Champions League capítulo V: sorpresas, confirmaciones y dramas

6:35:41 PM

 

 

Resultados Champions League 24 de noviembre. Foto: Captura de pantalla.

 

La última jornada tendrá mucho que decidir todavía… Pero en la penúltima ya se sentenciaron no pocas cosas. Una de ellas, el pase como primero, y magnífico, del Manchester City, capaz de jugar con una exhuberancia absoluta y de no venirse abajo cuando se avanzó el PSG en el Etihad. Le remontó a base de fútbol demostrando una grandeza colectiva que no se adivina en el cuadro parisino, donde sus estrellas parecen jugar al margen del resto el equipo.

Si eso fue la constatación de un favorito, en Madrid se produjo la resurrección del Milan y hundimiento del Atlético, que buscando la segunda plaza se jugará a cara o cruz el pase en Portugal mientras el Milan pasó de estar muerto a tener opciones realies de llegar a los octavospor primera vez desde 2014.

El Sporting de Lisboa dio el golpe y, goleando a un triste Borussia, consumó su clasificación en compañía del impresionante (cinco victorias en cinco partidos) Ajax, empujado por un doblete del excepcional Haller para sobrarle una última jornada que tendrá algunos partidos de vértigo. El cara a cara entre Porto y Atlético en Do Dragao para sumarse a otro intocable, el Liverppol, o la misión ¿imposible? que enfrentará el Barça en Múnich.

Los de Xavi pusieron mucho fútbol pero sin gol, otra vez, y apenas suman dos en cinco jornadas para verse en esta situación… Ganar o esperar a que no lo haga el Benfica en Lisboa al eliminado Dynamo Kiev es la hoja de ruta azulgrana.

A nada de eso podrá aspirar el deprimido Borussia Dortmund, hundido sin Haaland para enlazar dos derrotas consecutivas, mientras Real Madrid e Inter se jugarán la primera plaza después de sentenciar el grupo con solvencia.

El United despertó en Villarreal, para dejar colgado de una machada al Submarino Amarillo en la última fecha en Bérgamo ante el Atalanta, y el Chelsea dio un golpe de mano bestial aplastando a la Juventus.

Para lío el del grupo G, donde del primero al último tienen opciones de clasificación después de una jornada épica… Aunque lo visto en Manchester… Aquello sí fue otra historia.

 

Tridente del PSG se lamenta.

 

GRUPO A

Grandeza. El Manchester City certificó su pase como primero con una remontada soberbia sobre el PSG, superado de principio a fin por los citizens y que se avanzó en la primera ocasión que ligaron entre Messi, Neymar y Mbappé… Pero la apuesta colectiva de Guardiola hizo justicia con los goles de Sterling y Gabriel Jesús. Ajustado en el marcador, sin discusión en el fútbol… Y mientras, en Bélgica, la mínima esperanza que pudiera albergar el Brujas por llegar a la segunda plaza se desvaneció rápido y de forma cruel. El Leipzig le arrasó de mala manera (0-4 ya al descanso) y no solo le hizo olvidarse de los octavos, sino que le derrumbó hasta la cuarta plaza.

GRUPO B

Sorpresa. De la nada al sueño, el Milan tiene a tiro la segunda plaza. Deberá derrotar al intocable Liverpool en San Siro y confiar en un empate entre Porto y Atlético en Do Dragao. Parecía utópica esa opción porque lo tenía todo de cara el equipo colchonero, apoyado por la victoria, solvente otra vez, del Liverpool sobre el Porto… Pero buscando la victoria en el Wanda se encontró, al final, con un gol de Junior Messias que le hundió de la manera más cruel e inesperada. De todas maneras, Porto y Atlético tienen, en su mano, el pase ganando su duelo directo.

GRUPO C

Horfandad. La ausencia de Haaland arrastró al Borussia, derrotado en la pasada jornada en Dortmund por el magnífico Ajax y que certificó su eliminación en Lisboa, superado por un Sporting que le superó de principio a fin, condenándole a buscar apenas contragolpes con los que mantener una esperanza que casi enterró ya en el descanso. El equipo portugués pasará como segundo, entendiendo que la primera plaza está sentenciada por el soberbio Ajax, que con otros dos goles de Haller venció en Estambul a un Besiktas que suma cinco derrotas en cinco jornadas.

GRUPO D

Lógica. Real Madrid e Inter se jugarán en el Bernabéu el primer puesto, ya clasificados ambos y valiéndole a los merengues un empate para certificar ese liderazgo final. Lo consumaron con sendas victorias con más oficio que brillantez, goleada la del Madrid en Moldavia, con un afortunado gol de Alaba y un golazo de Kroos que ya sentenció en la primera mitad y antes de la aparición de Benzema, mientras que un doblete de Dzeko en la segunda parte valió en San Siro para derrumbar a un triste Shakhtar.

GRUPO E

Insuficiente. El Barcelona se jugará la clasificación el último día en Múnich, un escenario desconocido en el club pero al que se vio abocado al no ganar al Benfica en el Camp Nou. Buen fútbol, mejoría de juego… Pero insuficiente por su incapacidad ante puerta. Y aún tuvo suerte de que, en el último suspiro, Seferovic fallase un gol a puerta vacía que habría regalado al Benfica depender de si mismo. El equipo azulgrana deberá ganar al intratable Bayern, que sumó en Kiev su quinta victoria consecutiva, o esperar un tropiezo, utópico, del Benfica en Lisboa frente al ya eliminado Dynamo.

GRUPO F

Resurrección. Mantenido primero por un soberbio De Gea y empujado después por la infabilidad de Cristiano Ronaldo el Manchester United, en su primer partido sin Solskjaer en el banquillo, dio un golpe de autoridad en Villarreal, hundiendo a un Submarino Amarillo que se estrelló ante la responsabilidad y tras el gol del portugués, en el minuto 78, bajó los brazos. Así ya están en octavos, y como primeros de grupo, los diablos rojos y se jugarán Villarreal y Atalanta la segunda plaza cara a cara en Bérgamo, bastándole a los españoles un empate gracias a que los italianos fueron incapaces de ganar en Berna a un Young Boys que hasta el gol final de Muriel (minuto 88) albergó esperanzas de aspirar a los octavos.

GRUPO G

Lío. Un solitario gol de Jonathan David a la media hora le bastó al Lille para imponerse al Salzburgo, auparse al liderato de grupo y convertir la última jornada en un rompecabezas, después de que el Sevilla, por fin, ganase su primer partido (2-0 al Wolfsburgo) y llegue al desenlace con todas las opciones. Los alemanes, ahora últimos, dependen de si mismos (ganar en casa a los franceses) para tener el pase; el Sevilla, tercero, necesitará ganar en Austria al Salzburgo, al que el empate serviría. Y el Lille, líder, necesita puntuar para no quedar fuera. Un auténtico galimatías…

GRUPO H

Apisonadora. La Juventus, invicta y ya clasificada, fue aplastada en Londres por un Chelsea que le infringió su peor derrota europea desde abril de 2018 (0-3 frente al Real Madrid). El equipo inglés se catapultó así al primer puesto… Pero, igualado a puntos con la Vecchia Signora, deberá ganar en San Petersburgo para pasar a octavos como primero, entendiendo que la Juve, en Turín, derrotará al ya eliminado Malmoe.


Un Real Madrid imperial sella los octavos

 

 

  •  

(EFE).- El Real Madrid se clasificó con autoridad para los octavos de final de la Liga de Campeones al derrotar al Sheriff (0-3) en un partido que se decidió en el último cuarto de hora de la primera parte con dos goles de Alaba y Kroos que vencieron la escasa resistencia del equipo local

Fue un nuevo recital de los tres tenores -Kroos, Modric y Casemiro, entre los que llevó la voz cantante el centrocampista alemán, que marcó un gol cartesiano, el segundo, de regla y cartabón.

Este equipo no es el mismo que cayera en Madrid ante el equipo moldavo. Es una máquina bien engrasada en la que nadie desentona. La defensa se ha asentado, el centro del campo es una orquesta y la delantera ve gol con facilidad.

Como el Inter derrotó al Shakhtar en Milán, la suerte del grupo D se decidirá en la última jornada en el Santiago Bernabeu. El Madrid, con doce puntos, le saca dos a los italianos, por lo que le vale el empate para ser primero de grupo.

No hubo sorpresas en los once iniciales. Ancelotti volvió a contar con Militao como pareja de Alaba y su compatriota Rodrygo sustituyó a un entonado Asensio. En los locales, Bruno fue el elegido para acompañar a Traoré en la punta del ataque.

Salió con descaro el Sheriff presionando la salida del balón del Madrid. Con el paso de los minutos, el equipo blanco tomó el mando y empezó a crear peligro.

Una buena internada de Rodrygo fue despejada en el último momento por la defensa local. Dos minutos después, Kroos puso a prueba a Athanasiadis, que despejó con dificultades, rechace que Benzema aprovechó para marcar en claro fuera de juego.

Carvajal, que tenía problemas para frenar a Cristiano, pudo percutar por la banda y enviar un centro raso que remató blando Rodrygo.

A los veinte minutos las cartas estaban boca arriba. La defensa del Madrid estaba en la medular y los once jugadores locales encerrados en su campo. El gol era cuestión de tiempo.

A la media hora, una falta al borde del área era la oportunidad que estaban esperando los blancos. Como era de esperar, Alaba fue el encargado de lanzar el libre directo. Su disparo tocó en la barrera y despistó al guardameta local (min.30).

El único lunar de la primera parte fue que el futbolista más esperado del momento, Vinicius Junior, entró poco en juego y, cuando lo hizo, pecó en buscar tozudamente a Benzema.

Carvajal tuvo en sus botas el segundo gol, pero su remate limpio en el área pasó ligeramente por encima del larguero.

Al filo del descanso, Kroos acabó con la intriga tras una gran combinación blanca. Recibió el esférico al borde del área, disparó de primeras con el tiralíneas que tiene en sus botas y el balón tras golpear el larguero superó la línea de gol. El árbitro no lo dudó y señaló el centro del campo (min.45).

Mejor imposible. En esos momentos, tras la victoria del Inter sobre el Shakhtar, el Madrid era líder y el Sheriff debía disputar en febrero la Liga Europa.

El Madrid no estaba para bromas. En la segunda parte salió a matar el partido.

Los locales tuvieron un par de aproximaciones, pero fue Benzema quien hizo el tercero con un certero disparo desde fuera del área que fue inalcanzable para el portero local. (min.55)

Al cuarto de hora los tres cambios introducidos por el técnico local animaron a la parroquia local. Dulanto pudo marcar el gol del honor.

Por precaución, Ancelotti decidió sustituir a Mendy por Marcelo.

Mediada la segunda parte entró en juego Courtois, que se pasó gran parte del partido calentando para no congelarse. Primero, el belga despejó un disparo envenenado. Después el chut de Thill, que marcó un golazo en Madrid, fue escupido por el poste. La afición transnistria había despertado.

Pero el Madrid supo dormir el partido y sofocar la reacción del Shériff. Incluso Asensio pudo marcar, pero Athanasiadis respondió a un disparo a bocajarro con la parada de la noche.

El equipo blanco superó el mal trago de jugar en Transnistria, un territorio no reconocido por la ONU, con una actuación que hizo las delicias de la afición local.


Atlético Madrid cayó ante Milan y bordea el abismo

 

(EFE) – Ni siquiera la derrota del Porto en Anfield clarificó el futuro en la UEFA Champions League del Atletico Madrid, incapaz de jugar a nada ante el Milan, doblegado por 0-1 y sin matices por un adversario que creyó más en la victoria, que propuso más para lograrla y que la consiguió en el minuto 87, con el cabezazo certero de Messias Júnior para descubrir al conjunto rojiblanco una realidad irrebatible de su actual nivel en Europa, con su continuidad en la ‘Champions’ pendiente de un triunfo indispensable en Do Dragao o de algo más, si el conjunto italiano vence al Liverpool.

En el minuto 71, cuando Stefan Savic surgió desde el suelo para repeler el remate de Bakayoko, el Atlético ya sintió con total nitidez el miedo. Cuando el atacante batió a Jan Oblak con un cabezazo cómodo, franco, incontestable, ya comprobó que la Liga de Campeones, sea cual sea el rival, exige mucho más de lo que ofreció el conjunto rojiblanco este miércoles en el Wanda Metropolitano.

Imposible el primer puesto, como los cuatro años anteriores, inalcanzable el equipo inglés, el segundo aún lo tiene en disputa, más apurado -o indefinido- aún que hace un curso cuando se lo jugó en Salzburgo. Ahora competirá por él en la última jornada en Do Dragao. Pero también en Milan. El equipo italiano entrará en la ecuación si gana al Liverpool. Entones decidiría la diferencia de goles general.

El Atlético necesitaba como poco empatar. Ni siquiera lo hizo. No hay términos medios ni matices ni ninguna excusa o coartada para rebajar todo lo que está en juego para el conjunto rojiblanco, que, desde hace bastante tiempo, no está para desafíos de mucha altura en la Liga de Campeones. Pero una cosa es eso y otra vivir en el filo cada comparecencia en los últimos tiempos en la fase de grupos de la máxima competición europea. En la actual sólo ha ganado uno. De sus últimos 19 duelos, nada más venció seis.

Avisado estaba el Atlético de San Siro, de aquel partido de la segunda cita que ganó de forma agónica contra diez al Milan, de aquella media hora en la que fue desbordado por el conjunto italiano, por una presión que retrata al equipo rojiblanco en escenarios similares, cuando el rival le exige una velocidad, una visión y una movilidad en la salida hacia el medio campo que no tiene y que lo pone en evidencia. También desprende una cuestión de intensidad.

Lo sufrió de nuevo en la puesta en escena de un partido estresante, que requiere una rapidez en la ejecución de cada pase, de cada regate, que condena cada pausa con la pérdida de la pelota o con el agarrón, con cualquier otra situación menos la progresión hacia arriba, tan contadas con terreno por delante en el primer tiempo para el Atlético, que anhela al mejor Carrasco, que crece cuando Lemar y Llorente son más profundos o De Paul promueve el pase, que enlaza mejor cuando es Griezmann quien ejerce esa función o que golea cuando encuentra a Luis Suárez en el área. Pero todo eso hoy ocurre muy poco en el equipo rojiblanco, sin clarividencia.

Cuando lo logró se sacudió una presión que, por momentos, lo rebajó a una secuencia imprecisa y repetitiva con el balón. No sólo lo padeció cuando tuvo la posesión, sino también para la recuperación cuando la dispuso su rival, un Milan que tiene lo que tiene, pero que se mueve bien y que se ilumina cuando la pelota es de Brahim Díaz, indetectable por momentos para el Atlético.

Tiene personalidad, presencia y clase, más allá de las revoluciones que le sobraron en alguna acción, en algún pase que se quedó en nada o en la propia precipitación Le falta elegir mejor el momento y la dirección del pase. De haber estado más fino en ellos, el Atlético lo habría pasado peor en términos defensivos en la fría noche en el Wanda Metropolitano.

No hubo ni una sola ocasión merecedora de tal expresión hasta el segundo tiempo, hasta el minuto 47, con un tiro de Lemar. Casi la única en todo el duelo del Atlético. Antes, lo más cercano fue el remate a los dos minutos y 15 segundos de De Paul, invalidado por fuera de juego. Nada más. Sobre todo, porque Savic fue providencial en un corte a un pase amenazante de Brahim, porque un centro chut de éste aparentó más de lo que fue y porque Theo conectó una volea alta en una de sus habituales incursiones ofensivas.

Ni la opción de Lemar cambió la cara al Atlético, rebasado de nuevo por el Milan, incapaz de hacerse con el control del juego, temeroso en su defensa, inexpresivo en ataque, cuyo único alivio procedía desde Anfield, por el gol con el que el Liverpool ya ganaba al Oporto, que ponía algo de luz al apagón generalizado que sufría el equipo de Diego Simeone en su casa, contra el último del grupo, contra un oponente que no ha ganado nadie aún en esta edición de la máxima competición europea, con la única sensación, preocupante, de que si alguien merecía el triunfo entonces era el bloque italiano.

No lo hizo porque Savic se cruzó en el disparo de Bakayoko que apuntaba al 0-1. Era el minuto 71. También una advertencia ya seria, ineludible para el Atlético, con Ibrahimovic ya sobre el terreno, con el naufragio a la vista, una realidad en el minuto 87 cuando el cabezazo de Messias Júnior lo aproximó al abismo de la eliminación. En Do Dragao se juega los octavos de final. Necesita ganar. Y esperar que el Milan no venza por más goles que él al Liverpool.

 

 

Fuente consultada: ESPN

 

3 comentarios

    • Chikungunya el 24 noviembre, 2021 a las 8:52 pm
    • Responder

    Hasta el final vamos Real, lo del PSG es la misma cantaleta todos los años.

    • El Conde MD el 24 noviembre, 2021 a las 8:56 pm
    • Responder

    Vaya victoria este del Sporting de Lisboa sobre el Dortmund, contundentemente……clase de futbol le dio el City de Guardiola al PSG!!!

    • Pedro el 25 noviembre, 2021 a las 1:21 pm
    • Responder

    El City posiblemente sea el mejor equipo de la actualidad , hay que listar los integrantes de los demas grandes , Chelsi , Liverpool , PSG , y ademas tiene al mejor entrenador , en mi opinion.
    Da la impresion de que Pochetino no da en el PSG.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.