres en la columna de derrotas) y uno por encima de los Azulejos, quienes han tronado aun más que los Bombarderos desde la fecha límite de cambios.

Rizzo y Gallo se integraron cuando el equipo estaba enfrentando a los Marlins el fin de semana pasado en Miami. Rizzo dio un jonrón en su primer juego y los Yankees ganaron. Luego dio otro en el segundo y su equipo volvió a ganar. Antes de que te dieras cuenta, Rizzo ha producido carreras en sus primeros seis juegos con Nueva York, algo que ningún Yankees había logrado antes. Incluso más que Gallo, Rizzo ha cambiado de inmediato la apariencia de la alineación. Parece estar rumbo a cambiarle toda la actitud al equipo.

Los Yankees no fueron muy divertidos de ver en los primeros cuatro meses de la temporada, pero tienen la oportunidad de ser un espectáculo digno en los últimos dos. Los Azulejos están bien cerca de ellos, con la misma cantidad de derrotas que Nueva York. Los Medias Rojas están teniendo problemas y podrían verse en el cuarto lugar tan pronto como en la próxima semana, luego de pasar un buen tiempo en la cima. ¿Los Rays? No se van a ningún lado.

“Creo que es el peso de nuestra alineación lo que paga dividendos”, dijo el otro día Aaron Boone. “Si miras el orden ahora, hay mucho balance. Realmente siento que nuestros mejores días ofensivos están por delante con este grupo”.

Esto es lo que dijo Gallo luego de que su swing le dio la victoria a su equipo en el primer juego de la serie ante los Marineros.

“Podías sentir que sería un turno importante. Estoy feliz de haber podido responder y ayudar al equipo ganar, porque siento que hubo un par de oportunidades en la semana en las que pude haber hecho algo similar y no pude. Obviamente, se siente muy bien”.

Su primer jonrón en el Yankee Stadium era cuestión de tiempo. Sólo pasó una semana. Miren los frutos que han cosechado los Yankees en estos primeros días. De pronto hay una fiesta en la calle 161 del Bronx.

 

Mike Lupica es columnista de MLB.com.

 

Tomado de: LasMayores.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.