Tres palabras para un jonrón: Patrimonio, Cultura y Nación.

19 octubre 2021 | 5 |

La introducción del béisbol en Cuba por los hermanos Guillot (Nemesio y Ernesto) y su compañero Enrique Porto en 1864 no es quizás lo más importante ahora mismo. La trascendencia en las raíces culturales de nuestro deporte nacional va más allá de nombres o fechas puntuales. Nuestro béisbol es vida, pasión, espectáculo, amor y Patrimonio, tal y como se declarará oficialmente este 19 de octubre del 2021.

Después de años de inexplicable burocracia para tal distinción, todos los trámites de rigor exigidos por las autoridades del Consejo Nacional de Patrimonio parecen haberse cumplido ya, y un lugar sagrado para las bolas y los strikes en el país, el estadio Palmar de Junco, en Matanzas, donde tuvo lugar un partido histórico el 27 de diciembre de 1874, acogerá la celebración con toda la significación que merece.

Varias generaciones de historiadores, periodistas, peloteros, federativos y gente de pueblo han luchado por esa denominación no por capricho personal o fanatismo deportivo, sino por su esencia popular, traducida a su máxima expresión en el espectáculo socio cultural que representa cada campeonato nacional, desde la primera liga profesional nacida el 29 de diciembre de 1878 hasta nuestras series nacionales actuales, fundadas un 14 de enero de 1962.

Resulta a su vez muy estimulante que durante las actividades por el Día de la Cultura Cubana se concrete este hecho, luego de trámites y expedientes bien enjundiosos en los cuales se archivan entrevistas a expertos, peloteros, entrenadores, aficionados, así como una exquisita revisión de la documentación histórica, entre otros aspectos, que prueban con ejemplos, vivencias y testimonios la huella de los batazos en el corazón del alma cubana.

Es importante saber que para poder ser catalogado como Patrimonio Cultural de la Nación hay muchos requisitos formales y otras marcas que trascienden papeles y cuños. En el caso de nuestro béisbol afina su más gran poder en la rica historia atesorada y que abarca los siglos XIX, XX y XXI, sin olvidar la influencia en el béisbol internacional de muchas naciones a partir de nuestros resultados y la labor de entrenadores y peloteros alrededor del mundo.

Cada juego o partido de béisbol es un evento de pasiones donde se encumbran los valores más auténticos. Foto: Dazra Novak

Cada juego o partido de béisbol es un evento de pasiones donde se encumbran los valores más auténticos. Este deporte se relaciona con nuestras guerras por la independencia, con la lucha por la discriminación racial, con el enfrentamiento a las dictaduras antes de 1959 y con la masificación del ejercicio físico como expresión cultural defendida desde sus inicios por el proceso revolucionario.

Ahí están los ejemplos de varios peloteros mambises (conspiradores, soldados y jefes del Ejército Libertador) y de los negros imponiéndose por su calidad en ligas profesionales (en Cuba se admitió a los primeros negros en las ligas profesionales en 1900, mientras que en los Estados Unidos solo entraron en 1948 a las Grandes Ligas).

Como olvidar a los estudiantes universitarios lanzándose a los terrenos de béisbol para protestar a mediados del siglo pasado o el impulso en la construcción de estadios en cada municipio y provincia, por solo citar ejemplos puntuales, pero de un aval sumamente importante para comprender la extensión política, social y cultural de esta disciplina en nuestro país.

Como si fuera poco, la influencia y acompañamiento de expresiones artísticas es inmensa. Literatura, cine, música, artes plásticas y teatro sobresalen con un toque distintivo y quizás único, pues las obras nacidas desde esta pasión trascienden las páginas de un libro, las galerías de arte, las pantallas cinematográficas y las salas de teatro, para apoderarse de las almas de miles de personas desde las propias gradas de un estadio, una peña deportiva en un parque o simplemente en el primer bate o guante que le regala un padre a su hijo.

La pelota, como la conocemos en Cuba, ha influido igualmente en el lenguaje y en el imaginario popular. “Ponerte en tres y dos”, “estar arriba de la bola” o “meterse un ponchado” son apenas tres frases de las decenas que hemos extrapolado de un partido de nueve innings a la realidad por la ascendencia cultural sembrada entre nosotros.

No puedo dejar de mencionar tampoco los siempre divertidos y perennes juegos cuatro esquinas (derivado con adecuaciones al Béisbol-Five) ni el centro cultural que han sido los estadios por muchos años, al recibir a intelectuales y artistas para exponer su arte y compartir con admiradores y fanáticos, incluso han servido para celebrar decenas de conciertos.

La lucha entre bolas y strikes, entre bateadores y pitchers, entre un país pequeño contra naciones poderosas en torneos internacionales, es tal vez la novela más grande que pueda escribirse con desenlaces inesperados a la altura de las últimas páginas, o mejor, de los últimos innings.


El estadio Palmar de Junco, en Matanzas, acogerá la celebración con toda la significación que merece. Foto: Archivo

Reconocer al béisbol cubano como Patrimonio Cultural de la Nación es un acto de justicia infinita, gratitud enorme y amor verdadero. Mientras haya un niño que sueñe con vestir un uniforme de pelotero y un pueblo que sufra y vibre con cada derrota o triunfo nadie podrá tocar ese sagrado pedazo de patria y de cultura que habita en un swing o en ese lanzamiento que todos hemos realizado alguna vez.

Ninguna mejor definición para terminar que la regalada por un apasionado al béisbol devenido novelista y Premio Nacional de Literatura, Leonardo Padura, en su artículo Soñar en cubano: la oda al béisbol. “Beisbol, música, sociedad, cultura y política coincidieron sobre un terreno deportivo en una de las cristalizaciones más ricas y dinámicas del proceso de definitiva conformación de la cubanía. Desde entonces y hasta hoy, somos cubanos porque somos peloteros; y somos peloteros porque somos cubanos”.

Tomado de: cubadebate.cu

10 comentarios

Saltar al formulario de comentarios

    • Chikungunya el 19 octubre, 2021 a las 1:49 pm
    • Responder

    Ya era hora, el béisbol es nuestra principal pasión.

    • Amaya el 19 octubre, 2021 a las 1:58 pm
    • Responder

    Ahora hay que también luchar por la culminación del Salón de la Fama de nuestro béisbol

      • Chikungunya el 19 octubre, 2021 a las 6:04 pm
      • Responder

      No toque esa gaveta que tiene cucaracha.

  1. yo en lo personal estoy en desacuerdo que por simple politica se declare a estas alturas algo que hace mas de 150 años es patrimonio de la nacion cubana , no se necesitan ni cuños ni decretos ni las molestas resoluciones para esta desicion solo se necesitaba logica compromiso , no que alguien de arriba dijera ahora si, haganlo ahora , para mi y lo he dicho hace mas de 40 años el beisbol cubano es cubano es del pueblo cubano pasando desde saborit, marsans , baro , oms dihigo torriente y mendez pasando por minnie camilo pascual y willy miranda y hector cabrera hasta pacheco vargas lourdes cheito muñoz y llegando hasta yuli pito abru el duque y otros mas , el tema hall of fame del baseball cubano esta estancado pues hay alguien a quien hay que poner pero como se fue para los usa no lo quieren poner y todos sabemos dequien se trata

      • Slugger el 20 octubre, 2021 a las 11:32 am
      • Responder

      Ese ese el tema

      Mas que la fanfarria y la promocion y publicidad, lo que deben hacer es ir al grano y rescatar el beisbol en Cuba que esta en estado critico.

      No tenemos ni una liga profesional, ni se transmite la mejor pelota del mundo. El mal trabajo es integral pues ni siquiera se transmiten los playoffs de Japon cuando estan los cubanos.

      Los peloteros tienen salarios miserables. La seleccion nacional no gana ni el torneo de la Toronja, pero no convocan ni a los peloteros cubanos que juegan en Centroamerica.

      Mientras, siguen poniendoleinfusion de futbol en venas a la juventud; que beisbol va a haber en el futuro? si esos muchachos de ahora solo saben hablar de futbol, no saben de otros deportes, es solo futbol y de manera muy superficial por cierto.

      Beisbol Patrimonio Nacional? No se habran equivocado de patrimonio?

    • Lázaro Levantate y anda el 20 octubre, 2021 a las 3:37 pm
    • Responder

    Joel no basta con dar un batazo descomunal para ganar el juego, de nada sirve la dimensión de este si con el exceso de entusiasmo se dejan de pisar las almohadillas.

    La televisión cubana continúa pifiando a la hora buena, ayer se volvió a quedar con la carabina al hombro dejando a millones de televidentes en bases locos por presenciar una transmisión de calidad en el día de glorificación de la PELOTA CUBANA, lo mismo sucedió con el Campeonato Nacional de Pequeñas Ligas de béisbol. ¿Era muy difícil coordinar con tele Yumuri?

    Ahora más que nunca los aficionados tenemos que consumir buen béisbol sea de donde sea, principalmente si están participando atletas cubanos ¿Por qué en Cuba no se transmiten los juegos por diferido de la MLB si telerebelde le da cobertura a los partidos de NBA, NFL y NHL estadounidense?

    Se dará un CUADRANGULAR CON LAS BASES LLENAS cuando transmitan la misma cantidad de juegos de béisbol y con la misma calidad que transmiten actualmente el fútbol, cuando los medios hablen más de nuestros peloteros que de Messi y Ronaldo, cuando Guardiola deje de tener más turnos al bate y horas de comparecencia en la TV Cubana que todos nuestros técnicos de pelota juntos, cuando en cada transmisión de beisbol este presente una gloria deportiva con gran preparación como analista, cuando nuestros atletas activos tengan mayor salario, cuando nuestras glorias deportivas tengan mayor reconocimiento social y salarial propongo:

    – Estimular con la escala salarial de campeón mundial a todos los peloteros que en nuestras series nacionales dieron más de 2000 hit, los que conectaron más de 300 cuadrangulares y los que han logrado más de 200 victorias, los que la posean cambiársela por la de campeón Olímpico, en la medida de las posibilidades del país darles autos nuevos, algunos se han pasado toda la vida reparando el auto viejo que recibieron de otro jugador.

      • Slugger el 22 octubre, 2021 a las 9:18 am
      • Responder

      Si al menos transmitiera 1 partido de MLB por cada 10 de futbol, pero no, es CERO, nada, nothing, la intencion es clara como plantea Reemberto.

      Eso sin contar que el futbol europeo se juega una vez a la semana y si acaso dos veces los que juegan Champions. La pelota se juega casi todos los dias o mas bien todos los dias, es raro el dia en que no haya al menos un partido de MLB, ademas son mas equipos y la temporada es mucho mas larga, hay para escoger, pero nada.

      La Pelota Cubana se esta ponchando, y no solo es sin tirarle, sino que va hacia el Home Plate sin siquiera el bate en la mano, es ponche de oficio.

      1. Me encantó el último párrafo!!

        • Dr. Reinaldo el 22 octubre, 2021 a las 10:08 am
        • Responder

        Excelente….Ponche avisado….

  2. coincido plenamente con slugger y con lazaro aca el tema beisbol es espinoso pues desde 1960 se dividio por puro capricho aca hoy en dia se trasmite tanto futbol como en italia o españa teniendo en cuenta los medios de difusion nuestros , los jovenes solo saben de futbol no les interesa el baseball para nada es algo hecho con toda intencion pues como el mejor beisbol se juega en el eterno archienemigo tenemos que influenciar a la juventud con el futbol no con la pelota esclava , la pelota cubana esta en crisis total por falta de atencion por falta de motivacion por falta de calidad , se recuperara algun dia , esperemos los proximos 10 años a ver si sucede un milagro pero en lo personal creo que sera muy dificil en telerebelde el canal de los deportes llevan 1 mes casi poniendo el mundial juvenil de atletismo en NAIROBI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.