Playoffs 2021: Un swing histórico y dos récords para Yuli Gurriel. El espectacular show de Randy Arozarena + El gran escenario para Air Yordan

11:04:49 PM

 

 

Gurriel.Foto: Captura de pantalla.

 

Yuli Gurriel entró al Juego 2 de la ALDS después de poncharse tres veces, tras irse de 4-0 en el éxito de los Astros por 6-1 este jueves contra los White Sox de Chicago en Minute Maid Park.

Para el campeón de bateo de la AL, obviamente, ese no era un resultado común. Gurriel se había tomado tres ponches en un juego sólo dos veces durante toda la temporada regular—con casi cuatro meses de diferencia—. La más reciente experiencia con tres “K”, había sido el 10 de julio en Minute Maid Park, pero logró conseguir un sencillo contra su ex compañero de equipo, el diestro de los Yankees, Gerrit Cole.

Este viernes en el Juego 2, Gurriel vio extenderse su slump inicial en esta postemporada a seis turnos sin producir hit. Sus dos primeras visitas al plato fueron definidas con el primer lanzamiento y ante cambios de velocidad del derecho de los White Sox, Lucas Giolito. En el segundo inning, Yuli falló con rodado a segunda que sirvió para forzar a Yordan Álvarez. Una entrada más tarde, en el tercero, cedió el último out con elevado al left.

Y entonces… llegó una gran oportunidad en el final del quinto episodio. Era una de las típicas situaciones de juego que Yuli Gurriel se ha acostumbrado a devorar en Grandes Ligas. Un boleto a Alex Bregman provocó la salida de Giolito. El veterano manager de playoffs, Tony La Russa, famoso en gran medida por sus polémicos movimientos de bullpen, acudió al bolígrafo para traer al zurdo Garrett Crochet.

El cambio lucía genial para sacar un poco de chispa en un enfrentamiento de zurdo vs. zurdo, pero en cuenta máxima, Yordan no persiguió una bola rápida de 98 mph fuera de la zona. Mientras el Astro del número ‘44’ caminaba rumbo a la inicial, Yuli Gurriel se instalaba en el plato. Seis fallos consecutivos estaban ocupando demasiado espacio en las hojas de anotación, ¿verdad? Así pues, con los White Sox ganando por 4-2 y dos outs, Yuli Gurriel estaba claro de la situación clave que enfrentaría.

Abordó el turno sin agresividad, y entonces Crochet aprovechó para fulminar la zona de strikes con par de bolas rápidas a 97 mph. En cuenta de 0-2, Crochet soltó una slider siniestra, pero Yuli alcanzó a golpear de foul.

Nunca sabremos cuánto podría haber influido realmente un cero en ese quinto inning contra los Astros, y quizás ya debes conocer el resto de la historia: Crochet apeló una vez más a su bola rápida—un dardo encendido a 96 mph sobre lo alto de la zona—, pero esta vez los brazos de Yuli Gurriel llegaron a tiempo para golpear un cañonazo remolcador de dos carreras.

 

¡Los Astros empataron el juego, 4-4!

 

Antes de seguir con la gran historia aquí, esta fue una de mis paradas favoritas, porque cuatro cubanos estuvieron agitando el marcador en Minute Maid Park durante la tarde de este viernes:

 
 

1) Luis Robert: Sencillo al left, 2-2

2) José Abreu: Sencillo al center, 3-2

3) Yasmani Grandal: Elevado de sacrificio al left, 4-2

4) Yuli Gurriel: Sencillo al center, 4-4

5) Yordan Álvarez: Sencillo al center, 5-4

 

¡Simplemente, poder cubano! Y, desde ese quinto inning en adelante, los White Sox no pudieron volver a anotar. Los brazos de Yimmi García, Paul Maton, Ryne Stanek, Ryan Pressly y Kendall Graveman, se unieron para dibujar cada cero en las últimas cuatro entradas.

Con la serie 2-0 a favor de los Astros, ya sabes lo que eso significa.

Caminando junto a Tany Pérez

 

Sí, en cualquier contexto histórico, acercarse a Tany Pérez siempre será grandioso para cualquier pelotero cubano. Tany, una de las leyendas cubanas que honorablemente fue exaltado al Salón de la Fama de Cooperstown, dejó un apreciable legado para todos los tiempos.

Tany promedió apenas .378 slugging en playoffs, pero esa estadística no ilustra detalladamente su apreciable contribución ofensiva sobre todo para la “Maquinaria Roja” de Cincinnati en la década de los setenta. Así que aquí es justo revelar otro ángulo: Empujó 25 carreras en 47 juegos, una más que las combinadas por Bert Campaneris (159 PA/11 RBIs), Tony Oliva (53 PA/5 RBIs) y Rafael Palmeiro (91 PA/8 RBIs).

¿Cuántos nombres ilustres, verdad? Y entre ellos, Yuli Gurriel escaló este viernes para encabezar las RBIs (26) y los hits (52) de los bateadores cubanos en la historia de la postemporada. Con el swing que sacudió la bola rápida de Crochet y empató 4-4 el score este viernes en Minute Maid Park, Yuli Gurriel rompió dos récords: El de remolcadas de Tany Pérez (25) y el de hits (51), que estaba en poder de Yasiel Puig.

Es cierto, una buena razón por la que Yuli Gurriel ha podido acumular esos números, ha sido por su experiencia en playoffs desde que firmó con los Astros de Houston. De hecho, el partido de este viernes fue su número 59 en series de postemporada, una marca que superó los 58 registrados por Puig en sus años con los Dodgers de los Ángeles.

Los 12 dobles de Yuli Gurriel también lideran ampliamente entre los cubanos que han jugado postemporadas en las Mayores, duplicando los seis de Yasiel Puig y Tany Pérez. Jugar playoffs cada año ha sido una gran oportunidad para que Yuli Gurriel acumulara esos récords, pero todo el crédito se lo merece por su talento.

En Cuba, Yuli Gurriel empujó 59 carreras en 96 juegos de postemporada. Su OPS de .862, por ejemplo, fue inferior al .889 del torpedero de las Avispas de Santiago de Cuba, Luis Miguel Nava. La comparación es sólo para anticipar otro punto interesante. Incluso aunque la línea de .295/.386/.476 en playoffs del béisbol cubano parece más impactante si la comparamos con el .232/.296/.364 de Yuli en Grandes Ligas, eh aquí el gran mensaje:

 
 
 

Frecuencia de carreras remolcadas por cada juego

En playoffs de Cuba: 1.6

En Playoffs de MLB: 2.2

 
 

Mientras en Cuba su promedio fue de 1.6, Yuli Gurriel ha hecho el trabajo con creces para los Astros, al menos lo suficientemente bueno como para invitarnos a hojear la parte donde aparece el promedio de .232 y sólo .296 OBP en MLB.

Al final, fue un emocionante Juego 2 para los Astros, que siguen encontrando cómo erosionar las posibilidades de los White Sox. Yordan golpeó. Yuli golpeó. Ambos hicieron una vez más el “one-two” que hacía falta en el centro del lineup, mientras Kyle Tucker bombardeó a Craig Kimbrel con el martillazo final en el éxito por 9-4 de los Astros.

Si Yordan Álvarez y Yuli Gurriel se mantienen produciendo en situaciones de clutch, recuerda: ¿Qué importa un promedio ineficiente en sus numeritos periféricos?

 
 
 

Tal y como piensan los Astros, la clave está en producir carreras.


Playoffs: El espectacular show de Randy Arozarena

 

No sabemos por cuánto tiempo será, pero estoy seguro de que ahora eso es lo menos importante, y la energía de Randy Arozarena se está encargando de hacernos aplaudir.

 

Puedes recrearte con tus memorias de octubre. Puedes recordar la última vez que tu equipo favorito ganó una Serie Mundial—incluso si son los Yankees—. Puedes dar sentido a las tendencias que muestran hacia dónde ha evolucionado el juego, empujándonos hasta un punto donde todos queremos ver a los bateadores golpear elevados y elevados, por una sencilla razón: Estamos en la “Era de los resultados verdaderos”, jonrones, ponches y boletos, saltando entre dobles dígitos en las hojas de estadísticas.

Puedes, por supuesto, ignorar que los Rays de Tampa Bay existen. Puedes pensar que habrá siete equipos favoritos por encima de ellos rumbo al Clásico de Otoño. Realmente, puedes pensar así, ¿pero sabes qué? Si vas a sumergiste en esa burbuja, entonces quedarás condenado a perderte lo grandioso que ya está sucediendo en poco más de 35 innings de esta postemporada. Y si se trata de postemporada, es imposible que no sepas dónde estás, ¿verdad? Es octubre, el escenario perfecto donde sólo pocos jugadores pueden dirigir el show beisbolero, y el cubano Randy Arozarena sigue emergiendo como uno de ellos.

 

¿Algunos preguntan cómo irrumpió? ¿Qué hizo para convertirse en Mr. Octubre incluso antes de comenzar su carrera por ganarse el premio de novato del año de la Liga Americana? Como es obvio, las respuestas habían llegado por adelantado, y aún han sido irrebatibles: Randy fue el MVP de la ALCS el año pasado con los Rays, estableciendo récords en hits (29) y jonrones (10) meses antes de comenzar a enfocarse para demostrar su talento en la temporada de 2021.

 

Es extraño, sin dudas, ser el MVP de liga en un playoff antes de jugar la primera campaña como titular… o llegar al plato bajo presión en 20 juegos de postemporada y superar tu propio historial de hits (14), jonrones (8) y RBIs (12).

 
 

¡Pero sucedió!

 

Y lo más interesante de todo, es que Randy Arozarena disfruta la diversión y planea continuar el legado que comenzó a rubricar el año pasado. “Me concentro un poco más”, dijo Arozarena sobre cómo se enfocó para lograr grandes resultados en la postemporada. “Afortunadamente, parece que sucederá en octubre, cuando significa que estamos más cerca de la Serie Mundial”.

Obviamente, mantenerse rindiendo a un alto nivel en los playoffs será un gran reto, pero Randy lo está haciendo ver fácil: Bateó de 2-1 anoche, anotó tres carreras, dibujó par de boletos, conectó un jonrón con bases limpias y, por si fuera poco, protagonizó una de las jugadas más emocionantes que se ha extinguido en el béisbol moderno: Le robó el home al relevista de los Red Sox, Josh Taylor.

El momento quedará grabado para el recuerdo. Taylor y el cátcher Christian Vázquez se confiaron demasiado. Aprovechando la condición de zurdo del lanzador, Arozarena siempre estuvo tomando terreno, casi a la mitad del camino entre tercera y home. Cuando Brandon Lowe estaba en conteo de 1-1, Randy dejó entrever su intención de salir al robo pero, al parecer, Taylor y Vázquez asumieron todo como un amago. Y ahí, creo, fue cuando Randy le robó el home realmente: En el instinto y la anticipación.

Lowe pellizcó una bola rápida de 87 mph que puso el conteo en 1-2, mucho más apropiado para que Taylor se detuviera a pensar en el mejor lanzamiento posible con dos outs. Entonces, Randy decidió que era el momento. Su gran ventaja estaba en el camino que acortó antes de salir, aprovechando un “shift” defensivo donde habían posicionado al antesalista Rafael Devers lejos de la tercera base. Taylor se acomodó con total concentración en Lowe, sin ni siquiera imaginarse el rayo que atravesaría el plato. Y de repente sucedió esto:

 

Gran parte de la fanaticada en Tropicana Field saltó de sus asientos, disfrutando esos sorprendentes segundos de pura espectacularidad. Randy logró lo que no pudo conseguir Manuel Margot ante Clayton Kershaw en la Serie Mundial del año pasado. El robo entró en la historia como el primero en la postemporada desde que Jackie Robinson lo hizo para los Dodgers de Brooklyn contra Yogi Berra y los Yankees de Nueva York en la Serie Mundial de 1955.

 

“Me di cuenta de que el lanzador no me estaba prestando atención. Pude tomar una ventaja lo suficientemente grande y tomar esa base”, dijo Arozarena a través de un traductor. “Esa es la primera vez que me robo el home”.

 

El deslizamiento salvaje de Randy también marcó la última carrera de los Rays, para dominar a los Red Sox por 5-0 en el Juego 1 de la Serie Divisional de la Liga Americana. Pero, antes, ¿recuerdas? Arozarena había golpeado un cohete por el leftfield a 397-ft del plato, para poner el score 4-0 en el final del quinto inning.

 

¿Jonrón y luego robo de home? ¿Dónde hemos visto antes una hazaña similar bajo el calor de la postemporada? Ya te imaginas la respuesta, ¿no?: Nunca. Randy se unió a Eddie Murray (1983) y Tommie Agee (1969), los únicos bateadores que en playoffs han logrado anotar tres carreras, registraron dos bases por bolas, un jonrón y una base robada, pero ninguno sobrepasó dichas marcas en un Juego 1 ni se robó el home

¿Es un solo jugador pensando con tanta persistencia cómo llegar al plato? Sí, es la perspectiva de Randy Arozarena, un competidor realmente especial, que está enfocado en contribuir para ganar juegos todos los días. Ahora, en 26 partidos de postemporada en Grandes Ligas, el Mr. Octubre cubano acumula 11 jonrones—récord histórico para bateadores cubanos—y 15 RBIs en 95 apariciones en home.

 

¿Qué impacto traen esos números?:

1) Los mismos jonrones combinados de José Canseco (7) y Rafael Palmeiro (4) en 215 PAs, 120 menos que las registradas por Randy Arozarena.

2) Hay solo dos bateadores en la historia de la postemporada con al menos 10 jonrones en los primeros 26 juegos de su carrera: Carlos Beltrán (13), Nelson Cruz (12) y… ¿quién otro?: ¡Randy show! (11).

Luego de obtener su primer éxito en esta Serie Divisional al máximo de cinco duelos, los Rays de Tampa Bay esperan rematar 2-0 a los Red Sox este viernes en el Juego 2, y ya sabes quién sobresale como el principal enemigo público en los diarios de Boston.


Playoffs 2021: El gran escenario para Air Yordan

 

PRIMER HR DE YORDAN EN PLAY OFF 2021. Foto: Captura de pantalla.

 

Yordan Álvarez cargó ligeramente su bate atrás, por encima de su cabeza, y luego atacó con furia el lanzamiento que rotaba hacia la esquina baja exterior. Hizo una pausa mientras veía la pelota elevarse y cruzar los rayos del sol proyectados en el jardín central de Minute Maid Park.

La próxima escena fue el silencio del jardinero central de los White Sox, su compatriota Luis Robert, quien se quedó con los brazos cruzados en lo profundo del center-right, donde ya no podía desplazarse. Después de acelerar su carrera de home a primera, Yordan Álvarez aligeró el paso cuando sus spikes se encaminaban a morder la almohadilla de segunda, 180 pies antes de llegar al plato con la carrera que aumentó la ventaja de los Astros de Houston, 6-0, este jueves durante la quinta entrada del Juego 1 de la Serie Divisional de la Liga Americana.

El cátcher de los White Sox, el cubano Yasmani Grandal, asintió con su cabeza mientras conversaba a unos metros del diestro Reinaldo López, probablemente reafirmando la frustración por haber mantenido una tercera slider consecutiva contra Yordan Álvarez. En cuenta de 2-2, López lanzó ese tercer deslizador a 83 mph, y ciertamente puso el pitcheo en la zona donde Grandal lo enmarcó.

La nota sorprendente alrededor de esa decisión estratégica, es que Yordan ha triturado buena parte de las sliders en zonas externas durante este año:

¿Le habrías lanzado ahí, simplemente con el argumento de que el slider estaría dirigido hacia un comando donde no le habían colocado ningún pitcheo en ese turno? Es discutible, por supuesto, sobre todo porque fue una tercera slider consecutiva contra un bateador del calibre de Yordan Álvarez, capaz de ajustarse en corto tiempo y aplastó los deslizadores produciendo .610 xSLG en 2021. Sin embargo, la gran historia aquí es que Yordan Álvarez aportó dos cañonazos fulminantes: Un doble de 395-ft y su segundo jonrón en playoffs.

Además, combinó ese par de extra bases por vez primera en su carrera de postemporada, con un boleto, dos anotadas e igual número de remolcadas, rendimiento histórico que ningún Astro había logrado en el Juego 1 de una Serie Divisional. Y eso es precisamente lo que Houston necesita de Yordan con más consistencia en estos playoffs: El aporte de su calor ofensivo en el centro de la alineación.

Quizás este sea un mejor momento para Yordan, después de su experiencia en la postemporada de 2019. Y, por supuesto, el admirable rendimiento que reafirmó el poder legítimo de su swing durante la temporada regular de este año, sobrepasando las marcas calificadas de 30-100 (HR/RBIs).

En un solo juego y luego de cuatro visitas al plato contra los White Sox, Yordan Álvarez le dio un giro a su porcentaje de extra bases en playoffs, que aparecía en el 13er puesto entre 21 cubanos calificados con al menos 30 apariciones en home:

Antes del Juego 1:

1) Jorge Soler, 17.1%

2) Randy Arozarena, 15.4%

3) Tony Oliva, 15.1%

4) Yuniesky Betancourt, 11.6%

5) Rafael Palmeiro, 9.9%

6) Yuli Gurriel, 7.5%

7) Yasiel Puig, 6.9%

8) Yoenis Céspedes, 6.8%

9) Kendrys Morales, 6.5%

10) José Canseco, 6.5%

11) Yandy Díaz, 6.3%

12) Tony Pérez, 6.3%

13) Yordan Álvarez, 6.2%

14) Yasmani Grandal, 5.5%

15) Bert Campaneris, 5.0%

 
 

Después del Juego 1:

1) Jorge Soler, 17.1%

2) Randy Arozarena, 15.8%

3) Tony Oliva, 15.1%

4) Yuniesky Betancourt, 11.6%

5) Zoilo Versalles, 10.0%

6) Rafael Palmeiro, 9.9%

7) Yordan Álvarez, 8.7%

8) Yuli Gurriel, 7.4%

9) Yasiel Puig, 6.9%

10) Yoenis Céspedes, 6.8%

*Stats: Baseball-Reference.com

 
 

Sí, del lugar 13 al siete con apenas el primer juego de multi-extra base en su carrera—por el momento—fue un gran paso, y la ayuda suficiente que los Astros necesitaron para superar a los White Sox en el Juego 1 de la ALDS.

Es béisbol de octubre, y si Yordan Álvarez puede regresar al estilo implacable de “Air” Yordan, los Astros van a obtener el calor suficiente que necesitan para competir con una de las alineaciones más poderosas del juego actual.

 

 

Tomado de: baseballdecuba.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.