Cuando los Toronto Blue Jays invirtieron alrededor de $4 millones en el hijo de 16 años de un legendario pelotero dominicano, la aspiración de la organización canadiense era que, con el tiempo, el bate del muchacho se acercara, al menos un poco, al de su padre.

Pero mientras algunos pensaron que Vladimir Guerrero Jr. tenía las herramientas para llegar a ser tan efectivo en el plato como su progenitor, ni el más optimista imaginó que lo haría tan rápido. Mucho menos que a los 22 años estaría haciendo cosas que le tomaron más tiempo a Vladimir Guerrero padre, quien fue tan bueno como para merecer una placa en Salón de la Fama de Cooperstown, el más alto honor que puede recibir un pelotero.

Restando exactamente dos semanas para el final del calendario de la serie regular del 2021, Guerrero Jr. coquetea con una triple corona de bateo y está enfrascado en una tremenda batalla por el premio Jugador Más Valioso de la Liga Americana, que su papá conquistó en el 2004, a los 29 años de edad y en el apogeo de su carrera de 16 temporadas.

En el momento que Junior bateó su cuadrangular número 40 del año, el 6 de septiembre contra los New York Yankees en el Bronx, hizo historia para la familia. Los Guerrero se convirtieron en la primera pareja latina de padre e hijo y apenas la segunda en sentido general (siendo la de Cecil y Prince Fielder la primera) con temporadas de 40 vuelacercas en las ligas mayores.

Cecil Fielder lideró la Liga Americana con 51 y 44 jonrones en 1996 y 1997, respectivamente, mientras que su hijo encabezó la Liga Nacional con 50 en el 2007 y fue segundo con 46 en el 2009.

Guerrero padre bateó 42 jonrones con los Expos de Montreal a los 24 años de edad en 1999, al año siguiente estableció su marca personal (44) y aunque estuvo muy cerca en otras dos ocasiones (39 en 2002 y 2004), jamás volvió a conseguir 40.

El mayor de los Guerrero fue un extraordinario toletero que bateó .318 con 449 jonrones, 1,496 carreras empujadas y un OPS+ de 140 (lo que significa que fue un 40% superior a la media de su era) en 2,147 partidos. Pero Guerrero senior nunca estuvo cerca de conseguir todos los lideratos de una temporada que su hijo posee actualmente.

En su tercera temporada en Grandes Ligas (y la primera realmente completa), Guerrero hijo encabeza la Liga Americana en bateo (.318) y jonrones (46) y es tercero en carreras impulsadas (104, a ocho del líder), las tres patas de la Triple Corona tradicional, algo que solamente ha logrado el venezolano Miguel Cabrera (2012) en el último medio siglo.

Pero Guerrero Jr. también es primero de su liga en hits (174), carreras anotadas (117), OBP (.407), Slugging (.615), OPS (1.022), OPS+ (174) y bases totales (337). Para tener una idea, el OPS+ más alto de Guerrero padre en una temporada fue de 162 en el 2000.

Los 46 jonrones del Junior representan un récord para la familia, pero además empataron el total de Joe DiMaggio (1937), quien tuvo la segunda mayor cantidad de un jugador de 22 o menos años. El próximo de Guerrero Jr. igualará la marca de todos los tiempos, que pertenece a Eddie Mathews (47 en 1953).

En la franquicia de Toronto, solamente los dominicanos José Bautista (54 en 2010) y George Bell (47 en 1987) han sacado más bolas del parque en una temporada que “Vladdy” Jr.

Guererro padre debutó con los Expos en la parte final de la temporada de 1996, a los 21 años de edad, quedó sexto en la votación de Novato del Año de la Liga Nacional en 1997 y apareció por primera vez en el Juego de Estrellas de Grandes Ligas en 1999.

Guerrero Jr. jugó su primer encuentro con los Blue Jays a los 20 años en 2019, cuando fue invitado a participar en el Derby de Jonrones del clásico de mitad de temporada, y quedó sexto en la carrera por el Novato del Año de la Liga Americana.

A los 22 años volvió al Derby de Jonrones y fue el inicialista de la alineación titular del joven circuito en el encuentro de estrellas, en julio pasado en el Coors Field de Denver.

Los Guerrero, ‘de tal palo, tal astilla’.