Para Guardar; Las nuevas Grandes Ligas (XIV)

7:13:16 PM

 

Por el amigo de la peña: Rolando Ortiz Torres.

 

 

 

 

El año 1933 marcó un nuevo comienzo para las Ligas Negras con la inauguración de un nuevo circuito de la mano de Gus Greenlee dueño del Pittsburgh Crawfords que trató de unir a equipos del medio-oeste y el este. Pero mantener a flote este proyecto no fue nada fácil sobre todo porque aún continuaba la crisis económica. 

También en 1933, el mismo año en que comenzó a jugarse el All-Stars en las Grandes Ligas y apenas dos meses más tarde de este, por primera vez se celebraría igualmente el Juego de Estrellas de las Ligas Negras que se convertiría en un notable éxito aglutinando grandes concurrencias y generando una gran cobertura de los medios. Los periodistas Roy Sparrow y Bill Nunn son los hombres a los que se les acredita la idea de este tipo de certámenes en el béisbol negro y esta primera edición contó con el respaldo financiero y organizativo de Gus Greenlee, Tom Wilson (Nashville) y Robert Cole (Chicago). Mientras en las Mayores la selección se dejaba a los periodistas y escritores Greenlee dejó esta tarea en manos de los fanáticos lo cual fue un punto importante para el éxito. Los jugadores serian seleccionados por votación a través de los principales periódicos de la comunidad afroamericana como el Pittsburgh Courier, Kansas City Call y el Chicago Defender y por muchos años estos juegos serian de mucha atracción y prestigio y se desarrollarían en su mayoría en el Comiskey Park de las Grandes Ligas en Chicago. Como apuntara el historiador Larry Lester ¨fue la cúspide de cada temporada de las Ligas Negras…un All-Stars y una Serie Mundial fundidos en un mismo juego. ¨ 

Casi un millón de votos se recibieron y Oscar Charleston encabezó las encuestas con 43 793 papeletas seguido por Willie Foster con 40 637. Satchel Paige fue cuarto, pero declinó participar para continuar jugando en una liga semi profesional integrada en Dakota del Norte y el joven Josh Gibson fue el segundo receptor más votado detrás del veterano Biz Mackey. La expectativa de este juego fue tremenda y ni el mal clima ni la depresión económica detuvieron a los fanáticos que viajaron a Chicago desde New Orleans, Mississippi, Tennessee, New York, Kansas City, Wichita, New York…El periódico Kansas City Call diría que Greenlee perdió unas 10 libras de peso pensando en la posibilidad de que la lluvia pudiera arruinar el juego después de tanta expectativa y alboroto. Afortunadamente eso no sucedió y Greenlee pudo respirar tranquilo.  

En algunos momentos importantes de este año Gus Greenlee montaría un sistema de luces en el Greenlee Field para jugar de noche y el Kansas City Monarchs emprendería una gira por Asia durante el invierno de 1933-34 compilando record de 46-4 en su periplo por Filipinas, China, Japón y Hawái. 

 

1933. Negro National League. Dueños de seis clubes del país reunidos en Chicago el día 10 de enero dieron vida a la nueva NNL, la cual si bien compartía el mismo nombre que la fundada originalmente por Rube Foster en 1920 fue una organización completamente distinta de aquella. Pittsburgh Crawfords, Homestead Grays, Cleveland Giants, Indianápolis ABCs, Nashville Elite Gients y Chicago American Giants serían los clubes iniciadores del nuevo circuito. Gus Greenlee sería elegido momentáneamente como presidente, cargo que sería ratificado en otra reunión celebrada el 15 de febrero en Indianápolis. En este encuentro Cleveland fue sacado de la liga al no poder contar con un parque para jugar de local y se sumaron dos franquicias de Detroit y Columbus. También se ultimaron los límites de los rosters a 14 jugadores, los detalles de los salarios y se acordó también eliminar el uso de la bola ensalivada acordándose aplicar el mismo sistema que se usó en las Grandes Ligas de permitir a los que ya empleaban ese lanzamiento que continuaran usándolo, pero prohibir que otros lanzadores lo utilizaran en lo adelante. En otro encuentro el 11 de marzo se estableció el calendario oficial para la temporada que abriría el día 29 de abril.

El Opening Day corrió a cargo del American Giants y el Indianápolis ABCs con triunfo de los primeros 7×5 apoyados en un racimo de cinco anotaciones en el quinto capítulo. El día 30 Homestead doblegaría al Columbus Blue Birds 5×2 ante unos 5 000 fanáticos en el Neil Park que se dieron cita para disfrutar del gran trabajo monticular de Ray Brown que solo toleró seis sencillos. Los Crawfords barrerían en el doble juego de ese día a Nashville con pizarras de 7×5 y 5×0 mientras que Detroit Stars debutaría el día 6 de mayo ante Columbus.

La usual inestabilidad de estos eventos también afectó a esta edición. A principios de mayo, el presidente de la liga sacó de la misma a Detroit por no poder asegurar un estadio para jugar de local además de los problemas internos que tenía este conjunto que contaba con tres dueños. En una reunión celebrada en mayo se aceptó la incorporación del Baltimore Black Sox y se anunció que Jim Taylor movería a su equipo de Indianápolis a Detroit debido a la baja asistencia de público. A la vez, Chicago, cuyo estadio había sido convertido en una pista para carrera de galgos, fue obligado a buscar otro parque para permanecer en el circuito y estos llegaron a un acuerdo con el Perry Stadium nada menos que en Indianápolis de donde se habían marchado el ABCs.

El día 5 de junio el Greenlee Field celebró un juego nocturno en lo que se promocionó como la Noche de las Damas con el objetivo de atraer al público femenino. De los 5000 aficionados que se dieron cita 2000 fueron mujeres y presenciaron una victoria local de 3×1 sobre el American Giants donde lo más destacado corrió a la cuenta del ganador Satchel Paige quien ponchó a 15 hombres esa noche. Sug Cornelius y Willie Foster trabajarían por los derrotados.

 

Satchel Paige-1933-Pittsburgh Crawfords

 

Los problemas siguieron cuando en una reunión el 23 de junio el Homestead Grays fue expulsado de la liga por usar jugadores bajo contrato con Detroit. Su dueño Cum Posey diría que planeaba dejar la competencia de todas formas porque tenía problemas para hacer dinero jugando en el circuito y que prefería jugar independiente haciendo giras. En esa reunión se trazó el calendario para la segunda vuelta y el puesto de los Grays se ofreció al Cuban Stars de Syd Pollock pero al final estos no disputaron un solo desafío de liga.

La primera manga concluyó el 8 de julio y a pesar de sus problemas Chicago se alzó con el gallardete derrotando a los Crawfords 5×3 contando con un rally de tres anotaciones ante Satchel Paige en el mismo primer episodio. Sin embargo, Pittsburgh parecía el virtual campeón, pero una protesta de Chicago prosperó, en la que se reclamaba los triunfos en dos juegos suspendidos ante Baltimore, lo que le otorgó la punta de la primera vuelta. La tabla dejaba al American Giants con 21-7 seguido por Pittsburgh (20-8) y Nashville (17-13). 

Las dificultades arreciaron en la segunda ronda. Al momento de terminar la temporada solo permanecían en competencia Chicago, Pittsburgh y Nashville. El resto de los equipos habían salido del circuito incluidos Baltimore y los combinados de Akron Tyrites y Cleveland Giants que solo vieron acción en una parte de la segunda lid la cual fue ganada por Pittsburgh (15-7) por delante de Chicago (14-7) y Nashville (11-6). Sin embargo, el incierto estatus del dúo Akron-Cleveland y los cuestionamientos sobre su papel en la liga propiciaron que se descontaran los resultados ante esos equipos produciéndose un empate en la cima entre Crawfords y Nashville por lo que se determinó que el campeón de la segunda manga saldría de un playoff al mejor de cinco entre estos dos conjuntos el cual debería iniciarse el 30 de septiembre para encontrar al retador de Chicago. 

Concluida la temporada la nota descollante la puso el joven slugger Josh Gibson quien comandó los departamentos de WAR general (4.3) y de posición (4.3), OBP (442), slugging (744), OPS (1186), hits (94), total de bases (177), triples (7), jonrones (18), remolques (74), OPS+ (217), carreras creadas (78) y extra bases (40) mientras quedaba segundo en bateo (con solo tres puntos de diferencia) y Power-Speed. Otros líderes ofensivos fueron: Jabbo Andrews del Columbus (bateo con 398), Papa Bell (juegos jugados con 73, boletos con 28, bases robadas con 16) y Oscar Charleston (66 anotadas, 19 dobles, 7 triples igualado con Gibson, 9.1 de Power-Speed).

En el área del pitcheo los lideratos fueron a la cuenta de Leroy Matlock de Pittsburgh (4.0 de WAR de lanzadores, 21 lanzados, 148.1 entradas, 100 ponches, 15 aperturas igualado con Hunter, 11 completos, 606 bateadores enfrentados), Satchel Paige (1.94 PCL, 0.826 WHIP, 221 ERA+, 1.88 FIP), Bert Hunter (11 triunfos) y Tom Richardson de Baltimore (833 porcentaje de victorias).   

   

1933. Playoffs. Pittsburgh ganó el primer juego 5×4 en 12 entradas con victoria para Leroy Matlock que entró de relevo por Satchel Paige y derrota a la cuenta de Jim Willis. El segundo desafío lo ganó Bert Hunter 3×1 para poner en jaque a Nashville y aunque el box scorer del tercer juego no se ha encontrado aún resultó en victoria para los Crawfords que avanzaron a la lucha por el título barriendo a sus rivales. Pero para ese momento la cobertura era bastante escasa y se sabe muy poco de lo sucedido, algunos medios dan cuenta de que Chicago solo reunió a siete jugadores a los partidos que debían celebrarse en Wheeling, que solo se desarrolló un desafío que concluyó en empate y también que los de Chicago se negaron a jugar en Pittsburgh. Lo cierto es que no se llegó a jugar el playoff y la serie y el titulo se adjudicaron a los Crawfords por forfeit algo que se mantuvo en disputa hasta 1934 cuando Chicago por fin concedió el campeonato a Pittsburgh.

A pesar de todos los inconvenientes esta primera edición de la nueva NNL contó con la presencia de grandes figuras comenzando por Pittsburgh (posiblemente el más famoso equipo de la historia de los circuitos de color) que contaba en sus filas con cinco futuros miembros del Salón de la Fama: Papa Bell, Josh Gibson, Satchel Paige, Judy Johnson y Oscar Charleston quien actuaba como manager también. Sam Streeter, Leroy Matlock y Bert Hunter fueron puntales desde la lomita ese año en el que la indiscutible estrella del staff Satchel Paige compiló apenas 4-5 si bien ponchó a 77 hombres en 78.2 capítulos y tuvo el mejor PCL del circuito (1.94). En esas 9 decisiones Paige sufrió derrotas muy cerradas: 2×0, 2×1, 2×1 y 3×1.

 

Leroy Matlock. Pittsburgh Crawfords.

 

No muy lejos de la calidad de los Crawfords el American Giants tuvo en su roster a cuatro miembros de Cooperstown: Turkey Stearnes reclutado del Detroit Stars, Mule Suttles y Willie Wells de St. Louis y Willie Foster hermano del gran Rube Foster. Stearnes (354/418/600) y Foster (6-4, 2.47) fueron puntales para el manager Dave Malarcher junto a Alec Radcliffe, Nat Rogers y Steel Arm Davies.

Nashville contó con el veterano zurdo Percy Miller (6-2, 2.82), el jardinero Wild Bill Wright (321), el receptor Tommy Dukes (320) y el camarero Sammy Hughes (333) además de Sam Bankhead y Felton Snow. Baltimore entonces propiedad del agente y scout Joe Cambria perdió una batalla legal por el nombre ¨Black Sox¨ del equipo por lo que este jugó como Baltimore Sox. A pesar de no jugar toda la liga este club tuvo el destaque de Jake Dunn (392/431/520), Tom Richardson (5-1) y el jovencito zurdo Slim Jones (5-3) quienes aportaron lo mejor al equipo. Dizzy Dismukes dirigió a Columbus, un club que a pesar de la ofensiva de Jabbo Andrews (398) y Leroy Morney (376) así como la presencia de Dewey Creasy y Frog Redus fue un fracaso. Otro Salón de la Fama, Ray Brown, militó con el Homestead Grays junto a estelares como Vic Harris y Joe Strong. Con Detroit debutó Ray Dandridge, también integrante de Cooperstown mientras que en el Filadelfia Stars que accionó como miembro asociado jugaron los inmortales Jud Wilson y Biz Mackey así como los no menos estelares Rap Dixon, y Dick Lundy.

1933. East-West All-Stars. Unos 20 000 aficionados se congregarían el 10 de septiembre en el Comiskey Park de los Medias Blancas de Chicago para presenciar el primer Juego de Estrellas de los circuitos de color entre las escuadras del Este y el Oeste. El ¨Juego de los Juegos¨ daría inicio alrededor de las 2:30 de la tarde. Willie Foster trabajaría todo el desafío por el Oeste (7 hits, 7 carreras, 2 limpias, 4 ponches, 3 boletos, único pitcher en estos clásicos en lanzar toda la ruta) apuntándose el triunfo de 11×7 sobre el Este del que salió derrotado Sam Streeter (5.1 entradas, 4 ponches, 8 hits, 6 limpias). Papa Bell cedería el primer out en un elevado al jardín izquierdo, en el segundo episodio Jud Wilson sonaría el primer incogible y en el tercer acto Sam Bankhead anotaría la primera carrera de estos clásicos remolcado por Turkey Stearnes. En el cuarto episodio Mule Suttles emularía lo hecho por Babe Ruth en ese mismo estadio dos meses antes en el All-Stars de las Mayores y dispararía el primer cuadrangular en los Juegos de Estrellas de las Ligas Negras. Por los ganadores en un ataque de 15 incogibles destaque para Mule Suttles con doble, jonrón, 2 anotadas y 3 remolcadas mientras la figura ofensiva por los perdedores fue Jud Wilson quien empujó dos, anotó una y conectó par de sencillos en tres viajes al plato. 

Actuaron por el Oeste: Stearnes en el center (5-2, impulsada, anotada, doble), Willie Wells en el short (4-2, impulsada, 2 anotadas, 1 doble), Steel Davies en el left (3-2, 2 anotadas, 2 impulsadas, 2 dobles), Alex Radcliffe en tercera (4-2, anotada, 2 empujadas, 1 doble), Suttles en la inicial (4-2), Morney en segunda (4-1, impulsada), Bankhead el right (4-2, 2 anotadas, 1 base robada), Larry Brown como cátcher (3-1, 1 triple) y Foster como lanzador (4-1, 1 anotada, ganador del partido).

Por el Este jugaron: Papa Bell en el center (5-0, anotada), Rap Dixon en el derecho (4-1, 2 anotadas, 1 impulsada, 1 robo), Charleston en la inicial (3-0, 2 anotadas, 1 impulsada, 1 robo), Biz Mackey de receptor (3-1), Jud Wilson en tercera, Dick Lundy como torpedero (3-0), Vic Harris en el izquierdo (2-0), John Russell en segunda (2-0) y Sam Streeter como abridor (3-0, derrotado). Además, entraron de cambio: Josh Gibson en la receptoría (2-1), Judy Johnson en tercera (1-1), Fat Jenkins en el left (1-0), Bert Hunter como relevista (0.2 entradas, 3 hits, dos carreras) y George Britt también como lanzador (1-1, 1 anotada, 2 entradas, 4 hits, 3 carreras).

Por entonces como la única liga oficial era la NNL se seleccionaban los mejores jugadores de cada zona tanto entre los clubes de la liga como de los equipos y ligas independientes según la votación de los aficionados. 

 

Continuará

 



Artículo anterior relacionado: Para Guardar; Las nuevas Grandes Ligas (XIII)

Artículo anterior relacionado: Para Guardar; Las nuevas Grandes Ligas (XII)

Artículo anterior relacionado: Para Guardar; Las nuevas Grandes Ligas (XI)

Artículo anterior relacionado: Para Guardar; Las nuevas Grandes Ligas (X)

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.