Opinión; Ésta es la razón detrás del éxito de Robert

7:55:06 PM

 

Captura de pantalla.

 
 
@mattkellyMLB
 

Los White Sox han dominado la División Central de la Liga Americana, lo que les ha permitido darles suficiente descanso a estrellas como Tim Anderson, Lucas Giolito y Lance Lynn. Pero esa no es la gran noticia de finales del verano en el sur de la ciudad de Chicago.

El cubano Luis Robert ha estado encendido, con una línea de .374/.404/.604 y un wRC+ de 174 (octavo entre los bateadores calificados) desde que regresó de la lista de lesionados el 9 de agosto tras superar un desgarre en la cadera derecha. Pero es el número más impresionante de Robert desde esa fecha es una tasa de ponches de apenas 15.8%.

El otrora tercer mejor prospecto de las Grandes Ligas estaba luciendo como el segundo ganador del premio Novato del Año de la Liga Americana antes de que se desplomara en septiembre, mes en el que bateó .136 con una tasa de ponches de 34%. El secreto se regó rápidamente, con todos los equipos conscientes de que, al margen de todo el poder de Robert al bate, su plan de ataque en el home tenía obvios puntos débiles.

Así que con una disminución de 12% en su tasa de ponches entre 2020 y 2021 que es la más pronunciada de todo el béisbol, al margen de la de Matt Olson, cualquiera podría esperar una historia familiar: que Robert está siendo más selectivo y haciendo menos swing. Bueno, eso no es realmente lo que está pasando. De hecho, Robert era Segundo entre todos los jugadores de las Mayores haciéndole swing al 62.8% de todos los pitcheos que había visto, y además estaba haciendo ligeramente más swings a lanzamientos fuera de la zona de strikes con más frecuencia que el año pasado.

En resumen, Robert ha dejado de hacer swing, y si usted va a mover el bate con tanta frecuencia, pues más le vale que sea muy bueno al momento de hacer contacto (piensen en el dominicano Vladimir Guerrero padre). Robert estuvo lejos de ser exitoso en ese departamento en el 2020, abanicando la brisa con el 41.5% de sus swings y ubicándose en el 2% peor entre los bateadores calificados. Pero antes de comenzar la jornada del viernes, había cambiado esa historia, con una tasa de swings fallados de 27%, apenas por encima del promedio de las Grandes Ligas, en el 2021. ¿Una mejoría considerable? Vaya que sí: Robert lleva ritmo para terminar con la mejoría más grande en swings fallidos de un año a otro, por una diferencia bien grande, desde que comenzaron a rastrearse todos los pitcheos en el 2008.

Robert ha bajado esa tasa de 41.5% en el 2020 a 27% en el 2021, una mejoría de 14.5%. ¿Su más cercano perseguidor? Joc Pederson, que mejoró 9.5% entre 2015 y 2016. La diferencia entre Robert y Pederson, como pueden ver, es de casi el doble. No es exagerado decir que no hemos visto una mejoría de este tipo cuando de hacer contacto se trata en la historia reciente.

¿Cómo está Robert haciendo esto? Robert ha recortado su swing y está tratando de llevar menos envíos hacia su banda cuando le tiran rectas, disminuyendo su tasa de swings fallados antes bolas rápidas por más de la mitad mientras ha elevado su promedio contra rectas de cuatro costuras a .359. Por otra parte, también ha mejorado notablemente contra las curvas, cortando casi la mitad sus swings fallidos gracias a que no está tirándole con tanta frecuencia a las curvas que caen por debajo de la zona de strike.

“Lo que ha hecho en el plato ha sido impresionante en cuanto a dejar de tirarle a pitcheos malos y realmente batear strikes, siendo más agresivo cuando está en cuentas favorables y recortando un poco el swing para poner la bola en juego”, dijo la semana pasada el manager de los White Sox, Luis Robert, cuando le preguntaron sobre Robert. “Esas son cosas de veteranos. El hecho de que esté haciendo tan temprano en su carrera es bien impresionante”.

Robert, por su parte, comentó lo siguiente: “No es que esté teniendo más paciencia. La diferencia es que tengo una mejor zona de strike. Entiendo mejor la zona de strike”.

El pitcheo en la postemporada es un animal diferente, por supuesto, y todavía está por verse si las mejoras que ha hecho Robert también se extienden a octubre. Los pitchers probablemente van a atacarlo con más rectas altas y pitcheos rompientes de primer nivel, y Robert tendrá que responder. ¿Pero y si el fornido cañonero de los White Sox es realmente un bate de mitad del orden en vez de un cañonero del noveno turno que de vez en cuando mete miedo? Cuidado con los White Sox, entonces.

 

Matt Kelly es reportero de MLB.com.

 

Tomado de: LasMayores.com

3 comentarios

    • Amaya el 19 septiembre, 2021 a las 8:11 pm
    • Responder

    Vamos a ver si ahora en los play off puede aportar mucho a la causa de los Medias Blancas

    • El Conde MD el 19 septiembre, 2021 a las 10:25 pm
    • Responder

    Un talentazo, sin lugar a dudas, puede hacer una carrera sumamente exitosa dentro de las Grandes Ligas.

    • Y. C.C el 20 septiembre, 2021 a las 6:12 pm
    • Responder

    Con avanzar más que el año pasado, para mí está bien. Sigue siendo un equipo joven…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.