Los San Francisco Giants y los Los Angeles Dodgers, que tienen una de las rivalidades más antiguas de las Grandes Ligas (MLB), se enfrentan actualmente en postemporada por primera vez en la historia.

Pero eso no significa que no hayan estado en una situación parecida– buscando ganar una mini serie 3-2 para mantenerse en la carrera por el campeonato– anteriormente. De hecho, esta es la tercera vez que lidian con semejante circunstancia.

Tras dividir en San Francisco los dos primeros encuentros de su Serie Divisional, Giants y Dodgers comenzarán un 3-2 definitivo el lunes en el Dodger Stadium. San Francisco jugó excelentemente en la ruta, donde logró 53 de sus 107 triunfos, pero los Dodgers consiguieron 58 de sus 106 en casa. Ambos totales de victorias son marcas para las antiguas y exitosas franquicias de la Liga Nacional.

En 1951 y 1962, Dodgers y Giants terminaron empatados en el primer lugar del viejo circuito y tuvieron que jugar miniseries 3-2 que fueron alargues de la temporada regular para definir el representante de la liga en la Serie Mundial.

Desde que fue creada en 1903 (interrumpida en 1904 y establecida definitivamente como institución desde 1905) la Serie Mundial fue el único playoffs de la temporada de MLB, hasta que en 1969 se creó el sistema divisional y las Series de Campeonato para determinar los monarcas de cada liga.

En 1995, la MLB agregó una tercera división y un puesto comodín (el mejor segundo lugar de cada liga) para alojar una tercera ronda playoffs. Desde el 2012 existe un partido entre dos comodines de cada liga para determinar el que avanza a las Series Divisionales.

Volvamos a Dodgers y Giants y sus enfrentamientos anteriores después que se había agotado el calendario regular de competencia.

 

Jackie Robinson, a la izquierda, felicita a un joven Willie Mays, de los NY Giants. Getty Images

 

En 1951, los dos equipos de Nueva York de la Liga Nacional terminaron empatados con marca de 96-58. Por segunda vez en la historia, se pactó un 3-2 extra de la ronda regular para determinar quien enfrentaría a los New York Yankees de la Liga Americana en el clásico de otoño.

Los Giants ganaron el primer juego 3-1 el lunes 1 de octubre en el Ebbest Field de Brooklyn, la casa de los Dodgers. El batazo clave fue un jonrón del antesalista Bobby Thomson contra el derecho Ralph Branca en la cuarta entrada.

Los Dodgers empataron la serie 1-1 con un triunfo 10-0 el martes en el Polo Grounds de Manhattan, la casa de los Giants. El derecho Clem Labine lanzó la ruta completa y el intermedista Jackie Robinson bateó de 5-3 con jonrón y tres carreras impulsadas.

El tercer y decisivo juego lo ganó Nueva York 5-4 en el Polo Grounds con un rally de cuatro carreras en la novena entrada, que fue coronado por el histórico jonrón de tres carreras de Thomson contra Branca, quien relevó al abridor Don Newcombe, para dejar a los Dodgers en el terreno.

En la Serie Mundial, los Yankees dispusieron de los Giants en seis partidos para atrapar el tercero de cinco títulos consecutivos.

En 1962, los obstinados rivales, que se habían mudado juntos a California (los Dodgers a Los Angeles y los Giants a San Francisco) cinco años atrás, quedaron empatados con récord de 101-61. Por cuarta y última ocasión, la Liga Nacional programó una serie 3-2 para disolver el empate.

El lunes 1 de octubre, los Giants blanquearon 8-0 a los Dodgers en el Candlestick Park de San Francisco. Billy Pierce lanzó juego completo de tres hits para vencer a Sandy Koufax y Willie Mays bateó de 3-3 con dos jonrones y tres empujadas. Felipe Alou pegó un doble y anotó una carrera.

El martes 2, en el Dodger Stadium, los locales anotaron siete carreras en el sexto inning y Ron Fairly empujó la ganadora en el noveno para un triunfo 8-7 que empató la serie. Al día siguiente, en el mismo escenario, los Giants anotaron cuatro carreras en la novena entrada para regresar en el juego y ganarlo 6-4.

Mateo Alou bateó sencillo, Felipe Alou negoció boleto y Willie Mays y Orlando Cepeda remolcaron carreras en la entrada. Juan Marichal permitió tres carreras limpias en siete entradas, pero fue el relevista Don Larsen quien se anotó la victoria.

Una vez más, los Giants obtuvieron en el último inning el boleto a la Serie Mundial, donde otra vez fueron derrotados por los Yankees.