Para Guardar; Las nuevas Grandes Ligas (V)

8:32:42 AM

 

Kansas City Monarchs durante la primera Serie Mundial de las Ligas Negras en 1924.

 

 

Por el amigo de la peña: Rolando Ortiz Torres.

 

 

 
 
 
El año 1924 es uno de los más icónicos y recordados en la historia del béisbol negro ya que marcó el final de la guerra entre ambos circuitos y nació la primera Serie Mundial entre los campeones de ambas ligas, además del excelente juego y la gran cantidad de figuras que pisaron los diamantes ese año. Todo aquel que se halla acercado al béisbol profesional cubano verá como muchas de las estrellas que brillaron este año y los precedentes también, dejaron su huella en el béisbol de la isla y muy especialmente en el invierno 1923-24 cuando tanto el Santa Clara como los demás equipos tuvieron en sus rosters a gran parte de los estelares de ambas ligas.
 
Tras las rencillas de los últimos dos años entre los dos circuitos los principales dirigentes llegaron a un acuerdo para poner fin a las hostilidades en una reunión celebrada en Nueva York en septiembre y allí mismo se acordó la realización anualmente de una Serie Mundial entre los campeones de ambos bandos. Esta primera edición se pactó al mejor de nueve desafíos.
 
1924. ECL. La ECL creció a ocho conjuntos con la adición de Washington Potomacs y Harrisburg Giants. Este último había funcionado por 20 años como un club independiente y aprovechando que aún no había un pacto entre ambas ligas se fortaleció para esta campaña con varias estrellas de la NNL como Edgar Wesley de Detroit, Darltie Cooper de Indianápolis y Oscar Charleston, quien actuaría como manager y ganaría la Triple de Corona de bateo. A pesar de ello tendrían un desempeño con más derrotas que victorias. El Hilldale, bajo el debut como manager de Frank Warfield, ganó por segunda vez el gallardete apoyado en el brazo de Nip Winters quien, incluida la Serie Mundial, ganó 23 juegos, así como en su artillería pesada con Louis Santop, Biz Mackey, Judy Johnson y George Carr a la cabeza. Con balance de 47-26 (.644) el club de Ed Bolden se impuso en la clasificación al Baltimore Black Sox (38-23) y al New York Lincoln Giants (35-28) mientras el Cuban Stars con Pelayo Chacón al timón anclaba en el sótano.
 
El 24 de abril se abrieron las acciones en la ECL con el duelo entre el Cuban Stars y el Washington Potomacs desarrollado en el estadio de los Senadores de la Liga Americana. A pesar de haber arribado a la capital procedentes de Cuba la noche anterior, el equipo cubano ganó el partido 8×3 con Oscar Levis caminando toda la ruta ante una asistencia cercana a los 3 000 aficionados. El día 26 en el Hilldale Park los locales necesitaron 12 entradas para derrotar al Harrisburg Giants 6×4 en un dramático choque. En el sexto capítulo Oscar Charleston borró la ventaja de los campeones de 3×1 con jonrón de dos carreras y en el noveno fue clave cuando recibió boleto, se robó segunda y anotó con un sencillo la igualada a cuatro anotaciones. En el capítulo número 12, con Biz Mackey en circulación, Louis Santop mandó a volar el primer lanzamiento de Daltie Cooper para decidir el cotejo. Cooper había trabajado todo el juego por Harrisburg mientras Hilldale empleó a Rube Currie, Red Ryan y Nip Winters.
 
El 10 de mayo Nip Winters permitió un solo sencillo, en el capítulo de apertura, ante el Washington Potomacs pero perdió el desafío 2×1 cuando en el cuarto episodio por una seguidilla de desafortunadas jugadas (error, wild pitch, boleto, doble robo, error en tiro y fildeo) entraron dos carreras en su contra. El Hilldale solo pudo descontarle una al abridor Andrew William quien lanzó excelentemente también con apenas tres hits permitidos.
 
El día 26 de mayo, tras haber sido sacado de la liga previamente por negarse a jugar ante el Lincoln Giants, el Brooklyn Royal Giants de Nat Strong fue readmitido en la ECL con la condición de que ambos equipos completaran el calendario establecido por la competición.
 
El 4 de julio en el segundo del doble juego, el lanzador del Harrisburg, Daltie Cooper, retiró al manager-jugador del Bacharach John Henry Lloyd en su primera vez al bate, para frenar en 11 su racha de hits consecutivos tras haber conectado de 3-3 en el primero del día y arrastrar de 8-8 en los dos partidos anteriores.
 
Tras su desafortunado choque de mayo, Nip Winters encontró recompensa el 4 de septiembre lanzando un no hitter de 2×0 para el Hilldale ante Harrisburg y en dónde solo un error de Jake Stephens, que permitió al guardabosque rival Clarence Jenkins alcanzar la primera, lo privó del juego perfecto. Winters además contribuyó para su causa remolcando la primera de su equipo con un triple.
 
El 28 de septiembre en un curioso suceso, Cleo Smith del Lincoln Giants casi empata el desafío ante el Cubans que iba delante 4×3, cuando en el noveno conectó un estacazo por el center field en el Protectory Oval del Cubans en Nueva York y que hubiera sido claramente jonrón, pero la bola golpeó caprichosamente el asta de la bandera y regresó al terreno donde Alejandro Oms la recogió y lanzó a tercera para poner out a Smith asegurando el triunfo de los locales.
 
Una vez más Oscar Charleston demostró su clase al llevarse la Triple Corona de bateo y encabezar el WAR de posición (4.4), el average (405), el OBP (476), el slugging (780), el OPS (1257), el OPS+ (251), el wOBA (540), el ISO (376), las anotadas (63), el total de bases (160), los dobles (22), los jonrones (15), las empujadas (63), las carreras creadas (76), los extrabases (42) y el Power-Speed (17.1) además de ser segundo en robos (20) y tercero en hits (83) y boletos (28). Biz Mackey lideró los hits (90), Jackson del Harrisburg los triples (8), su coequipero Clarence Jenkins y Otto Briggs por los campeones recibieron 30 bases y Frank Warfield se estafó 22 almohadillas y capitalizó 18 toques de sacrificios.
 
En el pitcheo la nota destacada corrió a la cuenta de Nip Winters líder en WAR general (7.5), WAR de lanzadores (6.6), victorias (20), lanzados (29), entradas (208), ponches (114), aperturas (24), completos (20) y lechadas (2) mientras quedó segundo en WHIP. Dave Brown con el Lincoln Giants encabezó los departamentos de PCL (2.00), ERA+ (210), WHIP (1.041) y Phil Crockell del Hilldale tuvo el mejor porcentaje de ganados (.909). 
 
Entre Charleston y Winter estaría para mí el MVP, inmenso lo del jardinero y formidable aporte del lanzador a la causa de los campeones. Salomónica y sabia decisión sería compartir el premio.  
 
1924. NNL. Ocho equipos jugarían esta campaña por la NNL: American Giants, Kansas City Monarchs, Indianapolis ABCs, Detroit Stars, St. Louis Stars, Cuban Stars (otra vez bajo la batuta de Tinti Molina), Birmingham Black Barons y Cleveland Browns. El ABCs abandonaría el campeonato y sería sustituido por el Memphis Red Sox. 
 
El Kansas City, una vez más con José Méndez al timón, consolidó su dinastía ganando el campeonato (57-22), aventajando a Chicago (52-27), apoyado en varias estrellas como Dobie Moore, Heavy Johnson, Newt Joseph y el estelar Bullet Rogan quien compiló con el madero línea de 411/454/636 y balance de 16-5 desde el box. El Chicago American Giants del cubano Cristóbal Torriente (líder impulsor de la lid) fue un buen rival, pero no pudo quebrar el dominio de los Monarcas. El St. Louis Stars bajo la batuta de Jim Taylor comenzó a cimentar sus futuros éxitos con un equipo plagado de jóvenes talentos como Dewey Creacy, Wilson Readus, Roosevelt Davis, y los futuros miembros de Cooperstown Willie Wells y Cool Papa Bell.  
 
El día 28 se abrieron las cortinas en la NNL ante unos 10 000 espectadores en el Rickwood Field de Birmingham donde los locales salieron victoriosos 6×3 ante el Cuban Stars cuyo lanzador abridor Lucas Boada explotó durante el rally decisivo de cinco carreras de los Black Barons en el tercer episodio mientras Sam Streeter recorría toda la ruta para anotarse la victoria. El 3 de mayo el campeón defensor, Kansas City Monarchs, debutó con victoria de 10×3 sobre el American Giants con sólido trabajo de Bill Drake y ofensiva de 16 hits incluidos tres per cápita a la cuenta del propio Drake y otros tres de Newt Joseph.
 
El 18 de mayo, con tres lanzadores viendo acción por cada bando, el Cuban Stars despachó tres cuadrangulares ante el Chicago. Los tres fueron a la cuenta de Esteban Mayari Montalvo, incluido uno con la casa llena, pero aun así perdieron el desafío 15×14. El American Giants marcó cinco en el octavo para tomar la punta 15×12. En el noveno Montalvo disparó su tercero del juego para dos carreras, pero sus compañeros no pudieron hacer más y el choque se saldó con derrotas para ellos.
 
El 21 de junio el Memphis Red Sox jugó su primer desafío en la NNL ganando 6×4 ante el Cleveland Browns. Los Red Sox se convirtieron en miembros plenos del circuito tras la salida del Indianápolis ABCs que, ante la pérdida de la mayor parte de sus jugadores en favor de la ECL, no estaba en condiciones competitivas, ni económicas tampoco, de continuar en activo. Inicialmente se había decidido que el equipo de Memphis asumiera el balance de 3-16 del ABCs, pero más tarde se determinó que un balance de .500 (establecido en 12-12) sería más justo y para julio ya el equipo se encontraba cuarto con registro de 17-15.
 
El 26 de junio, como le había sucedido ya a Nip Winters en mayo, el pitcher de los Barons Bill McCall permitió apenas un hit al Chicago, pero perdió el partido 3×1. Cristóbal Torriente conectó el único sencillo en el primer inning donde el equipo de Foster anotó sus tres carreras aprovechando boletos a Hewitt y Malarcher, tres robos (incluido uno doble que propició un error en tiro para anotar la primera), el hit de Torriente y un fielder choice.
 
El 26 de julio Sam Streeter de los Barons se quedó a un out del juego sin hits ni carreras cuando en el noveno Jim Taylor de emergente por el St. Louis Stars rompió el encanto con un sencillo después de estar en cuenta completa. Streeter se llevó el éxito 10×0 con un hit y nueve ponches.
 
Ofensivamente Dobie Moore de Kansas encabezó el WAR de posición (4.4), el cubano Valentin Drake del Cuban Stars fue Champion Bat (389) y otro criollo, Cristobal Torriente del Chicago, se encaramó en la cima en el OBP (467), slugging (612), OPS (1079), el OPS+ (194), el wOBA (484), las carreras creadas (72), los extrabases (41), los dobles (27), los remolques (81), el Power-Speed (9.6) y quedó segundo en jonrones. Otros de sus compañeros de equipo también destacaron: Dave Malarcher anotó 69 carreras y se robó 22 bases, Dobie Moore conectó 106 imparables y recorrió 163 bases y Jelly Gardner recibió 54 boletos, mientras Bill Pierce (líder en ISO con 251) y Turkey Stearnes ambos de Detroit quedaron al frente en triples (12) y colideraron los cuadrangulares (9).
 
En el pitcheo el lanzador de Birmingham Sam Streeter lideró el WAR general (5.8) y el de lanzadores (5.6), las entradas trabajadas (200.1), los ponches (128), las aperturas (23) y los completos (20), Bill Foster dejó un PCL de 2.16, un porciento de victorias de 875, un WHIP de 1.065, tiró 3 lechadas, tuvo un ERA+ de 201, un FIP de 2.28 y fue segundo en triunfos, mientras Bullet Rogan (segundo en WAR) ganó 16 juegos, Army Cooper de Detroit lanzó 31 desafíos y Williams salvó 6 veces.
 
Muy difícil elección entre Torriente, Rogan y Streeter para el MVP, pero a pesar de solo haber liderado en las victorias creo que se lo doy a Rogan una vez más por su aporte de dos vías al equipo campeón.
 
 
 

J.L. . Wilkinson, uno de los agentes blancos en las Ligas Negras, promotor, directivo y dueño del Kansas City Monarchs y José Méndez, cubano y manager-jugador del mismo. Ambos miembros del Salón de la Fama.

 

José Méndez

 
 
 
1924. Serie Mundial. Ocho errores del Hilldale (cuatro del lanzador Phil Cockrell) y un rally de cinco carreras en el sexto ayudaron a los Monarcas a triunfar con marcador de 6×2 en el desafío de apertura desarrollado el 3 de octubre en el Baker Field de los Phillies. Rube Foster lanzó la primera bola del juego ante una asistencia de 5 366 fanáticos. Bullet Rogan se apuntó el éxito permitiendo ocho sencillos con cuatro ponches y perdiendo la lechada a falta de un out en el noveno.
 
En el segundo juego el día 4 ante cerca de 8 700 espectadores, el Hilldale tomó desquite con lechada de 11×0 colgados del brazo de Nip Winters, quien solo toleró cuatro incogibles, dio dos bases y fue arropado desde el primer inning con un racimo de cinco anotaciones a las que sumaron dos más en el segundo y otras dos en el tercero para poner muy cuesta arriba el desafío para los Monarcas. McCall, Drake, Méndez y Harold Morris desfilaron por la lomita de los derrotados.
 
El día 5 el desafío desarrollado en el Maryland Park de los Black Barons concluyó en empate a seis debido a la oscuridad después de 13 innings de juego. Tras llegar igualados a cuatro al octavo, los Monarcas tomaron la delantera dos veces, primero en ese capítulo (5×4) y luego en el 12 (6×5), pero en ambas ocasiones Hilldale consiguió la igualada. Errores de Kansas en el quinto y noveno innings ayudaron a los de Ed Bolden a permanecer metidos en el juego. William Bell tiró doce entradas y Rogan lo sustituyó desde el center field en el capítulo 13. Biz Mackey recibió en este desafío tres bases intencionales y Newt Joseph disparó jonrón por los dirigidos por Méndez mientras Rogan se iba de 5-3 con 3 remolques. Curiosamente el día anterior se había desarrollado allí un desafío por la Serie Mundial de las ligas menores entre St. Paul de la American Association y Baltimore de la International League y el juego fue declarado también en empate a seis carreras en el inning 13 por oscuridad.
 
El Hilldale se puso delante el día 6 en ese mismo estadio con victoria de 4×3 rompiendo en el noveno el abrazo a tres carreras tras dos bases y dos errores sin out. A pesar de haber permitido solo cuatro hits Cliff Bell cargó con la derrota por Kansas mientras Red Ryan, tras permitir tres anotaciones, necesitó de la ayuda de Rube Currie quien entró en el tercero con un out y colgó ceros hasta el final del choque para apuntarse el éxito ante una pobre asistencia de apenas 584 espectadores. Este fue el reply del empate del día anterior y el Hilldale igualó el desafío en el mismo tercer inning con doble, boleto y tres robos, incluido uno de home a la cuenta de Otto Briggs. 
 
Las acciones continuaron el 11 de octubre en el Muehlebach de Kansas y el campeón de la ECL se llevó el gato al agua 5×2. Nip Winters se las vio feas en el mismo primer inning al otorgar un boleto, permitir tres hits y dos carreras, pero se recompuso y trabajó completo con siete ponches y un boleto tolerando apenas un sencillo en el resto del juego retirando a 25 de los últimos 26 hombres que enfrentó. Su equipo descontó una en el cuarto y amenazó con las bases llenas sin outs en el octavo, pero el abridor Bullet Rogan metió el brazo y contó con apoyo de su defensa para contener a los rivales obligando a dos roletazos por el cuadro para dos outs forzados en la goma y terminar ponchando a Winters para mantener la ventaja de 2×1. Sin embargo, Rogan no pudo salir de otro aprieto en el noveno donde dio pelotazo a Briggs, Mackey le dio sencillo mal fildeado por Mothel en el izquierdo y un rodado por el cuadro de Lewis le permitió a Briggs igualar las acciones desde tercera mientras Lewis quedaba safe por el mal tiro a la inicial del shortstop Dobie Moore. Así las cosas, Judy Johnson disparó cuadrangular por el center field con dos en base para decretar el triunfo del Hilldale.
 
El día 12 Kansas recortó diferencias en la Serie al imponerse de local 6×5 en un reñido choque en el cual los dirigidos por Méndez debieron remontar tres veces, primero en la apertura con racimo de cuatro tras las dos marcadas por los rivales en el inicio del juego, luego en el cuarto episodio sumaron una para tomar ventaja tras la igualada previa a cuatro del Hilldale, quien otra vez en el sexto empató a cinco el cotejo hasta que en el octavo los Monarcas encontraron la respuesta decisiva cuando Dobie Moore se apuntó sencillo y anotó por triple de George Sweatt. En el noveno el abridor local William Bell necesitó el relevo de Bill Drake para asegura el triunfo ante cerca de 9 000 fanáticos. 
 
Los Monarcas, ante 2 539 fans, empataron la Serie el día 14 con victoria de 4×3 en 12 entradas. Tras las dos anotadas por Hilldale en el segundo y el empate de los locales en el cuarto donde Newt Joseph se robó la goma, estos tomaron la punta en el octavo cuando Heavy Johnson de emergente trajo a Rogan al plato, pero en el noveno un sencillo impulsor de Frank Warkfield remolcó la igualada en los pies de Judy Johnson para mandar el choque a extra innings. Johnson precisamente propiciaría el triunfo de Kansas cuando en el capítulo 12 con dos outs tiró mal a primera sobre un rodado de Rogan permitiéndole a este llegar quieto y hacer valida la anotación de William Bell desde tercera. José Méndez se apuntó el éxito de relevo y Nip Winters sufrió el revés trabajando los doce capítulos con ocho ponches. Rogan, quien no sacó la bola del infield, se apuntó tres inatrapables, anotó una carrera y trajo la decisiva del juego. Este desafío debió jugarse el día 13, pero un choque de exhibición con la presencia de Babe Ruth en el estadio de los Monarcas ese día propicio el aplazamiento del mismo.
 
El 18 las acciones se trasladaron al Schorling Park de Chicago y los campeones de la NNL se pusieron delante en la Serie Mundial 4-3 tras llevarse el triunfo ese día 3×2 marcando sus tres anotaciones en el noveno capítulo remontando dramáticamente la ventaja del Hilldale. Con dos outs en la pizarra, y dos hombres en base, McNair conectó un sencillo impulsor para traer a Rogan desde tercera, a lo que siguió pelotazo de Rube Currie sobre Heavy Johnson para llenar las bases. En esta compleja situación, el mascara de Kansas Frank Duncan, vino al bate y conectó un elevado tras el plato que hubiera significado el final de la entrada, pero el receptor Louis Santop falló en atrapar la bola dándole a Duncan una segunda oportunidad y este la aprovechó con sencillo por tercera remolcador de las dos carreras definitivas. Rogan y Currie lanzaron completo por Kansas y Hilldale respectivamente. Santop, quien fue visto luego del juego llorando por ese error en la casa de Rube Foster, recordaría ese elevado como el peor momento de su carrera y Duncan el sencillo que conectó a continuación como el mejor de la suya. Vale señalar que Frank Warfield tomó tres controvertidas decisiones al mover a tres jugadores de sus posiciones poniendo a Mackey en tercera, a Judy Johnson en el short y a Santop tras el plato. Curry cargó con el revés y Rogan se llevó el éxito trabajando ambos completo.
En el juego nueve de la Serie Mundial la pobre defensa de los Monarcas le permitió al Hilldale romper la igualada a tres en el noveno inning para emparejar el campeonato 4-4 y forzar el decisivo décimo juego. Abriendo tanda en el capítulo número nueve, Judy Johnson conectó doble ante Bill Drake y Clint Thomas lo llevó a tercera con sacrificio con el que se mantuvo con vida en la inicial en jugada de fielder choice. José Méndez entró de relevo, ponchó a George Johnson y consiguió que George Carr conectara un rodado para ser puesto out sin asistencia en primera, pero en una mala jugada Lem Hawkins tiró a segunda a la que Clint Thomas llegó safe haciendo que Johnson entrara desde tercera con la ventaja. Un error del mismo Hawkins permitió a Hilldale agregar otra más para el definitivo 5×3. Drake quien había relevado a William Bell fue el derrotado y Nip Winters trabajó su cuarto juego completo para sumar su tercera victoria en la serie.
 
El desafío decisivo, ante una pobre asistencia de 1 549 fanáticos, se llevó a cabo también en Chicago el día 20 de octubre con un tiempo bastante malo y los Monarcas conquistaron la Serie Mundial al derrotar al Hilldale 5×0 gracias un gran inning a la ofensiva y decisivo trabajo monticular del manager José Méndez quien enfrentó al lanzador submarino Scrip Lee. Este dominó a los Monarcas por siete entradas tolerando apenas un sencillo en el tercero salido del madero de Frank Duncan. Sin embargo, en el octavo los de Kansas despertaron con cinco hits y cinco carreras a lo cual no tuvo respuesta el campeón de la ECL en el noveno donde solo Frank Warfield alcanzó la inicial por boleto. 
La gran actuación del partido corrió en el brazo del cubano José Méndez quien, aun débil por una operación antes de la Serie Mundial y que a pesar de la recomendación médica de no lanzar había trabajado ya diez entradas de relevo en la justa, apenas permitió tres incogibles no dejando que ningún rival pasara de primera, otorgó un boleto y recetó dos ponches para darle a los Monarcas su primer título de Serie Mundial. 
 
Por el Hilldale destacó Judy Johnson con línea de 341/370/568, OPS+ de 202, wOBA de 444, 15 hits,5 dobles, 1 triple, 1 jonrón, 7 impulsadas y 7 anotadas. Nip Winter fue el caballo de batalla con registro de 3-1 en 4 juegos completos lanzados, tirando 38.2 innings con 21 ponches, 1.63 limpias, una lechada y dejando 1.1 de WAR. Rube Curry de relevista dejó 1-1 en 3 juegos, 16.1 entradas, 0.55 limpias y 484 ERA+.
 
 Bullet Rogan por los Monarcas bateó para 350/395/375 con 4 anotadas,14 hits, 6 remolques, wOBA de 373 y en 4 juegos como lanzador dejó balance de 2-1, con 3 aperturas, 3 completos, 28 innings, 13 ponches, 2.89 de PCL y 0.8 WAR general. José Méndez compiló 2-0 en 4 juegos, 3 de ellos como relevo, con 6 ponches, 1.42 limpias, 19 entradas y una lechada en el último juego para decidir el título. José Méndez se convirtió así en el primer cubano en ser campeón de una Serie Mundial, como manager y como jugador.
 
Cinco Salones de la Fama tomaron parte como jugadores en esta Serie Mundial: Biz Mackey, Judy Johnson y Louis Santop por Hilldale y Bullet Rogan y José Méndez por Kansas cuyo propietario J.L. Wilkinson también sería exaltado a Cooperstown como directivo en 2006.  
 
A pesar de la baja asistencia tanto Bolden como Foster se mostraron contentos con la atención nacional que se logró sobre el béisbol profesional negro al contar con seguimiento por buena parte de la prensa blanca. En diciembre ambos dirigentes acordaron normalizar las relaciones entre ambas ligas, respetando los contratos de los jugadores insertando una cláusula de reserva en los mismos y dividiendo geográficamente el territorio de acción de cada campeonato, hechos que ayudarían a la estabilidad necesaria para el sostenimiento exitoso de ambos circuitos.
 
Continuará…
 
 
 
 

Artículo anterior relacionado: Para Guardar; Las nuevas Grandes Ligas (IV)

Artículo anterior: Para Guardar: Las nuevas Grandes Ligas (III)

Artículo anterior: Para Guardar; Las nuevas Grandes Ligas (II)

Artículo anterior: Para Guardar; Las nuevas Grandes Ligas (I)

4 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    • Janiel Izaguirre (Trinidad) el 21 septiembre, 2021 a las 11:10 pm
    • Responder

    Rolando….. No hsy otra cosa que decirte hermano que excelentisimo trabajo……

    Saludos

    1. Me sumo a tus palabras hermano. Rolando es un crack que admiro mucho. Abrazos.

    • El Conde MD el 22 septiembre, 2021 a las 1:58 pm
    • Responder

    Continua la zaga, y por supuesto q continua el disfrute de todas estas entregas..abrazos hermano.

    • Amaya el 22 septiembre, 2021 a las 3:48 pm
    • Responder

    Gran protagonismo cubano en esta ultima entrega que relata la famosa 1ra serie mundial de las Ligas Negras, encabezados por Alejandro Oms, Cristobal Torriente y José Méndez, este ultimo ganando el juego decisivo y también como manager

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.